Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 12 07 EN PORTADA Agendas Un año por estrenar ¡No tengo tiempo! E l tiempo es una materia misteriosa que cada cual interpreta a su manera. Podemos ser sus dueños o sus esclavos y, como sucede con el dinero, administrarlo con inteligencia o con absoluto despilfarro. El tiempo produce angustia a quien no sabe cómo llenarlo, o a quien lo llena con cualquier cosa menos con lo que quiere. Deberíamos demandar a quienes nos roban el tiempo- -de nuestro trabajo, de nuestro descanso, de nuestros amigos y nuestra familia- -porque en realidad nos roban horas de vida. De todas formas, somos nosotros, muchas veces, quienes nos agobiamos con la ingente lista de cosas por hacer. El resultado puede ser la parálisis, la postergación... o el estrés. La experiencia aconseja medidas simples para llevarse mejor con el tiempo y no está de más recordarlas ahora, a punto de poner el reloj del nuevo año en hora, y estrenar agendas, tan flamantes como nuestros buenos propósitos de 2008. Espiguemos algunas: 1. -Si tiene problemas habitualmente con el tiempo, sea sincero y analice su comportamiento diario. ¿Qué o quién le quita tiempo? ¿Por qué? ¿Cómo? 2. -Planifique su día o su semana pero fije sus prioridades. Todo no se puede hacer siempre y hay cosas que ni siquiera valen la pena, aunque las haya convertido en una rutina sobre la que no ha vuelto a reflexionar. 3. ¿Es capaz de distinguir entre lo urgente y lo importante? Lo urgente es lo que todos nos reclaman sobre la marcha y por lo que todos nos marean con cara de prisa. Lo importante aquello que requiere atención y tiene más valor a medio o largo plazo y está en su lista de prioridades. A menudo, lo urgente puede esperar o puede delegarse. Lo importante, no. 4. -Empiece siempre por lo peor y lo más duro. Pero ya. 5. ¿A qué horas rinde usted mejor? 6. -Aprenda a decir, no. (Si le cuesta, recuerde cuántas maldiciones se ha escuchado a sí mismo por meterse en líos que no le conducen a nada y le crean cadenas y obligaciones pesadas) Respete sus compromisos consigo mismo, con su propio tiempo. 7. -Dicen que la gente más ocupada es la que más tiempo tiene. Cuestión de organización y de prioridades, pero tampoco es cosa de vivir frenéticamente. Hay que hacer pausas cada cierto tiempo- -60 o 90 minutos, depende de la actividad- 8. -Si está ocupado, está ocupado. No permita ni una llamada. Para eso está el buzón de voz o el contestador automático. El teléfono es un azote (y ahora está prohibido) 9. -Lo inesperado, el accidente, ocurre y hay que integrarlo en la planificación del día y aceptar el cambio de planes sin estrés. 10. -Esté en lo que está. CALENDARIOS Lecturas: más horas y menos estrés Título: Salva tu vida Autor: Mónica Grossoni. Editorial: Lid. Páginas: 155. 19 euros. Título: El valor del tiempo. ¿Cuántas horas le faltan al día Autor: M Ángeles Durán. Editorial: Espasa. Páginas: 288. Precio: 19,90 Título: El vendedor de tiempo Autor: Fernando Trías de Bes. Editorial: Empresa Activa. Páginas 144. Precio: 10,25 Título: Tiempo al tiempo. Un nuevo método de organización y valoriación del tiempo Autor: Ignacio Buqueras y bach. Editorial: Planeta. Páginas: 295. Precio: 15 euros Título: Controla tu tiempo, controla tu vida Autor: M Ángeles Echevarría. Editorial: ESIC. Páginas: 120. Precio: 10 euros Título: Gestión del tiempo. Una guía para directivos ocupados Varios autores. Ediciones: Deusto. Páginas: 168. Precio: 35 euros Título: Aprender a organizar el tiempo Autor: Lluis Casado. Editorial: Paidos. Páginas: 96. Precio: 7,60 euros Gestión eficaz del tiempo y control del estrés. Autor: I. M. Acosta. Editorial: ESIC. Páginas: 236. Precio: 14,25 El no va más calendarios de toda la vida, pasados por la modernidad con espiral, hoja por mes, de pared o de mesa y superdemandados por los coleccionistas: arriba el de Ordning Reda, debajo el de Vinçon y a su derecha, la portada del Pirelli del 2008.