Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26- -12- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 89 El Barça cierra un año negro Ronaldinho es la peor imagen de un equipo galactizado que no ofrece mejoría ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Peor final de año, imposible. Herido en su orgullo, el Barcelona afronta el parón navideño a siete puntos del Real Madrid. La derrota del domingo ante los blancos ha dejado a la Ciudad Condal sumida en un estado depresivo que sirve para resumir un año de despropósitos. Cuesta encontrarle un atisbo de reacción a este equipo, por mucho que se empeñen los jugadores en solicitar un margen de confianza mayor. Se baja el telón a un año para olvidar. Clásico al margen, el Barcelona cierra el curso 2007 con un bagaje pésimo en lo deportivo y con el deterioro de un equipo que nadie acierta a adivinar si volverá algún día por sus fueros. Ahora tiene unos días de asueto antes de volver al trabajo el 29 para preparar el encuentro de Copa del 2 de enero ante el Alcoyano. Efectivamente, la inercia de la autocomplacencia que proclamó Joan Laporta ha sido el peor de los males del Barcelona. Con una rutina cada día más parecida a aquella de los galácticos que tan pésimos resultados tuvo en la acera blanca, el Barça se descompone al tiempo que sus estrellas dejan de brillar. Mal año en lo colectivo y en muchos casos también en lo personal. Valga como ejemplo Ronaldinho, que merece un capítulo aparte. Cuesta descifrar el inicio de la caída. Muchos apuntan a que el Barcelona dejó de ser el equipo que encandiló a medio mundo hace justo un año, en aquel Mundial de clubes que daba por vencido antes de jugar, pero que se le escapó en la final ante el Internacional de Porto Alegre. Seguramente viene de antes, de la final de la Supercopa de Europa ante un Sevilla que le ridiculizó en Mónaco mientras los jugadores cubrían compromisos personales por la mañana. La cuestión es que a lo largo de este 2007 las cosas se han torcido de mala manera. Teniendo el mismo bloque que se proclamó campeón de Europa el curso anterior, el Barcelona se contagió de la desidia y, saciado el apetito, se dejó llevar perdiendo todo por lo que luchaba. Fuera de la Liga de Campeones en octavos al caer ante el Liverpool, ridícula eliminación a más puede notar el equipo. Tiene el africano unas ganas y una motivación que no posee nadie y, efectivamente, es el primer defensa. Ahora bien, del mismo modo que es un futbolista total, este año será recordado por la rajada monumental cuando, justo después de reaparecer de su primera lesión, incendió el vestuario del Barcelona y lo partió completamente en dos. Lanzó dardos envenenados y puso en su sitio a Rijkaard- -le llamó mala persona al desvelar el técnico que Samuel se había negado a entrar en un partido cuando recibió la orden- -y a Ronaldinho, del que vino a decir lo que muchos piensan y pocos se atreven a exponer. Vamos, que trabaja lo justo. Y así le va al brasileño. Ha dejado de ser intocable- -incluso el otro día, tras su desastroso partido frente al Real Madrid, fue abucheado por algunos hinchas en el aeropuerto de El Prat al partir para sus vacaciones- -y su futuro como azulgrana tiene mala pinta. En un estado futbolístico lamentable, una y otra vez el brasileño acapara portadas. Una vez por su vida nocturna, otra por su últimamente reiterada suplencia cuando el Barça juega a domicilio, otra por su adicción al gimnasio mientras sus compañeros sudan en el entrenamiento... No desprende buen olor esta historia y el vestuario está cansado de tener ovejas negras que rompen la armonía. La parroquia también, hastiada con su actitud. Durante el clásico quedó retratado y la gente quiere que pasen los Bojan y compañía. Ya no confían en él y lo hacen poco en Henry, que no ha dado síntomas de mejora. Al menos la lesión de Puyol, quien se retiró ante el Madrid, no es nada. Sólo una contusión en la rodilla derecha que necesitará una semana de reposo. Diez razones para la decepción 1 Soberbia. El Barcelona pecó de soberbia y se creyó superior a todos antes de jugar. Laporta pronosticó un siete de siete en títulos y le salió el tiro por la culata. Perdió todas las grandes competiciones por las que compitió. Fútbol previsible. Ni rastro del equipo campeón que maravilló al mundo con su juego brillante. El Barça de 2007 ha aburrido muchas tardes con su fútbol y sólo de vez en cuando ofrece alguna dosis de aquella esencia arrolladora. Abucheos a la gran estrella 2 Lesiones. Todos los equipos sufren, pero el Barcelona lo ha pasado muy bien este año. Vivió gran parte del ejercicio 2006- 07 sin Samuel Eto o ni Leo Messi, con lo que ello conlleva. Este curso perdió al camerunés tres meses más y es común que siempre haya como mínimo un par de tipos en la enfermería del Camp Nou. Desunión. Somos como una familia, pero en todas hay ovejas negras sentenció Edmilson no hace mucho tiempo. El vestuario del Barcelona no está tan unido como antes y hay cierta actitud de algún componente que molesta al resto. 3 4 5 El deterioro de Ronaldinho va ligado al del Barcelona pies del Getafe en la semifinal de la Copa del Rey y en la Liga se desperdició un colchón de puntos suculento que le robó el Real Madrid a base de garra y corazón, justo lo que le faltó a los catalanes. El 4- 3- 3 de Rijkaard ha pasado de ser un esquema repleto de posibilidades a ser algo monótono y que a nadie coge por sorpresa. Los rivales saben cómo les va a jugar el once azulgrana y lo peor del caso es que ni por asomo despliega el fútbol del ejercicio 2005- 06. Lento en AP Autogestión. Precisamente esta desunión viene derivada por la famosa autogestión Rijkaard dejó los problemas en manos del vestuario y así le ha ido. Ni rastro del campeón la circulación, con algún desajuste en la retaguardia y con poco nervio a la hora de presionar, el Barça vive del talento de alguno de sus hombres de arriba. Pero, ya que se habla de ellos, cabe destacar que no ha sido el mejor año para los atacantes azulgrana. Azotados continuamente por las lesiones, sólo Leo Messi aprueba con nota. De Samuel Eto o poco se puede decir ya que, por desgracia para él, ha vivido más en la enfermería que en el campo. No ha tenido suerte el camerunés y su baja es la que Autocomplacencia. Parece que se haya perdido el hambre de títulos y el equipo se ha dejado llevar. 6 7 Rijkaard. Se le ha escapado de las manos el grupo y ahora es cuando empieza a tomar decisiones. Menos público. Aunque siempre presenta un buen aspecto, las gradas del Camp Nou ya no están tan pobladas. Laporta. Se ha visto obligado a cambiar su Junta y parece más preocupado de su imagen que del equipo. 8 9 Se fue de vacaciones a siete puntos del Real Madrid después de la derrota del pasado domingo en el clásico En 2007, ha perdido todas las grandes competiciones por las que ha luchado, alguna de forma lamentable El vestuario presenta grietas considerables y Ronaldinho está día sí y día también en el punto de mira 10 Ronaldinho. Un desastre en 2007. Ha perdido incomprensiblemente toda la magia y no se parece en nada al mejor futbolista del mundo que fue. Es noticia continuamente por cosas ajenas al fútbol y su futuro en el Barcelona no está nada claro.