Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID VIERNES 28 s 12 s 2007 ABC De Casa de Fieras a rincón del lector El antiguo zoológico madrileño, situado en el parque de El Retiro, será rehabilitado y transformado ahora en una biblioteca pública s Sus jaulas se reutilizarán como salas de lectura s Los trabajos van a costar algo más de 7 millones de euros POR SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍAS: DE SAN BERNARDO Y ABC MADRID. De rincón del león, a rincón del lector. La antigua Casa de Fieras del Retiro, que nació para solaz y disfrute del rey Fernando VII y su familia, y que dejó de utilizarse como zoológico en 1972, será ahora transformada en una biblioteca pública. Sus jaulas se convertirán en pequeños estudios acristalados, como cajas transparentes donde el placer de leer sea compatible con el disfrute del entorno. Muchos madrileños- -los que ya pasan de los 40 años- -aún recuerdan cómo era asomarse a esos jaulones de grandes rejas, y al foso de los monos, la mayor atracción para los niños de entonces. La puesta en marcha de un nuevo y moderno zoo en la Casa de Campo dejó sin servicio esta antigua Casa de Fieras, tan añorada por los ciudadanos. ro, pero esta función también cesó, en 2004, y desde entonces, las instalaciones esperaban un destino más acorde con su historia. Ahora, la Junta de Gobierno municipal, a través de la concejalía de Las Artes, ha aprobado realizar allí obras de restauración, para convertir el lugar en una nueva biblioteca municipal. Está previsto que los trabajos comiencen el próximo mes de abril de 2008, y si se cumplen los plazos programados, durarán 22 meses- -hasta febrero de 2010 aproximadamente- -y costarán en torno a los 7 millones de euros. La idea es organizar allí una biblioteca, conservando parte de la estructura original de la Casa de Fieras, y dotándola de fondos especializados en jardinería, de manera que tenga el carácter medioambiental que aconseja el escenario en el que se sitúa: uno de los parques históricos más bellos de Madrid. Según explicó a ABC Carmen Rojas, directora general de Infraestructuras Culturales del Ayuntamiento, se trata de reinterpretar la zona de jaulas Para ello, los expertos de las Artes se han documentado, a través de reproducciones fotográficas y planimétricas, sobre cómo era antaño la Casa de Fieras y cuáles eran sus características más destacadas. Les llamaron la atención en especial el sistema de rejas que existía en las jaulas, y que tenían volumen hacia el exterior, además de la pavimentación y azulejería de la zona, con destacables semejanzas en el estilo al trabajo de Aníbal González en la sevillana plaza de España, indican las mismas fuentes. Aunque las rejas desaparecieron, en Las Artes consideraron la posibilidad de recuperar esos huecos, encajando en ellos pequeñas cajas de cristal- a modo de estudios señalan en Las Artes- -que podrán Reinterpretar las jaulas Queda para una intervención posterior encontrarle uso al foso de los monos Las obras comenzarán el próximo mes de abril y durarán 22 meses Cajas de cristal De leonera a oficina Distintas restauraciones posteriores la convirtieron en oficinas y en sede de la junta de Reti- utilizarse como pequeños rincones de lectura que asomen al parque Así se ha incluido en el proyecto que, a partir de abril, se llevará adelante. Queda pendiente para otra intervención posterior encontrarle un posible uso a una de las piezas más representativas del conjunto: lo que fuera el fo- so de los monos, un espacio vacío al cuidado ahora de los responsables de Parques y Jardines, sobre el que se han estudiado posibilidades diversas- -utilizarlo como zona de cuentacuentos, por ejemplo- pero para el que aún no se han tomado decisiones concretas. La Casa de Fieras no fue el primer zoológico de Madrid: cuenta con antecedentes nada menos que en lo que ahora es la la Cuesta de Moyano, donde Carlos III, en 1774, ordenó construir un parque de animales. Entonces, aquello eran terrenos de los Jardines del Buen Retiro. El monarca, a quien no en vano se llamó el mejor alcalde dotaba así a Madrid del segundo zoológico de Europa, después del de Viena, que se planteaba además como un complemento del Museo de Ciencias Naturales, cuya ubicación iba a ser el muy cercano palacete en que actualmente se asienta el Museo del Prado. En las instalaciones de este primer zoo, hubo muchas especies animales, entre ellas ejemplares de guacamayos, tucanes, ocelotes, pumas, serpientes, monos, caimanes... todos ellos llegados de allende los mares, como obsequio de los virreyes y gobernadores de Iberoamérica. Incluso hubo un ele- El segundo, tras Viena Visitantes de la Casa de Fieras, en el primer cuarto del siglo pasado. Pueden verse las jaulas, que en el futuro serán salas de lectura