Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 12 s 2007 ESPAÑA 21 El Supremo condena por delito de atentado a un paciente que acuchilló a un dentista Estima que el médico agredido es un funcionario público al ejercer de odontólogo en la sanidad pública SEGUNDO SANZ MADRID. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha reconocido como un delito de atentado contra un funcionario público la agresión que sufrió en 2004 un dentista de la sanidad pública de Cataluña por parte de un paciente de nacionalidad marroquí, al que había extraído un diente. El Alto Tribunal aceptó así el recurso de casación que había presentado el Ministerio Público contra el fallo emitido por la Audiencia Provincial de Gerona, que sólo había considerado al agresor responsable de un delito de lesiones con la agravante de alevosía, por lo que le condenó a cuatro años y diez meses de prisión. Sin embargo, el Supremo le incrementa ahora la pena en un año, tal y como pedía la Fiscalía, al entender que también se cometió un delito de atentado dado el carácter funcionarial de la víctima Además, fija una indemnización de 64.592 euros y la prohibición de comunicarse con el agredido y acercarse a él a menos de 500 metros. En la sentencia, la Sala argumenta que mediante el delito de atentado se sancionan los hechos que atacan el normal funcionamiento de las prestaciones relativas al interés general que la Administración debe ofrecer a los ciudadanos Y añade en los fundamentos jurídicos: El sujeto pasivo del delito de atentado son las autoridades, sus agentes y los funcionarios públicos Asimismo, el fallo se remite a la jurisprudencia del propio Supremo y la legislación vigente para determinar el carácter de función pública de la Sanidad a efectos penales, y la cualidad de funcionarios públicos de médicos y enfermeros de la Seguridad Social. Además, el Supremo sostiene que el paciente era conocedor de que la actividad prestada por parte del dentista no era una actividad privada, sino que estaba enmarcada en el funcionamiento público del sistema de salud pues el mismo acusado sabía que existía un acto médico anterior- -a su agresión- -desarrollado en un centro público y que no había pagado por ello El condenado, nacido en Tánger y sin antecedentes penales, golpeó en un primer momento con un paragüas al dentista, que trabajaba en un centro de asistencia primaria de la localidad gerundense de Can Gibert de Pla, a la salida del ambulatorio. Allí le recriminó haberle hecho daño en la extracción de una pieza dental, pero la discusión no pasó a a mayores. Fue otro día, también a las puertas del centro sanitario, cuando el paciente sorprendió al médico y por la espalda le clavó un cuchillo en el brazo derecho y en el costado. Estas secuelas le produjeron una pérdida de la funcionalidad de dicha extremidad y una incapacidad total para continuar ejerciendo su profesión. Uno de los miembros del tribunal, Andrés Martínez Arrieta, formuló un voto particular discrepante, al no compartir el concepto de orden público que recoge la sentencia. Arrieta señala que los ataques objeto de protección penal conforme al delito de atentado deben ser los que sufran los funcionarios cuya actividad está dirigida a ordenar y controlar el orden público Y distingue así esta actividad, que incide en la libertad de los ciudadanos, de la meramente prestacional del Estado es decir, de los actos propios de la función pública, pero desconectados del orden público La sentencia responde a las aspiraciones del colectivo médico, blanco de un creciente número de agresiones por parte de pacientes. Los facultativos reivindican que las agresiones sean catalogadas precisamente como atentado contra la autoridad, como dice el Tribunal Supremo. Concepto de orden público La paciente de Denia que fue operada, recientemente, de la rodilla que tenía sana ALEX MCCLURE El Defensor del Paciente recoge más de 12.000 negligencias médicas D. P. MADRID. El último caso conocido en Denia, en el Hospital de la Marina Alta, donde operaron a una mujer de la rodilla sana no es algo aislado según denunció ayer la presidente de la asociación el Defensor del Paciente, Carmen Flores que ayer presentó su memoria de 2007. Según este documento, la asociación ha recibido durante el año un total de 12.662 casos (218 más que en 2006) de los cuales, 517 tuvieron el resultado de muerte (28 menos) Leyendo la memoria se descubre que siete de los que perdieron la vida fueron en operaciones de reducción de estómago, 135 bebés nacieron con alguna discapacidad por partos llevados a cabo de forma inadecuada, se produjeron 64 casos de incapacidad tras una intervención quirúrgica, se conocieron 45 casos de intervenciones oftalmológicas con resultados desfavorables y 78 casos de contagios por hepatitis C, originados por transfusiones. Carmen Flores especificó que las especialidades médicas en las que se registraron más presuntas negligencias fueron Ginecología, Obstetricia y Traumatología. E hizo hincapié en que nacen muchos niños con parálisis cerebral. El estudio revela también las diferencias entre la asistencia pública y privada. En este sentido, Flores explicó que si se deteriora la sanidad pública, también lo hace la privada y la sanidad pública se encuentra en cuidados intensivos por los graves problemas que arrastra en listas de espera y urgencias, entre otras cuestiones Y denunció la falta de control en las clínicas privadas abortivas y en los hospitales públicos, donde se está contratando a gente sin homologaciones o sin ser especialistas. EL RANKING 1. Madrid 4.025 casos. El Hospital más denunciado ha sido el Gregorio Marañón y la especialidad con más negligencias, Traumatología 2. Andalucía, 1.507 (Hospital Virgen del Rocío, Urgencias) 3. Cataluña, 1.142 (Vall d Hebron, Traumatología) 4. Comunidad Valenciana, 1.022 5. Castilla y León, 722 6. Castilla La Mancha, 651 7. Galicia, 649 8. País Vasco, 590 9. Aragón, 451 10. Canarias, 375 11. Murcia, 374 12. Asturias. 292 13. Extremadura, 257 14. Cantabria, 242 15. Baleares, 185 16. Navarra, 75 17. La Rioja, 46 18. Ceuta, 10 19. Melilla, 7 El agresor cumplirá una pena de cinco años y diez meses y debe pagar una indemnización de 64.592 euros ABC. es Consulte el texto íntegro de la setencia del TS sobre la agresión al dentista en www. abc. es