Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 35 Obama niega ser Osama ¿Qué sería más atrevido: el primer presidente de EE. UU. de raza negra o el primero musulmán? Muchos se lo preguntan pensando en Barack Obama, que niega los vínculos islamistas que le han atribuido. La religión ha llegado al corazón de la campaña POR ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Barack Obama es el segundo aspirante presidencial que se ve obligado a justificar en público su religión, concretamente, a desmentir que practique el islam. Hace poco, el republicano Mitt Romney ya pronunció un largo y apasionado discurso público en defensa de su fe mormona. Intentaba con esto emular al mismísimo John Fitzgerald Kennedy, quien para llegar a la Casa Blanca tuvo que tranquilizar a los estadounidenses sobre su condición de fiel católico. Los Estados Unidos profundos dan el pistoletazo de salida de la campaña. Eso supone que factores como la religión alcanzan al principio una relevancia que acaso quedará diluida más adelante, cuando se vote en estados más laicos. Eso explica en parte que los dos favoritos, Hillary Clinton y Rudy Giuliani, se encuentren en el cénit de la antipatía. En los Estados Unidos de zonas más místicas y conservadoras, a él lo ven como a un libertino y a ella como una bruja. Hasta un negro puede suscitar menos rechazo. A no ser que cuajen los rumores que presentan a ese negro como un musulmán embozado, dispuesto a dinamitar a los Estados Unidos de América desde dentro. A poner el mismísimo Salón Oval de la Casa Blanca mirando a La Meca. ¿Basta con llamarse Obama, es decir, con tener un nombre peligrosamente parecido al de Osama Bin Laden? No, hacen falta más cosas. La madre de Obama es una blanca de Kansas que se casó con un negro procedente de Kenia, de una zona de claro predominio musulmán, aunque el padre de Obama ha sido siempre ateo, asegura su hijo. No tanto así su padrastro. Obama vivió de los 6 a los 10 años en Indonesia. De ahí sale el rumor de que se educó en una institución musulmana. El candidato admite que pasó por una escuela que tenía el islam como religión oficial- -como lo fue el catolicismo muchos años en la escuela pública española- pero rechaza que hiciera suya esa religión. Entonces, ¿qué es? ¿Ateo? ¡Tampoco! A eso sí que no sobreviviría ningún político en los Estados Unidos. Allí no es posible llegar a nada sin creer en algo. Obama proclama una religión bastante razonable en un afroamericano refinado: es de la United Christ of Church de Chicago. Esto le sitúa en una corriente protestante muy congregacional Obama presume de su congregación de Chicago, donde tenemos una mara- De religión protestante villa de coro Las dudas de fe sobre Obama han arreciado últimamente en ciertos blogs y diarios de corte conservador. Hay quien apunta al equipo de Hillary Clinton como la verda- dera mano negra que difunde estos bulos. Pero no sería la primera vez que Obama sale triunfante y hasta reforzado de una calumnia. ¿Pueden ser sus propios asesores los primeros interesados en presentarle como alguien injustamente acusado de practicar quizás la única religión que, encuestas en mano, muchos votantes americanos serían casi incapaces de tragar Obama, por supuesto, ya ha intentado sacarle punta positiva: siempre negando ser o haber sido musulmán, sí reconoce un conocimiento de este mundo superior al de casi cualquier americano medio. Eso le convierte en el presidente más cualificado para lograr la paz en el Próximo Oriente, asegura. Por de pronto y por si acaso ya ha empezado a llenar su campaña de gospel quizás en homenaje al maravilloso coro de su parroquia en Chicago. Cuyo director durante las últimas dos décadas, Donald Young, acaba de aparecer asesinado en su casa de un tiro en la cabeza, por cierto. Nadie ha acusado aún a ningún asesor de Hillary.