Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 MIL RITMOS www. abc. es espectaculos SÁBADO 29 s 12 s 2007 ABC Los cuatro magníficos de 2007 Se cierra el año de conciertos en España, y los críticos de MIL RITMOS han querido recoger alguna de las citas más importantes o interesantes para el público español, independientemente de su género y sin obviar algún pequeño tirón de orejas. Y para acompañar estas Fiestas, la recomendación de cuatro discos VOLVIMOS A DARNOS DE BRUCES CON SPRINGSTEEN MANUEL DE LA FUENTE Sí, es totalmente cierto, no es ésta la apuesta musical más osada, ni más arriesgada, pero el tamaño de la evidencia es tal que no queda sino rendirse ante ella como un bellaco, aunque sea un bellaco rockanrrolero. Porque hace apenas un mes España (Madrid y Bilbao, más concretamente) se dieron de bruces con Springsteen, un tipo que a sus cincuenta y ocho años sigue siendo un rebelde (aunque ahora con muchas más causas que hace décadas) que puso en sus conciertos casi todos los puntos sobre casi todas las íes de la música popular de nuestros días, enérgicamente acompañado por esa brutal maquinaria, por esa tuneladora del rock que es la E. Street Band (aunque viniera sin la pelirroja Patti entre sus filas, Patti, esa chica que está en Nueva Jersey y a la que el Jefe dedicó, y a las chicas de Madrid, esa maravilla de su nuevo repertorio que Girls in their summer clothes Después de un arranque de rayos truenos y centellas o, lo que es lo mismo, con Radio nowhere y No surrender Bruce echó mano de su nuevo disco, Magic que sonó casi al completo, pero también tiró de archivo para recuperar en versiones endemoniadas Badlands The Promised Land She s the one Candy s room Born to run Darkness in the edge of town en una ceremonia de más de dos intensísimas y emotivas horas de rock and roll en estado puro, dos horas de guiños a su público, de pinceladas políticas, de energía musical arrolladora y conmovedora como todo el que quiera puede comprobar en los videos que ya circulan en youtube. Springsteen se encuentra en un momento de una madurez humana y artística que no se permite una fisura, y sus recitales (ya saben que en verano habrá propina en Madrid, Barcelona y San Sebastián) son un compromiso con su propia carrera, con su manera de entender el espectáculo, con su manera de ir por la vida y por los pentagramas. En el madrileño Palacio de los Deportes, Bruce fue un chamán, un viejo y sabio druida que una vez más sumergió a su público en el caldero donde hierve la pócima del genuino rock and roll: esa medicina básica, sencilla, directa, ese ungüento de sentimientos y camaradería, ese elixir que ayuda a enfrentarse con la soledad, a sobrellevar el dolor. Sencillamente: Bruce es un brujo, y en su Fender habita el fuego de la hoguera de la música popular. Van Morrison, en Madrid ÁNGEL DE ANTONIO ARROLLADOR E IMBATIBLE LUIS MARTÍN Van Morrison se presentó el 27 de octubre en el Palacio de los Deportes a lo grande, con algarabía de supernova. El paso del tiempo adquiere una dimensión especial en este irlandés huraño y genial, quizás porque es consciente de que es preciso ofrecer algún anzuelo que supere el poder de convocatoria de la cita anterior. El banderín de enganche lo ponía esta vez su regreso a unos dominios musicales que, como la abrasiva pasión que siente por el blues y el rhythm blues, han sido en él genuinos desde siempre. Y también una banda cuya solidez- -con una guitarra slide y un violín, dando nueva dimensión a lo que se acometía- -recordaba las presentaciones de hace diez años, cuando Georgie Fame oficiaba como director musical. La estructura del concierto siguió en líneas generales un patrón antologizante. Títulos de solvente pegada se sucedieron; Bright side of the road Brown eyed girl When the leaves come falling down Y cuando llegó Moondance la audiencia quedó cautiva desde la cruz a la raya. Morrison es un divo por naturales, seduce con intimismo, te canta a ti, modula para ti. Dentro de dos de los cosmos musicales más ricos y divertidos del planeta pop, el rock and roll y el blues, meterse al público en el bolsillo es pan comido para él. Felices fuimos una vez más. Un hombre de poderío aleonado y energía atómica. Titulé la crónica de aquel concierto Una cima emocional Y, sólo el estéril reto de no repetirse, impide que siga siendo el mismo de estas notas urgentes. VAN MORRISON, Al frente de la E. Street Band, Bruce repasó su último disco y numerosas perlas de su gran repertorio Lo discos más redondos para regalar Tal vez no sean los más vendidos ni tal vez los mejores, pero todos tienen algo que les hace muy especiales Tinariwen: Aman Iman Tinariwen se revelaron en el Festival Au Desert, pero es este disco el que está cimentando su carrera. Música que amalgama tradiciones tuaregs, canciones de jelis y jirones de ese blues que se moldea con arena y vida. Y entretejiéndose con tan tupido magma, unas guitarras que vomitan una llamarada de rock. Ecos de Ali Farka Ture y Jimi Hendrix. L. M. Carter Family: Folk country Los Carter (Alvin, Sara y Maybelle) fueron el verbo de la música popular norteamericana hecho carne, primero en forma de folk y country, y también sembraron la semilla de lo que treinta años después sería el rock and roll. Este cofre (4 CD, en www. dock- land. com) les hace justicia (poética y musical) y se la hace a los aficionados. M. DE LA F.