Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 s 12 s 2007 Tribuna Abierta OPINIÓN 7 Manuel Olivencia De la Real Maestranza de Caballería de Ronda BECAS Y PREMIOS DE LA REAL MAESTRANZA DE RONDA A Real Maestranza de Caballería de Ronda (RMR) fue erigida por Felipe II en 1572. A diferencia de las personas físicas, las corporaciones se fortalecen con el paso de los años si saben combinar esencia y existencia; si conservando la identidad de los valores fundacionales, se adaptan a una realidad social cambiante. La esencia de la RMR la expresa su lema: el servicio de la res publica, que originariamente consistía en adiestrar a la nobleza en la caballería para la guerra, y hoy, en contribuir a los intereses generales, desde Ronda y su comarca, a España y a la Corona. Cambian los modos, pero permanece la voluntad de servir. La materia originaria, la caballería, no es ya arma al servicio de la Corona, sino actividad de cultivo de las artes ecuestres, de la pureza del caballo, de su doma, de tradiciones como el enganche y los carruajes. Exponente de esa actividad, la Escuela de Equitación de la RMR acrecienta su prestigio con triunfos en importantes competiciones nacionales e internacionales. unto al caballo, otro noble animal, el toro, irrumpió en el ruedo maestrante. El toreo a caballo es arte y deporte, del que nació en Ronda el toreo a pie; primero, como auxiliar del caballero; después, como arte autónoma, el arte de la lidia y muerte del toro. La RMR es custodio de ese tesoro histórico, artístico y monumental, que cuida con mimo y enriquece con nuevas creaciones. Su biblioteca y su archivo son hoy instrumentos de estudio e investigación de ese trozo de historia que protagonizan las corporaciones caballerescas, Ronda y su comarca, la nobleza y el pueblo en sus aportaciones a la equitación y la tauromaquia. El museo taurino es una ventana al pasado, una lección de geografía e historia del toro y del caballo, en su entorno físico y cultural. Recientemente, nuevas ventanas se han abierto con la exhibición de colecciones singulares: la Guarnicionería de la Casa de Orleáns y la colección de armas de fuego, de guerra, caza y duelo, integran un conjunto museístico hasta ahora inédito, abierto a la curiosidad y al estudio de sus visitantes, del público También eso es servir a los intereses generales. Antes de que se hablase de responsabilidad social cor- El Informe PISA, de un organismo internacional tan autorizado como la OCDE, sitúa el nivel medio de los estudiantes españoles de secundaria en una posición peor que mediocre, y a los de la comunidad autónoma andaluza, en el último lugar de las evaluadas, en todas las materias. Un documento sonrojante, merecedor de examen de conciencia L la. ¡La revolución del respeto! Y, para completar la reflexión, el Informe PISA, de un organismo internacional tan autorizado como la OCDE, sitúa el nivel medio de los estudiantes españoles de secundaria en una posición peor que mediocre, y a los de la comunidad autónoma andaluza, en el último lugar de las evaluadas, en todas las materias. Un documento sonrojante, merecedor de examen de conciencia. Lejos de esa reflexión, los responsables del sistema educativo acuden a las más peregrinas eximentes. De una parte, para afirmar lo contrario: que nunca había existido en España una juventud tan bien formada como la actual ¡Debe de ser en informática, porque en lectura y escritura... De otra, para acudir al fácil recurso de acusar a otros del origen de los males e imputarlo al retraso generacional o a los padres de los alumnos. Ni la más mínima autocrítica sino el socorrido victimismo Lo que no explica ese análisis es por qué el deterioro es progresivo; por qué los resultados del Informe son peores que los del anterior trienio, y por qué, a medida que nos alejamos en el tiempo de los presuntos responsables históricos, los males se agravan. o hay excusas; es el sistema educativo, a partir de la LOGSE, el responsable de una situación incontestable: la pobreza del nivel medio de los estudiantes que ingresan en la Universidad. Un sistema complaciente, relajado justificador del fracaso escolar que tiende a excluir de la escuela la autoridad, la disciplina y el esfuerzo. Un sistema, además, partido en autonomías que, lejos de resaltar lo que a todas une, los valores de la nación española, se empecina en acentuar diferencias identitarias aunque para ello haya que ignorar la geografía, inventar la historia o excluir la lengua común como vehículo de enseñanza y objeto de estudio, dilapidando el tesoro del bilingüismo en aquellas comunidades con lengua autóctona. ¡En el pecado llevan la penitencia! El concurso de la RMR demuestra que el nivel de los estudiantes rondeños supera en mucho ese pobre rasero nacional y que la gran mayoría de los expedientes de excelencia corresponde a alumnas. Basta con aplicar el principio de igualdad, sin cuotas de género ni listas cremallera. Los profesores afirman que el programa de la RMR es un estímulo que en parte explica esos excelentes resultados. Lejos de vanagloriarnos, nos creemos obligados a hacer más por rectificar esa equivocada deriva que ha tomado la educación española. N J porativa la RMR se sintió obligada a servir a la sociedad de la que es parte. Ningún servicio mayor a lo mejor de nuestra tierra- -su pueblo- -y a lo mejor de nuestro pueblo- -su juventud- -que promover la educación, la ciencia y la cultura, claves del progreso social, de la calidad de vida y de la dignidad de las personas que no las encuentran en la riqueza económica. La RMR presta hoy servicio a los intereses generales con un importante programa de becas y premios a los mejores estudiantes de Ronda y su comarca. Las becas son dotaciones económicas que se conceden a los titulares de los mejores expedientes de secundaria para cursar estudios superiores; un premio, recompensa al mejor expediente académico universitario; otro, patrocina la publicación del mejor trabajo de investigación doctoral sobre Ronda y su comarca. Principio inspirador del programa es el de igualdad de oportunidades, que exige situar a los estudiantes, como a los atletas, en la línea de salida y someterlos a las mismas reglas de juego; a partir de ahí, ya no ha de haber más igualdad en el tratamiento, sino, al contrario, calificación y clasificación, premio al esfuerzo y al mérito, para que suban al po- dio y ciñan la corona los mejores, porque tratar igual a los desiguales no es democrático, sino demagógico, injusto y, como decía Ortega, chabacano Distinguir es diferenciar. C ada año, en el acto de entrega de galardones, la RMR viene alertando de los males que padece la enseñanza española, originados en un progresivo- -que no progresista -deterioro de valores tradicionales de la escuela, que perturba el clima de serenidad, respeto, orden y trabajo que deben respirar maestros y escolares. Esa situación resalta aún más el ejemplo de los becarios y premiados, de sus centros de enseñanza, de sus profesores y de sus familias, célula básica del tejido social, comunidad de amor y de trabajo, de formación en valores y virtudes, que integran padres e hijos y, cada vez más, los abuelos. Es momento oportuno para reflexionar sobre estas cuestiones; S. S. el Papa acaba de resaltar la función de la familia en la educación; de Francia, la exportadora de revoluciones, nos viene, cuarenta años después del mayo del 68, la de un líder político de centro derecha, quien proclama sin temor que los alumnos deben hablar de usted al maestro e incluso levantarse cuando entra en el au-