Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 RELIGIÓN MIÉRCOLES 26 s 12 s 2007 ABC (Viene de la página 30) brios ambientales Benedicto XVI relacionaba parte de los desastres con el cambio climático, el exceso de construcción en los cauces de los ríos y otros comportamientos que enriquecen a unos al precio de terminar causando grave daño a otros. En la misa de la medianoche, el Papa se había referido al destrozo de la naturaleza como una de las manifestaciones del pecado, lamentando las condiciones en que hoy se encuentra la tierra a causa del abuso de las fuentes de energía, y de su explotación egoísta sin ningún reparo Desde su encuentro con los jóvenes italianos en Loreto el pasado mes de agosto, Benedicto XVI ha pedido en varias ocasiones poner coto a la destrucción del medio ambiente, y en su última encíclica, Salvados por la Esperanza indica al Occidente rico que debe consumir menos energía y preocuparse mucho más por los países pobres. En ese mismo documento el Papa advirtió también a los nuevos países emergentes- -entre los que destacan China y la India- -que no pueden construir su nueva prosperi- La destrucción del entorno dad a base de explotar los recursos energéticos de los países más pobres, llevando a nuevos escenarios la violencia relacionada en muchos sitios con la extracción de petróleo. La geopolítica volvió a primer plano ayer cuando el Santo Padre lamentó el fragor de las armas en las martirizadas tierras de Darfur, de Somalia y de la República Democrática del Congo, en las fronteras de Eritrea y Etiopia, en todo el Oriente Medio, especialmente en Irak, Líbano y Tierra Santa, en Afganistán, en Pakistán, en Sri Lanka y en las regiones de los Balcanes así como en otros lugares olvidados precisamente por su misma miseria. Pero el mensaje del Papa era positivo, y dirigía la mirada una y otra vez al misterio de Belén como un acontecimiento aparentemente mínimo que puso en marcha la mayor oleada de bondad y de generosidad en la historia del género humano. En esa línea, el Santo Padre invitó a que la Navidad entre en nuestros corazones, alumbre y dé calor a nuestros hogares, lleve serenidad y esperanza a nuestras ciudades y conceda al mundo la paz. Que el Señor os colme de felicidad y os haga mensajeros de su bondad EN BELÉN, EL CIELO Y LA TIERRA SE TOCAN Los mensajes de Benedicto XVI se cargan de riqueza poética con el paso de los años y contagian a los fieles que los escuchan POR J. V. B. CORRESPONSAL ROMA. La belleza grandiosa y única de la Plaza de San Pedro tenía ayer un sabor especial: el de la alegría que desbordaba en las palabras del Papa y los rostros de la gente, desde las familias romanas hasta los peregrinos llegados de todos los rincones del mundo, muchos de ellos luciendo las banderas de sus países de origen. Los discursos de Benedicto XVI- -un Papa que fue profesor universitario durante buena parte de su vida- -son siempre claros. Desde el primer momento llamó la atención que todos pudiesen entenderle, y el extraordinario silencio de los fieles mientras le escuchan con atención. Con el paso del tiempo, sus mensajes van ganando en riqueza poética, y el de ayer lo reflejaba a cada párrafo. El Papa decía que en el establo de Belén, el cielo y la Tierra se tocan. El cielo vino a la Tierra. Por eso, desde allí se difunde una luz para todos los tiempos. Por eso, de allí brota la alegría y nace el canto Con sabor navideño Igual que los nacimientos, que ahora son muchos más en Roma, los villancicos populares están también de revival incluso entre gente que no tiene costumbre de asistir a actos religiosos y apenas practica la fe. El mensaje de sencillez y bondad de Belén tiene algo que gusta a todos, y que contagia a las personas de buena voluntad. Los peregrinos admiraban ayer el espectacular nacimiento de la Plaza de San Pedro, uno de los mayores desde que Juan Pablo II introdujo la costumbre en 1982. El de este año es novedoso, pues en lugar de presentar la Sagrada Familia en la gruta de Belén sitúa la es- cena en la casa de José en Nazaret y destacan las figuras de los ángeles. El objetivo es subrayar el papel de los ángeles en el mensaje de la Anunciación a María y en el mensaje a José para que no la repudiase al enterarse de que estaba embarazada antes de que viviesen juntos. El nacimiento monumental sitúa al lado de esa escena el taller de carpintero de José, en el que Jesús crecería y aprendería el oficio en un clima de serenidad familiar. En su homilía de la misa de medianoche, el Papa destacó el papel de José, invitando a descubrir al resto de los personajes que quedan en segundo plano en torno a la luz del Dios hecho hombre. El Papa aludió incluso a los diferentes modos de presentar el Belén, citando el modelo de edificio más bien desvencijado que se hizo popular al principio de la Edad Moderna. Jesús viene a reparar un mundo que está roto, y su llegada no trae sólo el remedio al pecado en las almas sino que también devuelve su belleza y su dignidad al cosmos, a la creación La vuelta al equilibrio de la creación tiene como anuncio un encuentro entre el cielo y la tierra, en que los ángeles y los hombres cantan juntos La creación