Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 s 12 s 2007 JUEVES deESCENA 85 El principito viaja desde el asteroide B 612 al escenario del Teatro Español Pablo Ramos Escola dirige esta versión teatral de la hermosa obra de Saint- Exupéry ABC MADRID. Es no sólo uno de los grandes clásicos de la narrativa infantil y juvenil, sino también uno de los títulos más conocidos y populares de la literatura universal de todos los tiempos y de todas las edades. Es El principito la bellísima fábula del aviador y escritor francés Antoine de Saint- Exupéry, aquel hombre de acción metido a novelista que desapareció con su avión el 31 de julio de 1944 en el Mediterráneo, durante una misión en la Segunda Guerra Mundial. Su bella e inmortal obra, que durante décadas ha poblado la imaginación de niños y adultos de todos los rincones del planeta, se va a subir ahora (del 29 de diciembre al 20 de enero) a las tablas del teatro Español de Madrid, en un montaje que cuenta con la dirección de Pablo Ramos Escola, a partir de una adaptación del texto original realizada por Luis López de Arriba. Los principales papeles han recaído en Eduardo Casanova (Principito) Pep Munné (Aviador) Itziar Miranda (Serpiente, Rosa, Zorra) y Mario Sánchez (Rey, Vanidoso, Hombre de negocios, Farolero, Geógrafo) Así pues, estamos ante una imaginativa opción teatral para toda la familia, en la que podremos asistir a los viajes del Principito y su toma de contacto con los personajes que pueblan la hermosa novela de Exupéry. Personajes arquetípicos como el rey, el vanidoso, el borracho, el hombre de negocios, el farolero y el geógrafo. Y El Aviador, claro, trasunto literario del propio autor. Ha sido necesario- -explica López de Arriba sobre el montaje- -por la naturaleza del texto, por su lenguaje y por el complejo contenido del mismo para el público infantil o juvenil, no alterar las cualidades de la dramaturgia. Hemos sido muy fieles a las propias palabras del autor, en especial a lo que en la novela ya era un diálogo dramático de por sí. La intención (nunca se sabe seguro cuál es la verdadera intención de un escritor con una obra) de Saint- Exupéry de escribir un relato infantil- -tratando al lector de tú a tú, con un lenguaje rico y sin necesidad de acudir al exceso de reiteraciones típicos de esta clase de literatura- -y la belleza y singularidad de las palabras y las situaciones, nos exigían un esfuerzo por no alejarnos de las mismas. Eso es lo TEATRO El enemigo de la clase Autor: N. Williams. Versión y traduc. D. Desola. Dir. M. Angelat. Esc. y vest. A. Garay. Ilum. B. Jansá. Música: E. Yebra y C. Cabezas. Int. B. Fernández, E. Yebra, C. Cabezas, J. Ambrossi, A. El Hilali, D. Fajardo y J. Soler. Lugar: Teatro Lara. Madrid. Violencia desvalida J. I. G. G. La insatisfacción generacional mantiene su crispación época tras época. En 1978, el británico Nigel Williams (Cheshire, 1948) estrenó en el londinense Royal Court Class Enemy una descarga eléctrica de alto voltaje en torno a la rabia adolescente en el ámbito escolar; en 1983, el alemán Peter Stein, uno de los grandes nombres de la escena europea, la llevó al cine con el título de Klassen Feind Ahora se presenta en el Teatro Lara en adaptación de David Desola. Un mismo texto y una misma situación que tiene cabida, impacta y emociona con paralelo grado de intensidad en países diferentes, aunque recorridos por relativamente semejantes elementos de tensión social. Desola ha realizado un notable trabajo de aproximación a la realidad española para dibujar un inquietante fresco generacional centrado en adolescentes del extrarradio urbano al borde la marginalidad. Los protagonistas son alumnos de un instituto de enseñanza media que se mantienen encerrados en un aula tras haber hecho huir a su último profesor; para entretener la espera mientras aguardan la improbable llegada de otro docente que atine a enseñarles algo, cada uno debe impartir una lección. Este puñado de cachorros de mandíbula afilada y mirada triste y desafiante, violentos y a la vez desvalidos, encuentra en el calor gregario un lugar en el que rumiar su rechazo hacia un orden social que no aceptan porque no les acepta. Marta Angelat, que ha sabido impregnar el montaje con el violento pálpito de la verdad, sirve muy eficazmente el doble rostro del conflicto de estos adolescentes: el exterior de rabia generacional y el de su desorientación interior. Hay momentos espléndidos, como la pugna entre el violentísimo líder de alto cociente intelectual y desoladora realidad familar, y el desencantado alumno de actitud ácrata que cuida a sus padres ciegos. El joven reparto realiza un trabajo sobresaliente, con mención especial para Bernabé Fernández, Eloi Yebra y Críspulo Cabezas. Una de las imaginativas escenas del montaje de El principito que hemos intentado y- -creemos- -conseguido, omitiendo lo menos posible y añadiendo, también, lo menos posible Luchando con los baobab, cuidando su rosa, viviendo para imaginar, imaginando y soñando para vivir, El principito es mucho más que una pequeña aunque magnífica novela infantil, y uno de los títulos más conocidos y reconocidos de la literatura fantástica. Es el delicado canto a un mundo más puro y más sencillo, más tierno y más justo, donde el hombre y el amor y la paz sean la medida de las cosas. Tal y como bien subraya Pablo Ramos Escola, director del montaje que ahora se incorpora a la cartelera madrileña. tenemos una vista entrenada para dar respuestas inmediatas. Esto es rojo, esto es azul, aquella chica es alta, aquel hombre es negro... Aunque el dibujo sea de un elefante en el interior de una boa, nosotros vemos el dibujo de un sombrero. Y creemos firmemente que eso es así, y se nos olvida que puede haber más opciones, más colores, más cualidades que no se ven... ABC Una rosa es una rosa y nos negamos la posibilidad de ver un poco más allá de la simple apariencia de las cosas. Cuando vuelvo a releer El Principito de adulto, recuerdo esa forma inocente de mirar al mundo que tenía al ser niño. Cuando era capaz de mantener las preguntas y no trataba de responderlas. Cuando podía ver elefantes donde aparentemente sólo hay sombreros Pasen y sueñen, señores espectadores, la oportunidad bien lo merece. Más información sobre la obra: http: www. teatroespanol. es