Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Mensaje de Navidad del Rey MIÉRCOLES 26 s 12 s 2007 ABC Los españoles se sintieron defendidos por el Rey frente a Chávez en la Cumbre de Chile ABC El mejor año del Rey Hacía tiempo que no se hablaba tanto del Rey, dentro y fuera de España s No sólo ha dado una lección de democracia y respeto a Chávez: también ha cumplido su deseo de visitar Ceuta y Melilla y ha despertado un aluvión de adhesiones sin precedentes POR ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Después de 32 años de Reinado y de tres décadas de democracia- -del mayor periodo de estabilidad, libertad y prosperidad que ha conocido España- Don Juan Carlos ha vuelto a sorprender a los españoles, pero también a la comunidad internacional. Acostumbrados a la sutileza habitual del Rey, que ejerce su autoridad con tanta discreción que casi nunca trasciende, algunos medios de comunicación han creído ver un annus horribilis para la Familia Real. Pero, más bien, 2007 ha sido el mejor año del Rey. El año que Don Juan Carlos ha recibido más adhesiones y homenajes espontáneos en respuesta a una campaña antimonárquica desencadenada tras el verano; el año en el que ha logrado cumplir su viejo deseo de visitar Ceuta y Melilla, y en el que ha dado una lección de democracia y respeto a un dirigente venezolano que se creía con derecho a insultar a un presidente del Gobierno y a interrumpir a otro en presencia del Rey, del Rey de todos los españoles Todo ello, aparte de otras 230 actividades oficiales en las que ha participado Don Juan Carlos y de los quince viajes al exterior, seis de ellos de Estado, realizados en 2007. El Monarca podía prever que muchos dirigentes americanos aplaudieran su gesto, hartos de los excesos de Hugo Chávez, a quien nadie paraba los pies. Pero lo que no se podía imaginar es que sus palabras- ¿Por qué no te callas? -iban a ser recibidas como un soplo de esperanza en la desesperanzada oposición venezolana, que las convirtió en su lema. En España, aunque algunos columnistas aislados han criticado el gesto del Rey, el pueblo lo ha respaldado y Chávez se ha convertido en el líder mundial peor valorado por los españoles, peor incluso que Fidel Castro y George Bush, según el último barómetro del Real Instituto Elcano. Los españoles, de cualquier tendencia política, se han sentido defendidos por el Rey frente a Chávez, que interrumpió a José Luis Rodríguez Zapatero en su turno de palabra e insultó a José María Aznar. También ha sido el año de las adhesiones, alentadas por una ofensiva antimonárquica con diversos frentes. Por un lado, la derecha republicana, que todavía no perdona al Rey que desmantelara los restos del franquismo en los que esa derecha mantenía una situación privilegiada. Don Juan Carlos tuvo que escuchar cómo se pedía desde la cadena Cope, propiedad de la Conferencia Episcopal, que abdicara en su hijo, el Príncipe de Asturias. Fue el radiofonista Federico Jiménez quien emprendió aquella campaña. A partir de ese momento, su programa empezó a perder decenas de miles de oyentes, según el último Estudio General de Medios. Desde la izquierda radical separatista, grupos reducidos- -que en el mayor de los casos apenas reunieron a 400 personas- -empezaron a quemar fotos de los Reyes. Unas protestas dirigidas no tanto contra la Monarquía sino contra el Jefe del Estado, con todas sus connotaciones. También tuvo que ver el Rey cómo los Príncipes de Asturias sufrían el escarnio de un caricaturista injurioso de la revista El jueves que buscaba la fama a cualquier precio. Pero todos estos ataques desencadenaron un aluvión de adhesiones sin precedentes por parte de casi todos los sectores Campaña contra la Corona de la sociedad. Desde hace meses, allá donde va un miembro de la Familia Real, los aplausos se prolongan más de lo habitual y no hay discurso que no incluya una alusión a la lealtad. Y en las encuestas, la Corona sigue siendo, con mucho, la institución más valorada por los españoles. Es cierto que este año en La Zarzuela se han vivido muchos acontecimientos familiares, la mayoría alegres, como el nacimiento y bautizo y de la Infanta Sofía o la primera comunión del primer nieto de los Reyes, Felipe Juan Froilán. Y otros no deseados, como la separación de los Duques de Lugo. Pero si esta noticia no ha sorprendido a los españoles después de años de rumores, menos aún a los Reyes, que conocían desde hace tiempo los esfuerzos de la pareja por salvar su convivencia. El único hecho realmente triste, e irreversible, ha sido la muerte en plena juventud de la hermana de la Princesa Érika Ortiz. Quienes califican a 2007 de annus horribilis del Rey desconocen la vida de Don Juan Carlos y las muchas ocasiones en las que ha tenido que enfrentarse con la adversidad. Ni el incidente con Chávez ni la quema de su retrato ni la agria discusión con la presidenta de la