Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 26 s 12 s 2007 ABC El terrorismo kurdo replica a la ofensiva militar turca con dos bombas en Estambul La Policía evitó que explotara una en el metro, mientras que la otra causó tres heridos ABC ANKARA. Tres personas resultaron heridas ayer al estallar una bomba que había sido depositada en una papelera cerca de una comisaría de la Policía en el distrito Sefakoy de Estambul, según informó la cadena de televisión turca Star TV Otras emisoras señalaron que la bomba estaba en un contenedor de basura y que los heridos eran tres transeúntes que caminaban por la calle en el momento de la explosión y de cuyo estado no se ha informado. Varios equipos de policías, bomberos y ambulancias fueron enviados al lugar del atentado, cuya autoría se desconocía hasta el momento. En los medios locales se conjetura con que el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) podría estar detrás de este atentado, como reacción a los masivos bombardeos del Ejército turco a las bases de ese grupo armado en el norte de Irak. La emisora Kanal D afirmó esta tarde que la organización Europa del PKK había pedido acciones de castigo por las incursiones aéreas turcas en el norte iraquí y que se ordenaron atentados suicidas en algunas ciudades turcas. La explosión de ayer se produce después de que el lunes, la Policía frustrara un atentado al detener en Estambul a un supuesto militante del PKK que llevaba 3,2 kilos de explosivos y confiscó cantidades mayores del mismo en la vivienda del arrestado. Según publicaron algunos diarios, el objetivo del atentado fallido habría sido el metro de la ciudad. Mientras, el Ejército turco está llevando a cabo operaciones contra el PKK también dentro de Turquía, además de las acciones transfronterizas en el Kurdistán iraquí que efectúa desde el 1 de diciembre pasado. El Estado Mayor del Ejército turco informó de que cinco miembros del PKK, dos de ellos mujeres, resultaron muertos hoy en una operación militar en la montañosa región de Gabar, en la provincia de Sirnak, sureste de Turquía. Mientras tanto, aviones de combate turcos lanzaron ayer nuevos ataques contra supuestas posiciones de los rebeldes kurdos en las montañas del norte de Irak. El Ejército turco reveló que ha atacado a más de 200 objetivos de los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak desde el pasado 16 de diciembre y abatido a cientos de milicianos. Hasta 175 rebeldes fueron abatidos sólo el 16 de diciembre en edificios no protegidos afirma el Ejército en un comunicado colgado en su web, precisando que el balance no incluye a los abatidos en escondites y cuevas. Además, el Ejército indicó que atacó otros escondites en una operación trasfronteriza aérea el 22 de diciembre, a la que siguieron disparos de artillería. El Ejército turco lanzó su primera operación trasfronteriza confirmada el 16 de diciembre, lo que generó las críticas de las autoridades iraquíes por violar su soberanía. Tras dicha operación se produjo una incursión de fuerzas terrestres, que cruzaron la frontera tras localizar a un grupo de rebeldes kurdos que se disponían a entrar en Turquía. Sin embargo, una fuente cercana al PKK rebajó a cinco el número de bajas kurdas registradas durante la incursiones militares turcas en el norte de Irak y calificó de exageración la cifra proporcionada por el Ejército de Turquía. Lo que dice Turquía es una exageración para satisfacer a la opinión pública turca dijo a Efe la fuente, que explicó que el PKK suele anunciar oficialmente sus mártires Más de 200 objetivos Tres iraquíes lloran sobre los cadáveres cubiertos de dos compañeros asesinados ayer en Baaquba AP Una treintena de muertos en dos atentados suicidas en Irak Los objetivos de las bombas eran miembros de milicias suníes que colaboran con EE. UU. en su lucha contra Al Qaida AP BAGDAD. Al menos 34 personas murieron y varias decenas más resultaron heridas ayer en dos atentados suicidas en las localidades Beiji y Baaquba, al norte de Irak, poniendo fin así a más de una semana de relativa calma en el país. Además, el Ejército estadounidense anunció la muerte de trece milicianos en operaciones en el centro y el norte de Irak. En Baaquba, 60 kilómetros al noroeste de Bagdad, diez personas murieron y otras cinco resultaron heridas en un atentado suicida, según el Ejército norteamericano. Sin embargo, un médico del hospital local cifró en nueve los fallecidos en este ataque. Según las autoridades locales, un hombre que portaba un chaleco con explosivos se inmoló durante un funeral de dos miembros del Consejo Despertar- -combatientes contrarios a Al Qaida en Irak apoyados por Estados Unidos- -que habían sido abatidos de forma accidental por soldados estadounidenses. El Ejército norteamericano informó de que las fuerzas de la coalición habían abatido a dos personas, una de las cuales se supo después que era miembro del Consejo. Un camión suicida estalló en el exterior de un complejo residencial propiedad de la compañía estatal petrolera en Beiji, a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad, matando a 25 personas e hiriendo a otras 80, según informaron fuentes policiales y médicas. El Ejército estadounidense precisó, citando fuentes de un grupo de voluntarios, que a bordo del camión había dos personas y no una como se pensaba inicialmente. El suicida hizo detonar el camión cargado de explosivos cuando la Policía iraquí y miembros de una fuerza de seguridad voluntaria le impidieron entrar por la puerta del recinto de la North Oil Company, según un oficial de la Policía. Las autoridades temen que pueda haber más víctimas entre los escombros a que quedaron reducidos dos edificios por la deflagración. La mayoría de las víctimas son civiles y al menos cuatro de ellos eran niños, según la Policía. Además, entre los fallecidos también figuran los guardias de la compañía y miembros de la fuerza de voluntarios. El portavoz del Ministerio del Interior, general Abdul- Karim Khalaf, anunció que el jefe de la Policía de Beiji, Saad al Nafous, había sido destituido de su cargo tras el atentado. Además, las autoridades han impuesto el toque de queda en la ciudad, donde se encuentra la mayor refinería del país, hasta nuevo aviso. En Mosul, una bomba de estalló al paso del convoy del gobernador de la provincia de Nínive, Durayid Kashmoula, quien resultó ileso. Otro atentado frustrado Ankara dice que ha abatido a 175 rebeldes en diez días en el norte de Irak; los kurdos reducen la cifra a cinco En Mosul, un artefacto hizo explosión al paso del coche del gobernador de Nínive, que resultó ileso