Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID JUEVES 27 s 12 s 2007 ABC El musical de la cárcel Un grupo de presos de Soto del Real representan en la prisión la ópera rock Jesucristo Superstar. El próximo proyecto que llevarán a escena es la castiza Verbena de la Paloma POR LETICIA TOSCANO MADRID. A pocos kilómetros del escenario del Teatro Lope de Vega, donde se representa Jesucristo Superstar, varios actores esperan nerviosos a que se acerque la hora de la función. Como ocurre en el céntrico teatro madrileño, se visten, maquillan y toman conciencia de la responsabilidad de estar ante el público. La diferencia es que ellos no están en la Gran Vía, sino en el Centro Penitenciario Madrid V la prisión de Soto del Real. donde unos 200 presos de los módulos 1 y 2 esperan para ver el espectáculo. Los encargados de dar vida a esta versión carcelaria también son presos, pero en los días de función aprovechan los focos, la música y los aplausos para viajar más allá de los barrotes. Cuando ensayamos, esto no parece la cárcel, nos divertimos y pensamos en otra cosa cuenta una de las chicas del reparto. El ambiente del salón de actos de la prisión dista mucho de la atmósfera triste y gris que uno imagina encontrar en una penitenciaría. Todo sonrisas, bromas, ilusión, brillo... sólo la presencia de algunos funcionarios recuerda que no estamos en Broadway. El director y protagonista de la obra es Valentino de Cuñado, un hombre de 46 años, peluquero de profesión, que lleva casi dos años en la cárcel. A sus órdenes llevan ensayando más de cinco meses unos 45 presos de 12 nacionalidades, entre actores, regidores, técnicos... Y es que, según explica, todos se han implicado para que el proyecto salga adelante. Aquí todo es muy difícil, cualquier cosa es un mundo, desde la ropa hasta los decorados, así que hay que ponerle muchas ganas dice orgulloso Valentino. La mayoría se apuntó al grupo de teatro para distraerse, porque en la cárcel lo importante es hacer algo, para que se pase el tiempo, para evadirte reconoce una radiante María Magdalena con un escote de infarto. Ella es colombiana y lleva dos años en prisión preventiva a la espera de que se celebre un juicio por tráfico de drogas. Este es el delito que ha llevado a la cárcel a la mayoría de los actores que forman parte del elenco, o al menos, el que reconocen. Otros admiten tímidos algún intento de homicidio, pero nadie va más allá. No obstante, dicen que en la cárcel han aprendido a no juzgar a la gente, lo importante es cómo seas aquí dentro, no por qué estés sentencia Valentino. Al margen de la parte divertida, muchos ven en el teatro una forma de prepararse para la reinserción: Aprendes a trabajar en equipo, disciplina, fuerza de voluntad, respeto, trabajo... no es fácil que todos nos pongamos de acuerdo porque tenemos caracteres diferentes y conseguirlo es un logro cuenta el director de la obra. Sin embargo, cuando se levanta el telón dejan a un lado sus diferencias y se exponen a la opinión de un público que se entrega al espectáculo. Completamente masculino, el aforo despierta, sobre todo, con coreografías en las que las chicas tienen un papel predominante. Pero eso es sólo al principio. Tras los gritos y los silbidos, un silencio respetuoso reina en la sala a la espera del conocido desenlace que levanta al público de sus asientos. Representar Jesucristo Superstar, una ópera rock que hizo historia no es fácil, pero los presos de Soto se atreven con todo y saben que ésta no será la última. El telón volverá a levantarse para acoger La Verbena de la Paloma, todo un reto. Doce nacionalidades Muchos se lo toman como una forma de reinserción porque les obliga a trabajar en equipo Actores del reparto de la ópera rock en la prisión de Soto del Real ABC