Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 12 07 TENDENCIAS Albert Figueras, que como médico se dedica a la promoción del uso racional de los medicamentos, se ha propuesto que aprendamos a reconocer racionalmente esos pequeños momentos de felicidad que la rutina hace que se nos acaben escurriendo de las manos. Después de su éxito Optimizar la vida (Alienta) ahora nos trae Pequeñas grandes cosas. Tus placebos personales (Plataforma editorial) en el que nos enseña a utilizar las cosas buenas que nos pasan, desde oler una fragancia a reír, que además de reconfortarnos el alma son capaces de repararnos el cuerpo. Albert Figueras Médico, farmacólogo y escritor El bazar del placer Nos cuesta tanto reconocerla porque esperamos una felicidad con mayúsculas y pasamos por alto lo demás, como algo cotidiano, sin detenernos en ello. He descubierto que cuando me doy una ducha por la mañana, estar 5 segundos bajo el agua tibia, consciente de que me cae por la espalda, notando cómo se van destensando los músculos lumbares, es una gozada. Pero qué fácil es mientras te duchas pensar en en el trabajo, en los problemas domésticos... Y esos 5 segundos se nos han pasado sin darnos cuenta Ojalá nunca fabriquen píldoras de la felicidad POR VIRGINIA RÓDENAS ¿Es feliz? Porque si es no, para qué seguir hablando. -Claro que sí, pero tengo mis altibajos como todo el mundo, porque la felicidad no es algo continuo, por suerte, ya que si fuera así dejaríamos de percibirla al no estar nuestro cerebro preparado para estar estimulado constantemente. Además, nos aburriríamos enormemente porque siempre tendríamos el mismo tono. Percibimos que estamos bien por contraste con otros momentos en que no lo estamos tanto. Cuando tú asumes esto, como es mi caso, asumes que eres feliz porque la suma de los pequeños momentos de bienestar es más que la suma de los momentos negativos. ¿Qué diferencia a Pequeñas grandes cosas de El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres de la vida o los manuales de autoayuda que nos recuerdan que hojear el periódico que nadie antes ha toca- Los placeres que provienen de una contrariedad son los más beneficiosos por su efecto de choque. Hay que aceptar que la vida es cambio y sacar lo mejor de cada situación do durante el desayuno nos pone en el camino de la felicidad? -El de Philippe Delerm es un conjunto de pequeños relatos a través de los que el autor explica y describe cómo un jersey o el ruido de la dinamo de la bici le producen momentos de placer, pero Pequeñas grandes cosas busca el sustrato neurológico o fisiológico de lo que le hizo sentirse bien. Y se diferencia de los libros de autoayuda en que no lo es, porque explica que esas sensaciones placenteras están provocadas por una sustancia que segrega nuestro cerebro en algunas circuns-