Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA MIÉRCOLES 26 s 12 s 2007 ABC Sanidad deberá indemnizar a una niña deficiente por una cesárea tardía El Supremo corrige a la Audiencia y obliga a pagar 260.000 euros a los padres S. SANZ MADRID. El Tribunal Supremo ha revocado una decisión de la Audiencia Nacional de 2002 y determinado que el Ministerio de Sanidad está obligado a indemnizar con 260.000 euros a los padres de una niña que nació con secuelas físicas y psicológicas a consecuencia de una tardanza en la práctica de la cesárea por parte de los facultativos del hospital Santa Cristina, de Madrid. Según se recoge en la sentencia, pese a la evidente necesidad de haber provocado el parto a la madre a las pocas horas del ingreso no se le practicó el mismo hasta 29 horas después y 35 desde la rotura de la bolsa amniótica. Esta negligente actuación, entiende la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Alto Tribunal, se tradujo en una deficiente aportación de oxígeno al bebé, causa de su minusvalía- -hasta del 33 por ciento a los dos años de edad- El Supremo señala que la Audiencia Nacional infringió las reglas de la sana crítica al no considerar en todo su contenido la prueba pericial relativa a dos informes médicos concretos que ponen de manifiesto una clara demora en la adopción de las medidas terapéuticas adecuadas al caso lo cual, continúa, no se desvirtúa por los demás informes examinados en la instancia En cuanto al contenido de esos otros informes que pretendían justificar la postura médica adoptada, el Alto Tribunal especifica que una valoración lógica y razonables de los mismos evidencia que, en todo caso, las medidas terapéuticas que la situación aconsejaba debieron efectuarse con anterioridad La niña, que tiene ya siete años, presenta dificultades para el lenguaje y no puede utilizar su mano derecha. Anteriormente, la madre de la pequeña, que registró un diagnóstico de ansiedad durante el embarazo, había sufrido un aborto en 1983 y otro parto por cesárea en 1984. Por otra parte, el Supremo eximió de su responsabilidad civil en la muerte de una mujer a los propietarios y la compañía aseguradora de un piso ubicado en la madrileña calle Alcalá, de cuyo balcón, en medio de un fuerte temporal, cayó una maceta que golpeó en la cabeza a la víctima de forma mortal. Sin embargo, cuando se produjeron los hechos el piso estaba alquilado a una inquilina, que sí deberá indemnizar al viudo de la entonces portera del inmueble con 48.080 euros. En la sentencia, se argumenta que el mero hecho de la titularidad del inmueble o de la actividad arrendaticia ejercida por los propietarios no incide en el siniestro que tiene único y exclusivo origen en la colocación correcta o incorrecta de una maceta propiedad de la arrendataria Entrada, precintada por los Mossos, de la vivienda donde residían la madre y sus dos hijas EFE La suicida de Gerona envenenó a sus dos hijas con barbitúricos Las preliminares de la autopsia indican que las niñas murieron horas antes que la madre, aún con vida al llegar los Mossos M. R. CASTILLO GIRONA. La autopsia realizada a los tres cadáveres hallados la noche del pasado sábado en una casa de la urbanización Turist Club de Caldas de Malavella (Gerona) arroja un poco de luz sobre el trágico suceso. Los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal pasaron la mañana del lunes analizando y estudiando las posibles causas que pudieron provocar la muerte de Esperanza Cortés y de sus dos hijas, Alicia y Wanda de 9 y 5 años de edad, respectivamente. En base a los indicios recogidos, cobra peso la posibilidad de que la madre matara a las dos pequeñas a base de calmantes y somníferos. El mismo método, según las fuentes consultadas, habría utilizado varias horas después para poner fin a su vida. De hecho, los Mossos de Esquadra que entraron en la casa y descubrieron el macabro escenario ya encontraron numerosas cajas de medicamentos ansiolíticos repartidos por el chalé. Asimismo, los vecinos sospechaban desde hace varias semanas que Esperanza se automedicaba para paliar los efectos de la depresión en que se hallaba sumida desde que, el pasado verano, su compañero sentimental y padre de las pequeñas, Manuel Chillida, de 48 años, murió víctima de un accidente de tráfico acaecido en la carretera Nacional II a su paso por Vilademuls (Pla de l Estany) Fue al enviudar cuando Esperanza trabó una fuerte relación de amistad con sus vecinos. Dado que su familia más próxima se encuentra en Reus (Tarragona) Esperanza Cortés recurría a menudo a sus vecinos para encontrar algo de alivio. También dejaba a su cuidado a las niñas cuando por motivos de trabajo- -era profesora en una guardería de Santa Coloma de Farners- -necesitaba que alguien le echara una mano. Uno de estos vecinos, Juan explicó a ABC que el pasado jueves las niñas se quedaron en la casa de al lado, mientras su madre iba al hospital, y que estaban enfermas. Habían vomitado, al parecer por un virus gastrointestinal señaló. La autopsia confirmó que las primeras en morir fueron las niñas, que dejaron de asistir al colegio a mediados de la semana pasada, y que la madre no murió hasta la noche del sábado. Cuando los equipos de emergencia entraron en la vivienda, la mujer estaba agonizando, si bien las criaturas llevaban muertas horas, incluso días. También el lunes por la mañana, cuando Caldas aún intentaba asimilar el suceso, los padres de los menores que compartían clase con Alicia y Wanda fueron convocados en el gimnasio de la escuela para recibir consejos de un psicólogo, que les facilitó recomendaciones sobre cómo explicar a los chiquillos las razones del fallecimiento de sus compañeras. Eran precisamente estos menores, a base de compartir horas de clase y de recreo con la niñas, quienes mejor conocían a la familia Chillida- Cortés, ya que al vivir en una urbanización eran muchos los vecinos del pueblo que nada sabían de la pena que se había instalado en la casa de Esperanza. Sólo en la agrupación local de Esquerra Republicana de Catalunya estaban al tanto de algún detalle de la vida personal y familiar de la mujer, puesto que en las últimas elecciones municipales Esperanza Cortés se presentó en la lista de la formación republicana. Relaciones con los vecinos La maceta, del arrendatario Los agentes encontraron varias cajas vacías de ansiolíticos repartidas por el chalé