Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA SÁBADO 29 s 12 s 2007 ABC Hallados casi por azar La búsqueda se produjo sin la existencia de datos sobre la zona del naufragio. Fue el azar el que propició que un mercante avistara la balsa. La búsqueda de los desaparecidos se produjo sin la existencia de apenas datos sobre la zona del naufragio, ya que ningún otro barco vio o escuchó una petición de socorro. Para rastrear un área marina muy amplia, ya que no hubo posibilidad de precisar un espacio delimitado por la señal de una radiobaliza, por ejemplo, los medios aéreos son fundamentales, especialmente en época de temporales, que pueden poner en peligro la vida de los rescatadores. Con las cosas así, en este caso, fue el azar el que propició que la tripulación de un mercante avistara la balsa. Uno de los supervivientes desembarca en la madrugada del viernes en el puerto de Avilés Milagro en el Cantábrico Dos marinos franceses han sobrevivido durante siete días en una pequeña balsa salvavidas tras el naufragio de su velero s A merced de oleaje del Cantábrico y expuestos al agua helada, los náufragos fueron rescatados por un mercante en plena noche POR NACHO PRIETO FOTO MARIETA GIJÓN. Dos náufragos franceses han salvado la vida de forma milagrosa tras afrontar una terrible experiencia a bordo de una balsa durante una semana, en pleno invierno y en las agitadas, heladas y peligrosas aguas del Cantábrico. Ambos navegantes fueron rescatados a las 18,15 horas del jueves por el mercante panameño Nena A que los desembarcó débiles y con síntomas de hipotermia, pero aparentemente sanos y salvos, en el puerto asturiano de Avilés. La aventura que vivieron los dos navegantes galos, ambos varones, comenzó el pasado 19 de diciembre, cuando François Civilet, de 27 años, y Frederic Boeuf, de 36, zarparon del puerto deportivo de Gijón a bordo de la embarcación de recreo Amesca un velero de dos palos y 15 metros de eslora con la que pusieron rumbo al puerto francés de La Rochelle. Aproximadamente veinticuatro horas después del inicio de la singladura, el barco naufragó y sus dos tripulantes tuvieron que utilizar una pequeña balsa salvavidas para permanecer a flote. Los dos marinos lograron lanzar un SOS al servicio de salvamento francés, quien facilitó sus datos a todos los buques mercantes situados en la zona. A la vez, al no tener noticias de los náufragos, sus familiares franceses pusieron en alerta al mismo servicio de salvamento, ya el pasado día 21, que a su vez contactó con su homólogo español. Los centros de la Sociedad de Salvamento Marítimo en el litoral cantábrico movilizaron a sus medios de rescate y el helicóptero Helimer Cantábrico rastreó en los siguientes días la mar, sin resultado positivo. Las esperanzas de hallarlos con vida se iban esfumando con las horas y casi se daba por hecho que el Cantábrico se los había tragado para siempre. Pero contra pronóstico hubo milagro. La siguiente noticia de los tripulantes del velero se produjo sobre las seis de la tarde del jueves. Los náufragos fueron localizados y recogidos a 70 millas del Cabo de Peñas por un mercante, el Nena A que se dirigía desde Bremen a Avilés para cargar una partida de cok siderúrgico Alimentos para un mes El capitán del buque se puso en contacto con su consignatario para pedir a la Autoridad Portuaria de Avilés que dispusiera lo necesario para trasladar en ambulancia a los náufragos a un centro sanitario, ya que se encontraban débiles y con síntomas de hipotermia El Nena A atracó en el muelle de Raíces, de Avilés, a las 00,45 de la madrugada del viernes, en donde miembros de Cruz Roja esperaban a los dos náugrafos, con sendas ambulancias, para trasladarlos al Hospital San Agustín, en donde iban a ser atendidos. Fuentes expertas indicaron que las balsas salvavidas de un barco como el Amesca están equipadas con alimentos energéticos y raciones bien dosificadas de agua para sobrevivir durante aproximadamente un mes, pero las primeras informaciones sobre el estado de los náufragos no precisaban si los tripulantes del velero hundido dispusieron de esos medios ni en qué condiciones tuvieron que pasar la semana completa en la que permanecieron a merced de las olas. El TS confirma los 19 años de cárcel para Tony King por matar a Rocío Wanninkhof J. A. MADRID. El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 19 años de cárcel al británico Tony Alexander King por el asesinato de Rocío Wanninkhof, muerta tras recibir nueve puñaladas el 9 de octubre de 1999. Así lo ha acordado la Sala de lo Penal del Alto Tribunal en una sentencia, informa Efe, en la que desestima el recurso que el reo interpuso contra la dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que confirmó la condena que le había impuesto en diciembre de 2006 la Audiencia Provincial de Málaga tras el veredicto de culpabilidad de un jurado. Se trataba del segundo juicio de este caso, después de que la primera sentencia se declarara nula por falta de motivación del veredicto, que consideró culpable a Dolores Vázquez, exculpada después tras pasar diecisiete meses en prisión. La sentencia de la Audiencia de Málaga recordaba en los fundamentos de derecho la tesis del jurado de que el acusado no actuó solo, sino en compañía al menos de dos personas, a pesar de que le atribuye la autoría fundamental del crimen Al respecto, el Tribunal Supremo indica que con independencia de la presencia o participación de otras personas se describe una actuación del acusado de autoría en sentido estricto del artículo 28 del Código Penal, al señalarse al mismo co- Considera que la presión social no impidió a los jurados un veredicto imparcial mo la persona que asestó a Rocío las puñaladas que ocasionaron su muerte El condenado también alegó ante el TS que uno de los miembros del tribunal del jurado no debió formar parte del mismo al haber reconocido a preguntas de la defensa su prejuicio sobre la culpabilidad del acusado, lo que no estima el Supremo. La sentencia añade que la existencia de una cierta presión social, más o menos intensa no evita la emisión de un veredicto imparcial por parte de los jurados. King está condenado además a 36 años de cárcel por el asesinato de Sonia Carabantes en agosto de 2003 y a siete años más de prisión por el intento de violación en 2001 de una joven en Benalmádena (Málaga)