Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 33 Serbia dirá no a la adhesión a la UE si Bruselas apoya la secesión de Kosovo La resolución es, sin embargo, lo suficientemente vaga como para admitir otras lecturas SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Mientras en Belgrado el Parlamento serbio iniciaba ayer tarde el debate para aprobar una resolución sobre la protección de la soberanía nacional y la integridad territorial de Serbia, en Pristina las dos principales formaciones políticas albanokosovares, el Partido Democrático y la Liga Democrática de Kosovo, se aprestaban a firmar la nueva coalición de Gobierno, que en las próximas semanas o meses pondrá a prueba la resolución serbia con la declaración de la independencia de Kosovo y su secesión definitiva de Serbia. La nomenclatura política serbia sabe que no será posible evitar la independencia de Kosovo, ni aun con la ayuda de Moscú. Por ello se prepara para hacerla lo más difícil posible, para que nadie les pueda reprochar no haber hecho lo suficiente para evitarla. En los ocho puntos del texto de la resolución que se discute y que con toda seguridad será aprobado, porque ha sido consensuado por los dos principales partidos de la coalición de Gobierno, se declara a Kosovo como parte constitutiva de Serbia, y su defensa es catalogada como tarea prioritaria del Estado, que deberá considerar nula cualquier declaración de independencia y reconsiderar las relaciones diplomáticas con los países que la reconozcan. El presidente serbio, Boris Tadic (derecha) y el primer ministro, Vojislav Kostunica, ayer en Belgrado AP los aliados de la Alianza Atlántica en Kosovo. Con un talante más agresivo, el primer ministro serbio, Vojislav Kostunica, dijo ante la Asamblea que su país rechaza para siempre cualquier forma de independencia de Kosovo y que ésta es la primera y última palabra de Serbia En su opinión, Serbia es víctima de los intereses norteamericanos en la región, que sacrifica los intereses serbios y de los albanokosovares para crear un casi Estado en el cual la OTAN sería el máximo órgano de poder de un Kosovo independiente También criticó a los Estados Unidos por dejar la vía de la negociación. En esta oportunidad, Kostunica no arremetió contra la Unión Europea, mientras que el líder de la oposición y presidente del Partido Radical, el ultranacionalista y belicoso Tomislav Nikolic, sorprendió al afirmar que Serbia no desatará la guerra en Kosovo. El presidente, Boris Tadic, afirmó durante el debate que Belgrado nunca aceptará la independencia de Kosovo Para el primer ministro, Serbia es víctima de los intereses de EE. UU. en la región, a la que pondrá bajo el mando de la OTAN Proteger la soberanía La resolución sostiene también que los acuerdos internacionales que Serbia contraiga, incluyendo el Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE, deben ser en función de la protección de la soberanía y la integridad territorial Es decir, Belgrado condiciona su adhesión a la UE al rechazo de la independencia de Kosovo por parte de Bruselas y de los miembros de la Unión. En contradicción con lo citado anteriormente, el presidente del Estado, Boris Tadic, defendió el texto propuesto afirmando que Belgrado hará todo lo necesario para que Kosovo siga siendo parte integral de Serbia y para continuar camino hacia la integración europea. En su opinión, se trata de dos principios que deben defenderse con una política inteligente y con medios pacíficos y diplomáticos. Según el moderado y proeuropeo presidente serbio, y candidato a la reelección el próxi- mo 20 de enero, Belgrado debe continuar defendiendo los intereses nacionales con la misma tenacidad y con los mismos medios políticos y diplomáticos utilizados hasta hoy. Con el aislamiento del resto del mundo y la guerra, no podemos conservar Kosovo, ni asegurar una perspectiva económica para nuestros ciudadanos afirmó Tadic. Pero al mismo tiempo advirtió que en el caso que se desate la violencia en Kosovo y las fuerzas aliadas (Kfor) no reaccionen de manera adecuada, el Ejército de Serbia se encuentra preparado para- -en cualquier momento y con el consentimiento de las instituciones internacionales y respetando el derecho internacional- -ir en defensa de la población amenazada Es decir, en defensa de la minoría serbia en Kosovo. Esta advertencia, aun viniendo de un demócrata como el presidente Boris Tadic, abre una serie de interrogantes, entre otros, por ejemplo, quién decide cómo es la reacción de los