Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Primera división s El Madrid asalta el Camp Nou LUNES 24 s 12 s 2007 ABC Real Madrid Íker Casillas MUY BIEN Dos grandes intervenciones con el cero a cero y una magnífica parada a Bojan al final del partido. Decisivo como siempre. Sergio Ramos BIEN Para lo mal que estuvo Ronaldinho, tuvo algún problema en su marcaje. Se incorporó poco por su banda. Acabó lesionado y fundido físicamente Pepe MUY BIEN Extraordinario desde el primero hasta el último balón. Bien colocado, gran sentido de la anticipación. Muy bien en el juego aéreo Cannavaro BIEN Se quedó enganchado en la primera parte en un par de balones con el consiguiente peligro, pero luego estuvo al nivel del equipo Heinze MUY BIEN Como si llevara jugando toda la temporada. Dueño de su banda y siempre presto para echar una mano al centro. Un valor seguro. Sneijder NOTABLE Bastante más entonado que en otros partidos. Entró mucho en juego y siempre peligroso a balón parado. Decisivo en el contragolpe Diarra BIEN Inmenso defensivamente, pero terriblemente fallón a la hora de jugar el balón. Tres pases perdidos comprometieron. Pepe, el rey de los duelos El central e Íker Casillas destacaron por encima de un Real Madrid notable. Ronaldinho quedó retratado en su bajo estado de forma, mientras que Eto o fue de más a menos. Iniesta se salvó del desastre local J. ÁVILA MADRID. Al final del partido los jugadores del Real Madrid formaron una piña en el Camp Nou. Eran los vencedores del duelo. Habían roto en bloque el estilo del Barcelona y fueron superiores en la mayoría de los duelos individuales. El resultado no es fruto de la casualidad y deja claros triunfadores y algún que otro muerto. El ambiente que se ha vivido a lo largo de la semana en los dos clubes sirven para explicar el desenlace. Schuster mandó un mensaje positivo al vestuario y al entorno. Tenía claro el equipo y la idea desde el último partido de Liga, tirando de la clase b para la Copa, y eso pesa. El once estaba descansado, motivado, enchufado y alejado de cualquier debate, salvo el sempiterno caso de Guti. Pudo preparar el clásico y se notó. Al excelente trabajo en equipo, tanto en defensa como en ataque, ayer el Madrid sumó más efectivos para su causa. Primero hablaremos del de siempre. De Iker Casillas. Chapeau Con empate a cero hizo una doble parada a Eto o y a Iniesta y después respondió de manera sobresaliente, y a contrapié, a un disparo envenenado de Ronaldinho. Lo habitual. De diez. Pero lo importante para el Real Madrid es la solidez de Pepe en el centro de la defensa. El portugués definitivamente se ha soltado y está demostrado sus mejores cualidades. Impecable en el juego aéreo (casi marcó un gol en una falta) firme en el marcaje a Eto o, seguro en el corte, rápido en la anticipación, sosegado en la salida del balón... completó un encuentro impecable. Lo necesitaba. Se había puesto en duda su fichaje, envuelto en 30 millones de euros, porque sus primeras apariciones, en la pretemporada y en la Supercopa de España, alimentaron las dudas, a la que se unió una inesperada y larga lesión. Desde que regresó al equipo ha ido de menos a más, con la inestimable colaboración de Cannavaro, y ya es indiscutible en el equipo. Es difícil destacar a un jugador del Madrid por encima de otro por el gran nivel que dieron. Pero hay que destacar la labor de Diarrá. El medio centro ha modificado sus hábitos de trabajo en el campo, se complica menos en el pase largo y opta por lo sencillo, y lo agradecen sus compañeros. Firme en el corte, no perdió nunca el sitio y fue un pulmón. Por su parte, en Camp Nou la semana estuvo revuelta. Fue muy dura para Rijkaard y los jugadores. La incertidumbre sobre la presencia en el once o la suplencia de Ronaldinho y Deco desvió demasiado la atención. El holandés optó por hacer un hueco a las estrellas y acabó estrellado. Perdió el duelo con el Madrid, pero quizás lo ganó con el vestuario. El entrenador tiene ahora las manos libres para meter el bisturí en el vestuario. Ronaldinho estuvo desastroso, salvo un pequeño detalle, y Deco aca- Rijkaard, con las manos libres Los presidentes del Barcelona y del Real Madrid bromean cordialmente, en el palco, antes del partido EFE Íker Casillas rompió el maleficio anotador con Samuel Eto o Íker Casillas ha conseguido amedrentar a muchos delanteros por su eficacia. Muchos dicen que cuando se ven ante él la portería se hace más pequeña. Menos para Samuel Eto o o para Messi (el año pasado, tres goles) El delantero camerunés le tenía tomada la medida al portero. Incluso le había comido la moral. Y también al Real Madrid. Es normal. El camerunés, embutido en las camisetas del Mallorca y del Barcelona, ha logrado una sangría. Nada más y nada menos que 10 tantos (8 a Casillas) en catorce partidos. Anoche se fue de vacío. Tampoco tuvo muchas ocasiones. Su equipo optó por el juego en largo y terminó asfixiado entre Pepe y Cannavaro. Sólo dispuso de una bala, pero el portero estuvo rápido en el mano a mano y, en esta ocasión, salió triunfal. Otro disparo salió fuera del campo y muy desviado. Acabó cabreado y con la cara desencajada, en un clásico gesto de impotencia. Paradón y gol en la portería rival bó arrodillado ante en el músculo del Madrid en el medio del campo. Del naufragio azulgrana sólo se salvó Iniesta. Se mantuvo en pie hasta el último minuto y fue la única referencia para su equipo, cuando permutó su posición del costado al centro. Del resto, sin noticias. La semana en el Camp Nou estuvo marcada por la incertidumbre de la titularidad de Ronaldinho y Deco No fue necesaria la calidad de Guti porque el músculo del centro del campo blanco aguantó con firmeza