Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29- -12- -2007 95 WILCO, TALENTO CON MADERA DE CLÁSICO PABLO CARRERO Ciertamente apreciados por los seguidores del más clásico rock americano por sus primeros y espléndidos discos, Wilco dieron un paso de gigante con Yankee Hotel Foxtrot su disco de 2002. Fue entonces cuando comenzaron a convertirse en la gran banda del rock contemporáneo, título que muy pocas otras formaciones pueden disputarles hoy día. Que Wilco son grandes lo demuestran con cada uno de sus discos, el último de los cuales, Sky blue sky supone un nuevo e inesperado giro en la carrera de una banda que combina de forma ejemplar el respeto por la tradición con un ímpetu renovador y un espíritu arriesgado y vanguardista. Pero también lo demuestran, desde luego, en sus presentaciones en directo. La que ofrecieron en pasado mes de noviembre en la madrileña sala la Riviera evidenció que la práctica unanimidad con que la crítica especializada regala elogios al grupo de Chicago no es casual, que Wilco es una banda sólida, poderosa, versátil, enérgica, delicada, consistente e inspirada. Con una sala llena hasta la bandera, el concierto fluyó engrasado y vivaz desde el primer instante. El impecable repertorio que ya atesoran después de seis discos de estudio, la solidez de la puesta en escena de todos los miembros, el carisma de un Jeff Tweedy poco dado a los excesos pero, al tiempo, amable y comunicativo, y un sonido ciertamente impecable son elementos más que suficientes como para cuajar una Wilco DANIEL G. LÓPEZ gran actuación. Tan solventes e inspirados en los momentos de reposada belleza como en los de arrebatada incandescencia y ruidismo guitarrero, Wilco exhibieron de nuevo la vitalidad, el encanto, la presencia y el talento de una banda con madera de clásico. P. J. HARVEY, MÁRTIR DE LA MÚSICA A GRANEL JESÚS LILLO No fue el mejor concierto del año el que- -dentro de una minigira veraniega de carácter restringido: sólo tres actuaciones en Europa- -dio P. J. Harvey en la sede madrileña del festival Summercase, sino una lección de coraje que sirvió para escenificar los límites del proceso de degradación que, en paralelo al mercado del disco, sufre la música en directo, comercializada a granel en recintos que no sólo resultan inhóspitos para el público, sino abiertamente hostiles para los artistas. El adelanto en exclusiva de las claves sonoras contenidas en White Chalk álbum que la compositora británica editó el pasado mes de septiembre, no fue la base del mejor concierto del año, pero constituyó un P. J. Harvey EPA episodio capaz de ilustrar, de ahí su gran valor documental, los riesgos que comporta la deriva industrial de los grandes festivales. P. J. Harvey vino a España para representar, a solas sobre el escenario, una función asistida por su piano, su guitarra, su ordenador y su voz. Llevaba un extraño vestido blanco, el mismo que luego apareció en la portada de White Chalk y quería sorprender, pero fue la música procedente de otros escenarios la que se llevó por delante su espectáculo, inaudible para sus seguidores y frustrante para la cantante, visiblemente contrariada al comprobar cómo se venía abajo la calculada fragilidad de su discurso. La hermosa agonía de P. J. Harvey en una carpa de los alrededores de Madrid es una señal en el nuevo mapa del rock, un espacio en constante e imprevisible transformación. Este año se venden abonos- -a ciegas, sin conocer el cartel- -que cubren varios festivales y que garantizan un verano por etapas. Aumenta de tamaño el garrafón en el que se envasa la música a granel. No hay butacas. Elliott Smith: New moon Se quitó la vida hace cuatro años, pero dejó grabado un montón de preciosas canciones que este año quedaban recopiladas en el doble compacto New moon Artista de enorme sensibilidad, de voz susurrante y dolorida, Smith era un formidable compositor, y esta colección de piezas eminentemente acústicas es otra prueba de ello. P. C. Mika: Life In Cartoon Motion El brillo comercial y el pegajoso encanto del álbum de debut del cantante británico le ha permitido sonar sin pausas de enero a diciembre. Mika no sólo ha vuelto a convertir el tarareo en una de las bellas artes, sino que ha consagrado el politono despachado a través de la pantalla en el soporte para una nueva era de ocio y conocimiento. J. L. Bruce, alma, corazón y vida del rock and roll, en el Palacio de los Deportes de Madrid el 25 de noviembre IGNACIO GIL