Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29- -12- -2007 RELIGIÓN 27 Precisamente aquel gran encuentro ha sido uno de los factores que impulsaron al cardenal de Madrid, Antonio María Rouco Varela, para hacer suya la propuesta formulada por el iniciador del Camino Neocatecumenal, Kiko Argüello, en nombre de las principales realidades eclesiales, y organizar una gran fiesta en defensa del estilo de vida cristiano. La fecha escogida no ha sido fruto del azar: mañana se celebra la festividad de la Sagrada Familia. Como la Virgen, San Pedro y el Niño Jesús, las familias cristianas, en Europa y especialmente en España, se sienten acosadas por legislaciones como el divorcio exprés la equiparación de las uniones gay al matrimonio o polémicas como la de Educación para la Ciudadanía. Aunque desde el Arzobispado de Madrid recuerdan que no es un acto contra nadie, sino en defensa de la familia y defienden el carácter festivo de la concentración, lo cierto es que, durante su homilía, el cardenal Rouco se referirá a las pruebas que en la actualidad padece el modelo cristiano de matrimonio y familia. Así, Rouco hará especial énfasis en la defensa del matrimonio como unión entre hombre y mujer, indisoluble y abierta a la vida, y denunciará las agresiones contra la vida en especial la de los más débiles, simbolizadas en los últimos escándalos de prácticas abortivas. A su vez, el cardenal de Madrid defenderá el papel de los padres en la educación moral y religiosa de los hijos. Antes de la intervención de Benedicto XVI y del comienzo oficial de la Celebración de la Palabra, presidida por el cardenal Rouco, el presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, dirigirá un saludo a los presentes. En este sentido, el obispo de Bilbao avanzó ayer que dará las gracias a Dios por las familias cristianas al tiempo que instará a la sociedad y a sus responsables a percatarnos de la trascendencia de la familia No podemos ponerla en un tobogán desde el cual se precipite, puesto que de lo contrario perderíamos todos subrayó Blázquez, quien reconoció que la familia es un pilar insustituible de la sociedad y de la Iglesia, y se merece que la cuidemos como oro en paño Junto a estos mensajes, y a los testimonios que ofrecerán varios los líderes de los movimientos eclesiales, los cardenales de Barcelona, Lluís Martínez Sistach; Valencia, Agustín García- Gasco; y Toledo, Antonio Cañizares, dirigirá unas palabras a los presentes. También se leerá un mensaje del cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, quien no podrá acudir Rouco defenderá el matrimonio tradicional y denunciará las agresiones contra la vida en España a Madrid. El vicepresidente del Episcopado ha enviado una misiva a los fieles de Toledo invitándoles a participar en el acto, puesto que, en la familia se juega el futuro del hombre y de toda la sociedad Es cierto que vivimos tiempos no fáciles para la familia y su verdad recalcó Cañizares, quien denunció cómo la institución está sacudida en sus cimientos por graves amenazas y por ataques claros o sutiles, por legislaciones contrarias y por tantas cosas Pese a ello, concluye, sin familia todo se desmorona Por su parte, Agustín GarcíaGasco ha lamentado, en su carta pastoral de esta semana, que el proyecto cultural del laicismo radical trata a la familia como un denigrante campo de experimentación al tiempo que advirtió que los proyectos legislativos aprobados en España durante los últimos años atacan directamente los fundamentos de la familia Sin embargo, el cardenal de Valencia consideró que construir la familia es posible a pesar de las dificultades y contradicciones de la sociedad porque la familia no debe ser tratada con descuido, indiferencia o aversión por los poderes públicos POR LA FAMILIA CRISTIANA La familia cristiana se presenta como la gran esperanza frente a tanta desorientación moral defiende el autor vencia cotidiana. El hombre (o la mujer) divorciado de su propia conciencia y de la voluntad de Dios, está abocado al divorcio matrimonial. En realidad, la ruptura del matrimonio no tiene lugar sin otras rupturas interiores previas. Es inútil construir encima de lo que está roto. El argumento del derecho a rehacer la vida no es sino una forma de autoengaño. Por ello, ante tanta fractura y tantas heridas interiores, necesitamos la restauración profunda que proviene del amor de Cristo. SEGUNDO: Creemos en la familia como santuario de la vida. Todavía estamos bajo el impacto de las noticias servidas sobre las intervenciones en las clínicas abortistas de Barcelona y Madrid. Lo que se ha destapado no son casos excepcionales, sino la realidad cotidiana que se esconde tras la cultura de la muerte. No hay abortos limpios y abortos sucios... Simplemente, se trata de vidas humanas sacrificadas por causa de la desesperanza y del egoísmo humano. Sin embargo, no sería justo que nos quedásemos solamente con el lado oscuro de la noticia. ¿Hemos reflexionado, estos días, en que nuestra vida personal es fruto de la aceptación y la apertura al don de la vida por parte de nuestros padres? Nuestra existencia es un don precioso, recibido y acogido en el seno de la familia, auténtico santuario de la vida. Nuestros padres no se plantearon que nuestra concepción hubiese sido deseada o no deseada Ellos comprendían que un hijo no puede ser valorado como un objeto de deseo. TERCERO: Creemos en la familia como escuela de todas las virtudes. Precisamente en este momento en que la familia cristiana está siendo víctima de una inaceptable intrusión, es necesario que sepamos defender nuestros derechos de una manera asociada. La familia está padeciendo intromisiones en el ámbito escolar, en el derecho de los padres a educar a sus hijos conforme a sus principios morales, e incluso en el propio seno de la familia, cuando a éstos se les prohíbe hasta resolver con un azote una rabieta de un niño que no atiende a razones. Hoy más que nunca, la familia cristiana necesita asociarse. He aquí otro motivo, por el cual es importante realizar el gesto público de una gran concentración de las familias españolas, en favor de la familia cristiana. Más allá del ámbito escolar, la educación de la conciencia de los hijos es una de las tareas fundamentales que tiene lugar en el ámbito de la vida familiar. Mientras que el laicismo imperante condena a nuestra cultura a la orfandad moral y espiritual, la familia cristiana se presenta como la gran esperanza frente a tanta desorientación moral, así como el bálsamo para sanar tantas heridas y carencias afectivas. José Ignacio Munilla Obispo de Palencia L Experimentar con la familia Agresiones contra la vida a solemnidad de la Sagrada Familia ha sido la fecha elegida por la Iglesia Católica en España, para llevar a cabo un signo orante y reivindicativo en favor de la familia cristiana. Ciertamente, hay motivos para preocuparnos y movilizarnos. Ignorar la situación dramática que afronta hoy la familia en España sería del género irresponsable, cuando las rupturas familiares se han generalizado, cuando el seno materno ha llegado a ser el lugar de máximo riesgo para la vida humana, cuando los padres están viendo usurpado su derecho a la educación de sus hijos... En la plaza de Colón, el 30 de diciembre, las familias cristianas se disponen a lanzar un mensaje de esperanza. PRIMERO: Creemos en la comunión de amor matrimonial, fiel e indisoluble. Para un matrimonio el divorcio es el fracaso de su proyecto de vida, es una huida de los problemas de relación pendientes de ser afrontados, y es también una de las causas principales de la infelicidad de los hijos. Los cristianos creemos que el verdadero amor no es el romántico e idealizado sino el que integra la cruz en la vi- Más información: www. porlafamiliacristiana. com Montaje del escenario principal del acto de mañana en la plaza de Colón JULIÁN DE DOMINGO