Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 26- -12- -2007 ABC El Rey pide a los partidos mayores esfuerzos para alcanzar el consenso en los grandes temas de Estado Don Juan Carlos urge a crear una cultura de unidad para acabar definitivamente con el terrorismo s Exige medidas contra los malos tratos a mujeres ABC MADRID. Su Majestad el Rey pidió en su mensaje de Navidad a los partidos políticos mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado y recordó a los políticos que su grandeza está en entender la política como servicio al conjunto de los ciudadanos y en saber practicarla con amplitud de miras En su tradicional y esperado mensaje navideño, Don Juan Carlos también urgió a crear cuanto antes una cultura de unidad para acabar definitivamente con el terrorismo, lo que consideró un deber frente a las víctimas y sus familias Además, Su Majestad el Rey reclamó soluciones para algunos de los principales problemas sociales que afectan a los españoles y, entre otras mejoras, pidió medidas legislativas y campañas de sensibilización sobre los malos tratos a las mujeres. Y ante el aluvión de adhesiones recibidas en los últimos meses, el Monarca aprovechó su mensaje navideño para agradecer las numerosas muestras de afecto personal e institucional hacia la Corona Como cada año, quiero en esta Nochebuena dirigir mis mejores deseos a todos los españoles y compartir unas reflexiones generales en torno a algunos asuntos que a todos nos afectan. Deseo empezar mis palabras dedicando todo mi afecto y apoyo a los que más sufren o más lo necesitan. También mi gratitud hacia quienes, en estas horas, velan por nuestra seguridad, salud y bienestar. Estos días nos llevan a pensar con mayor sosiego en el país que juntos formamos, en los progresos que hemos alcanzado y en los problemas que aún no hemos resuelto. Pensar en España es pensar en los objetivos, valores y principios que, como gran familia, nos hemos fijado para hacer un país cada día mejor. Han transcurrido ya tres décadas desde los primeros comicios democráticos en la Transición. Hemos demostrado ser un país capaz de superar retos, de arrinconar el desánimo y de acometer, con energía e ilusión, una modernización única en nuestra Historia. fes que nos afectan en cualquiera de nuestros pueblos, ciudades, provincias o Comunidades Autónomas. Frente a las dificultades de cada momento, frente a cuanto nos quede por resolver o perfeccionar, debemos tener la seguridad de que juntos lograremos las soluciones precisas, si ponemos la voluntad y los medios para ello. Es mucho lo que de forma solidaria hemos conseguido y más lo que aún podemos lograr. Esa capacidad de superación, ese dinamismo, es lo que distingue a la España de hoy. La España cuyo patrimonio común y diversidad aseguran nuestra Constitución. Unidad y diversidad se vertebran en nuestra democracia como conceptos que nos definen y que, debidamente integrados en el marco constitucional que nos hemos dado, nos han permitido y nos permiten progresar como gran Nación. Los Estados que con mayor eficacia atienden a la voluntad de sus ciudadanos se basan en la solidez y estabilidad de sus modelos democráticos e instituciones, así como en su amplia cohesión interna en torno a las grandes cuestiones. Me parece de especial importancia reclamar de nuevo a nuestros partidos políticos mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado. Creo también necesario solicitar el debido apoyo para nuestras instituciones y poderes en aras de su más eficaz funcionamiento. Todo ello, conforme a las reglas y principios de nuestra Constitución. Sirvamos con mayor ahínco el afán de los españoles de construir una España cada vez más justa, integradora y solidaria, de todos y para todos. Ésa es la grandeza de la política, entendida como servicio al conjunto de los ciudadanos. Ésa es la grandeza de quienes son elegidos para ejercerla y saben practicarla con amplitud de miras. La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad. Sus crímenes, amenazas y extorsiones siguen presentes. Suponen un inaceptable ataque a nuestros derechos y libertades. El año 2007, que arrancó con la rabia, indignación y sufrimiento dejados por el brutal atentado en Barajas, termina con el profundo dolor y firme repulsa ante el vil asesinato de dos jóvenes guardias civiles. Necesitamos cuanto antes una cultura de unidad que haga efectivo el compromiso de todos los demócratas para acabar definitivamente con el terrorismo. Siempre he afirmado que es un objetivo urgente e imperativo para el Estado, un deseo de los ciudadanos, una obligación de todas las fuerzas democráticas y un deber frente a las víctimas y sus familias, a quienes nos debemos y recordamos con el mayor afecto en estas fechas. Una Constitución de todos La España que representa nuestra Constitución está concebida para integrarnos a todos. Se alegra con los avances que cosechamos y se duele con los contratiempos o catástro- La obligación de la unidad LAS CLAVES DEL MENSAJE UNIDAD DE ESPAÑA Es mucho lo que de forma solidaria hemos conseguido y más lo que aún podemos lograr Hemos demostrado ser un país capaz de superar retos, de arrinconar el desánimo y de acometer, con energía e ilusión, una modernización única en nuestra Historia Tres décadas de progreso deben avalar nuestra plena confianza en el porvenir de España TERRORISMO crímenes, amenazas y extorsiones siguen presentes MALOS TRATOS A MUJERES Nos duelen e indignan profundamente, y nos denigran como sociedad TELEVISIÓN E INFANCIA Mensaje íntegro del Rey Debemos impulsar la debida observancia de las reglas sobre contenidos televisivos e infancia acordadas para la protección de los menores MEDIO AMBIENTE En defensa del imperio de la Ley La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad. Sus Insta a aprovechar las oportunidades para un desarrollo sostenible, respetuoso con el medio ambiente Pongamos los medios para ello, contando con la abnegada y eficaz labor de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como con la firme acción de la Justicia, apoyando a nuestras instituciones en defensa del imperio de la Ley, del recurso a todos los instrumentos del Estado de Derecho y de la cooperación internacional. Esa debe ser la respuesta a la barbarie terrorista de una sociedad democrática y avanzada como la española. Por otro lado, en un país con una envidiable trayectoria de crecimiento, las fluctuaciones económicas deben llevar a las distintas Administraciones a redoblar esfuerzos para atender las carencias de muchas personas. Pienso, en particular, en las que afectan a los más jóvenes y mayores, así como a los colectivos más vulnerables. No me refiero sólo a la lucha contra la pobreza y la exclusión, sino a continuar profundizando en las medidas frente al desempleo, la carestía de la vivienda, los salarios más bajos, las desigualdades o las diversas necesidades sociales y asistenciales. Asegurar y ampliar nuestro bienestar pasa también por poner el empeño y los medios precisos para seguir elevando la calidad de nuestra educación. Una educación que debe responder a las legítimas aspiraciones de promoción personal y perseguir un armónico desarrollo colectivo, como sociedad moderna y cohesionada. En el ámbito formativo, debemos impulsar la debida observancia de las re-