Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 27 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.614. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El amargo brindis de la camarera La cifra más baja desde 1986, el 06381, el Gordo de la Lotería de Navidad, llevó 21 millones a un bar gallego. Sara Fernández, la joven dependienta del local, ganó 300.000 euros, pero su décimo voló del bote de propinas POR ANA MARTÍNEZ rimera ley para un ganador del Gordo de la Lotería de Navidad: poner el número a buen recaudo. Segunda: vigilar a tus compañeros de celebración. Sara Fernández, la camarera del bar Arco Iris de Carballo (La Coruña) no cumplió estos dos preceptos y, a sus 18 años y seis meses, pasó en pocas horas del sueño a la pesadilla, de millonaria a infortunada. El pasado sábado me llamaron a las doce del mediodía diciéndome que nos había tocado, y enseguida muy emocionada fui para la taberna y me uní a la tremenda fiesta; había muchísimas personas allí concentradas, era una auténtica locura, en la que todo el mundo cogía y se servía sus copas así sin más relata nerviosa. La joven cuenta a ABC que a las 12.45 decidió ir a buscar su billete, que había dejado en un bote detrás de la barra. Fue entonces cuando comprobó, con intranquilidad y desazón, que para su sorpresa ya no estaba allí. Pese a ello, decidió esperar hasta el día de Nochebuena para presentar ante la Policía Nacional una denuncia por robo, confiando en que finalmente apareciese. Pero no fue así, rebusqué en otros sitios por precaución, pero sé donde lo tenía guardado, eso no se olvida; y tenía solamente este, por el hecho de trabajar aquí aclara. En la cafetería que regenta José Romar Fernández desde hace 14 años, y en la que ella lleva empleada seis meses, muchos no se creían este fin de semana la suerte del 06381, una cifra baja, con comienzo en cero, muy poco atractiva, de las que se venden mal. Pero, contra los augurios, el establecimiento hostelero repartió entre su clientela fija (la mayoría empleados de la construcción) plantilla y vecindad, un total de 21 millones de euros, exactamente 70 de los 150 déci- Irene Lozano SANGRE ENTRA ndénse con ojo antes de salir de compras como caballos desbocados, que los veo venir. Asegúrense de tener el euro bien interiorizado, no vayan a hacer dispendios alocados y obliguen a las autoridades a regañarnos de nuevo. Yo me lo he hecho mirar y ya tengo diagnóstico. El otro día, nada más oír a Solbes, fui a explicarle a mi médico de cabecera que dudaba de mi relación íntima con el euro. Después de auscultarme, y sin mediar palabra, me dio un volante para el especialista. Pero qué ha oído, ¿es grave, doctor? dije. Masculló algo mientras abría la puerta para que pasara el siguiente, así que me marché preocupada. Me hicieron la radiografía de tórax prescrita y, después de mirarla minuciosamente a contraluz, por la derecha y por la izquierda, el especialista pidió más pruebas. Pregunté si no se me veía el euro interiorizado, pero no pudo confirmar nada, me mandó al laboratorio. No sé cuántos análisis, cultivos y scopias me han hecho estos días. Al final, me han diagnosticado una gastitis galopante: su problema con el euro, me dijo el internista, es que, desde que empezó a circular, no hace usted más que cambiar billetes, y no le cunde el dinero. ¿Y cómo se cura, doctor, no quisiera yo descuadrar el IPC? pregunté humildemente. Me contestó que no tiene arreglo, porque me empeño en gastar un billete de cincuenta euros para lo que antes compraba con el de 5.000 pesetas. Hago mal la interiorización como otros hacen mal la digestión, y punto. Me han dicho que no es grave; están peor los aplicados de Solbes: saben con exactitud que treinta euros son 5.000 pesetas, porque no pueden gastar un céntimo más. Esos han aprendido porque, como diría un maestro antiguo, el euro con sangre entra. EL EURO CON A P Sara Fernández, ayer en el bar donde trabaja en Carballo mos distribuidos por la administración número 3 de esta localidad gallega, que sobrepasa los 28.000 habitantes. Una alegría para el pueblo, ensombrecida por el amargo brindis de la dependienta. Ahora ya sé que no voy a ver ese dinero, tenía pensado utilizarlo para comprarme un piso, y como también me estoy sacando el carnet de conducir, había previsto hacerme con un coche pequeñito; y luego ya veríamos, pues siempre hay que ayudar a la familia con sus cosillas, era más o menos lo que tenía EFE ideado en este poco tiempo indica desde la cruel amargura. Y es que del jolgorio que creció a medida que subía el alcohol en vena, y de esa pasión que emborracha al saberse tocado por la Diosa Fortuna, conserva reminiscencias amargas. No puedo desconfiar de nadie, con la cantidad de gente que vino; mi jefe, cuando saco el tema, me dice que busque bien, pero estoy tan segura de que lo tenía allí... apostilla. Hoy un nuevo baile de cámaras y micrófonos apuntala un Arco Iris con luces y sombras.