Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE VINO Y VINO viñas están ahí y producen caldos destacables y premiados, aunque el más llamativo para un extranjero, sobre todo si es ignorante en estas materias. es el icewine el vino de hielo que se consigue de algunas cepas eficazmente castigadas por el peculiar clima de la región. Aunque hoy el icewine está generalizado en Ontario, su introducción, en 1970, fue fruto del empeño personal de Donald Ziraldo, fundador de Inniskillin, una veterana bodega cercana a las cataratas del Niágara, y su socio, Karl Kaiser, inmigrante de origen austriaco para quien el vino de hielo formaba parte de su cultura. La puesta en marcha de la bodega fue un hito porque no se concedían licencias para ello desde 1929. Hoy es una de las más destacadas de la región y su icewine muy cotizado. Se embotella de forma convencional, pero también en auténticas esculturas de cristal que permiten apreciar sus tonalidades doradas o cobrizas. El icewine tiene sus antecedentes en un vino alemán que apareció en el siglo XVIII, seguramente cuando unos cosecheros decidieron poner al pésimo tiempo buena cara y darle la vuelta al peor de sus años. En lugar de tirar las uvas a la basura y llorar, experimentaron con ellas, las prensaron y, sorpresa, vieron que La cocina de las nieves En Inniskille recuerdan con especial cariño a Izabela Kalabis- Sacco, brillante chef, fallecida el pasado año. Pensaba Izabella que el vino, en la cocina, es un ingrediente tan básico como el ajo, la pimienta o la sal y que valía la pena experimentar con él. En su opinión, el vino de hielo añadía, además, un toque mágico a las marinadas y a los asados. Sus recetas siguen en la web de la bodega (www. inniskillin. com) Una de ellas es la de los medallones de cerdo marinado en icewine Ingredientes (para 4) piezas de cerdo (de 250 gramos) 6 ñoras o pimientos secos, 2 dientes de ajo picados, 1 cucharadita de salvia seca, 1 2 taza de leche entera, 1 huevo batido, 1 cebolla en aros. 1 cucharadita de perejil seco, maíz seco triturado (o pan rallado) pimienta negra, sal, 4 cucharadas grandes de aceite de oliva virgen, 4 de icewine y 3 de agua caliente. Dejar de 20 a 30 minutos las ñoras en el agua y machacar después con el ajo y la salvia y mezclar con el aceite y el vino. Bañar la carne y dejar toda la noche. Salpimentar la carne y pasarla dos minutos por una sartén, antes de introducirla en el horno, unos 20 minutos (a 160 Retirar y dejar que repose 5 minutos antes de cortar en tres o cuatro medallones. Bañar la cebolla en el huevo y la leche y pasar por el maíz antes de freír. Acompañar con un icewine de reserva o un Riesling Icewine. Espíritu del XVIII VEGALFARO 2005 D. O. Utiel- Requena Añada: 2005. Variedades: tempranillo, syrah y merlot. Grado de alcohol: 14. Crianza: 9 meses. Precio aproximado: 7 euros. Calificación: 8. Dirección: Viñedos y Bodegas Vegalfaro. Carretera El Pontón- Utiel, km. 3. 46430 El Derramador, Requena (Valencia) Tfo. 962 138 140. Notable elaboración, cuidado sobresaliente Un viaje de dos días por Requena, viaje de vinos y vinos, descubrimientos y recuerdos. Tierra prometida, hectáreas de viñedos, tiempo de poda. Y de poder. Bodegas Vegalfaro es poder, armonía, equilibrio, sensibilidad. Sensaciones de vivir unos minutos con una familia que siente el vino, que sabe lo que hace. Momentos, decíamos, para el recuerdo, y para recuperar la memoria con uno de sus triunfos: Vegalfaro crianza, con nueve meses de barrica, que en su añada 2005 ya se desenvuelve con templanza, aunque un tiempo más en botella nunca falla. Es, hoy, fin de fiesta, se echa encima el fin de año, son instantes de mirar hacia atrás para fijar de inmediato la vista en el futuro, de mantenerse entre viñas, uvas, barricas y sentidos, y de predicar la honestidad que la familia Valiente tiene a bien lucir. Rodolfo Valiente y su padre, gente sabia y honesta, hacedora de buenos vinos, de elaboraciones distintas, de precios cuidados, de un trabajo hecho con el consumidor como único fin. Vegalfaro 2005 es un conjunto de historias distintas que viven unidas, es el equilibrio, un punto sabroso, lácteos iniciales en la nariz, sustituidos bien pronto por fruta, cierto perfume. En la boca muestra su verdadero rostro, intenso, interesante, largo. Es un buen vino, una notable elaboración hecha con un cuidado sobresaliente y una gran relación calidad- precio. El icewine combina muy bien con todo tipo de platos aquel primer vino, aún titubeante y desajustado, ofrecía un sabor prometedor. Ya sin sobresaltos ni improvisaciones, el vino de hielo que se produce en Inniskillin a partir de la uva Vidal, principalmente, pero también de la Riesling y la Cabernet Franc, sigue cuidadosamente las reglas de juego. La primera es que solo se considera icewine el que procede de uvas heladas de manera natural, sin congeladores ni frigoríficos industriales por medio. Las uvas se vigilan cuidadosamente para que no rocen el suelo- -o se las coman los pájaros- -en el periodo de su maduración (en este caso, de deshidratación) que se prolonga más allá de la vendimia clásica. Su recogida, entre diciembre y enero, se realiza siempre a mano y de noche- -el momento más frío de la jornada, y en fechas que aseguren entre los 10 y los 13 grados bajo cero- Suele tratarse de una producción muy corta, del cinco y al diez por ciento de lo que dan de sí los viñedos. Las uvas se exprimen mientras están congeladas y de ellas se obtienen unos preciosos cristales de hielo, que se transforman en un escasísimo zumo al que se deja fermentar tranquilamente durante algunos meses en barricas de roble francés. El icewine muestra una extraordinaria concentración de azúcares y una acidez muy peculiares que se traducen en un sabor ligero y cálido, con un recuerdo de lichis, melocotones y frutas tropicales, como el mango. El icewine es alegre y estimulante recién embotellado y cálido y tranquilo veinte años después. Ahora su objetivo es escapar a los reducidos límites de un vino de postre para ganar nuevos espacios. y puede que ya lo haya conseguido. Recuerdo imposible del trópico Juan FernándezCuesta Las bodegas de Ontario constituyen toda una ruta para el viajero interesado. www. winesofontario. com Uno de los vinos de la bodega Inniskillin