Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL El asesinato de Bhutto sume a Pakistán en el caos SÁBADO 29 s 12 s 2007 ABC Juan Pedro Quiñonero LA RELIGIÓN Y EL TERROR a onda de choque del asesinato de Benazir Bhutto es incomprensible sin recurrir a la insondable tragedia de las guerras de religión entre musulmanes de distinta obediencia, o entre musulmanes e hindúes. En lengua urdu, Pakistán significa tierra de los sagrados, o puros En su origen último, uno de los padres de la patria, Muhammad Iqbal, poeta nacional, filósofo, político indio musulmán, imaginó la creación de un Estado independiente para indios musulmanes. Desde la óptica de Iqbal, la fundación de Pakistán era indisociable del renacimiento político y espiritual de la civilización islámica En su día, Londres consagró a Iqbal con los más grandes honores políticos. Desde una óptica estrictamente política, Muhammad Ali Jinnah, padre del Estado, comenzó siendo un político hindú musulmán moderado, para terminar abandonándose al enfrentamiento violento entre hindúes y musulmanes, que no tuvo fin con la independencia de la India y Pakistán, seguida de sucesivos intercambios de amenazas nucleares. Sesenta y un años después de la independencia paquistaní, treinta y siete años después de la independencia de Bangladesh, las guerras de religión entre musulmanes siguen manchando con regueros de sangre derramada el proyecto intelectual de un Estado paquistaní, musulmán, tolerante y democrático. El asesinato de Benazir Bhutto sugiere que, en verdad, las familias islámicas revolucionarias (islamistas radicales) o islámicas autoritarias (militares o dinastías autócratas) están dispuestas al asesinato, la matanza, la propagación del terror, antes que aceptar la modernización del islam. Benazir Bhutto se sabía amenazada, al mismo tiempo, por los musulmanes fanáticos, que la consideraban una arpía endemoniada, y por los servicios de seguridad del ejército paquistaní, partidarios de un islam autocrático, aliado a Washington o Teherán en función de unos intereses nacionales a geometría variable. El terror también es una guerra de religión, que quizá sea ingenuo combatir con armas solamente militares. L Un grupo de paquistaníes, ayer, en el Centro Cultural Islámico Camino de la Paz en Barcelona Sentimos rabia e impotencia La comunidad paquistaní de Cataluña, la más importante de España, celebrará hoy un oficio religioso por Benazir Bhutto en una mezquita de Barcelona s En los próximos días organizará un acto contra el terrorismo y a favor de la democracia en Pakistán POR ÁNGEL MARÍN FOTO ELENA CARRERAS BARCELONA. Ni llantos, ni gritos de dolor ni alborotos en las calles del barrio del Raval de Barcelona, donde reside uno de cada tres de los 15.439 paquistaníes regularizados y empadronados en la capital catalana. Aquí el luto por el asesinato de Benazir Bhutto lo expresamos en nuestro interior, no quemando gasolineras como en Islamabad resaltó ayer Muhammad Iqbal Chauhdry, responsable del Centro Cultural Islámico Camino de la Paz emplazado en la calle Arco del Teatro, a pocos metros de La Rambla. El Raval, barrio normalmente bullicioso y concurrido, estaba ayer prácticamente desierto al atardecer hasta el punto de que el dolor invisible de los paquistaníes imponía cierto silencio funerario en las estrechas calles del barrio barcelonés. Sólo había algunos corrillos de paquistaníes en la Rambla del Raval que hablaban en voz baja de la trágica muerte de la primera mujer que accedió a la jefatura del Gobierno de un país islámico y, sobre todo, mostraban su enorme preocupación por el porvenir político de Pakistán. La gente está muy enfadada con (Pervez) Musharraf porque lo podía haber evitado explica Iqbal Ghauhdry, que atribuye al presidente paquistaní la responsabilidad del asesinato y del atentado contra la líder opositora y sus partidarios. Como responsable del Gobierno debe mantener la seguridad de todos los paquistaníes y sobre todo de una persona como Bhutto, que ya temía por su vida desde que volvió al país añadió tras recordar que la líder opositora fue víctima el pasado mes de octubre de otro atentado suicida, que acabó con la vida de más de 140 personas en Karachi, cuando Bhutto regresó de su exilio en Inglaterra. La comunidad paquistaní de Barcelona- -la más numerosa de España, con 15.439 ciudadanos regularizados y unas 12.000 personas todavía sin papeles, según la Asociación de Trabajadores Paquistaníes de Cataluña- -expresará públicamente su dolor en un macro- acto en contra del terrorismo y a favor de la democracia en Pakistán. Esta concentración de protesta y de reivindicación, que cuenta con el apoyo de varias ONG y sindicatos catalanes, se celebrará en los próximos días en un gran espacio público (todavía por concretar) de la Ciudad Condal. Ese será el momento de expresar nuestra rabia e impotencia por el asesinato de Bhutto- -apunta Iqbal Chauhdry- y nuestro compromiso de seguir luchando por la democracia en nuestro país La intención del centro Camino de la Paz es que el eco mediático del macroacto organizado por la comunidad paquistaní de Barcelona llegue hasta el mismísimo país asiático con el fin de transmitir coraje a la familia de Bhutto y a todos sus compatriotas, porque Pakistán tiene que seguir adelante Antes de ese día gran día, en la mezquita de la calle Erasme de Janer del barrio de Sant Antoni de Barcelona, que tiene una capacidad para unos 300 creyentes, se celebrará hoy, a las 16.00 horas, un acto religioso por todos los fallecidos en la localidad de Rawalpindi. Tras achacar el atentado terrorista a enemigos externos e internos de Pakistán y de la democracia el portavoz del Centro Cultural Islámico Camino de la Paz reclamó una reunión de todos los partidos políticos para consensuar una agenda mínima para restablecer la democracia cuanto antes posible en nuestro país El miedo y la incertidumbre electoral pesa sobre toda la comunidad, que teme que los comicios de febrero se suspendan indefinidamente por la ola de violencia que vive estos días el país asiático. El proceso de democratización está en peligro afirmó Afzaal Ahmed, portavoz de la Asociación de Paquistaníes. Las elecciones pueden ser aplazadas unas semanas, pero no para siempre añadió Ahmed. En la comunidad paquistaní de Cataluña no existe ninguna rivalidad política entre los partidarios de Bhutto o de Musharraf, dijo, porque aquí todos somos de Pakistán Las llamadas telefónicas de los paquistaníes en el extranjero interesándose por sus familiares colapsaron ayer las comunicaciones con Pakistán. Compromiso con la democracia La gente está muy enfadada con Musharraf porque lo podía haber evitado afirmó Iqbal Chauhdry