Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 DEPORTES Primera división s El Real Madrid asalta el Camp Nou LUNES 24 s 12 s 2007 ABC El mejor Madrid llega por Navidad Realizó un gran partido en el Camp Nou y fue superior al Barcelona en todas las facetas del juego Barcelona Real Madrid 0 1 LO MEJOR El juego colectivo del Real Madrid. Brillante cuando tuvo oportunidad de montar sus contragolpes, tremendamente efectivo en defensa y disciplinado en el centro del campo, donde impuso su mejor condición física Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Puyol (Zambrotta, m. 77) Márquez, Milito, Abidal; Xavi (Bojan, m. 83) Touré Yayá, Deco (Giovani, m, 58) Iniesta, Eto o y Ronaldinho. Real Madrid (4- 3- 3) Casillas; Sergio Ramos (Torres, m. 88) Pepe, Cannavaro, Heinze; Sneijder (Gago, m. 79) Diarra, Baptista; Raúl, Van Nistelrooy y Robinho Robben, m. 85) Árbitro: Mejuto González. Mostró tarjeta a Puyol. Sergio Ramos, Milito y Baptista Gol: 0- 1. m. 36: Baptista dispara cruzado con la derecha tras una pared espectacular con Van Nistelrooy. LO PEOR Un Barcelona sin ideas incapaz de imponer su fútbol combinativo y en el que tampoco destacaron sus individualidades. Mal Ronaldinho, desconocidos Deco y Xavi, sólo Iniesta tuvo frescura para inquietar a Casillas ENRIQUE ORTEGO BARCELONA. El Real Madrid sale del Camp Nou con siete puntos de ventaja sobre el que debe ser su gran enemigo para el título de Liga, el Barcelona. Y lo hace después de realizar el partido más completo de la temporada. Fue la mejor versión del equipo de Bernd Schuster, infinitamente superior a su rival en todos los aspectos futbolísticos. Y su victoria pudo y debió ser más amplia y rotunda si en la segunda mitad hubiera aprovechado algunos de los muchos contragolpes que montó con extraordinaria facilidad y siempre en superioridad numérica, pero que no acertó a culminar en el último pase. Nada intimidó al equipo blanco, que ejerció de líder desde el principio. Al final Rijkaard echó mano de todo su calendario de estrellas y jugaron Ronaldinho y Deco. Nunca se sabrá qué hubiera pasado de haberlo hecho otros jugadores en su lugar, pero desde luego lo que sí se puede asegurar es que ninguno de los dos demostró merecerse la titularidad y mucho menos Ronaldinho, que es una sombra del jugador que fue. Se escondió en la banda izquierda, tiró un par de amagos y arabescos sin ninguna trascendencia y además dio la sensación de pensar mucho más en él que en el colectivo por su exasperante individualismo. Por no tener no tuvo ni una oportunidad de lanzar una de sus faltas. Hasta en eso estuvo el Real Madrid aleccionado y seguro. Nada se puede objetar al planteamiento de Schuster. Todo lo contrario. Acertó plenamente con la inclusión de Heinze en el lateral izquierdo y tuvo siempre el control del partido en su cabeza y en sus piernas. Defensivamente el equipo estuvo perfecto. Inconmensurable Pepe como líder indiscutible de la zaga y genial como siempre Casillas para meter la mano en dos acciones aisladas del Barça, una ante Iniesta y otra en el único remate a puerta de Ronaldinho. El efecto Eto o quedó ninguneado con la presión y el sentido de la anticipación de los dos centrales, que arriesgaron a salir a buscarle a posiciones peligrosas para sus intereses, pero siempre resultaron ganadores en el uno contra uno. El Madrid de ayer en el Camp Nou volvió a ser por encima de todo un equipo, un colectivo en el que todos hacen lo que tienen que hacer. Nadie vuelve la cara, ninguno esconde su responsabilidad. Es un bloque con las líneas cada partido más juntas porque la defensa está comenzando a sentirse cómoda jugando quince metros más arriba, y Salieron Ronaldinho y Deco Efectiva y agresiva presión Ronaldinho protesta una jugada en el área del Real Madrid AFP RONALDINHO NO CORRESPONDE A RIJKAARD Le dio la titularidad después de una semana de debate y el brasileño agotó por completo el poco crédito que le quedaba con una actuación impropia ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Le concedió Rijkaard la penúltima oportunidad a Ronaldinho y el brasileño no le devolvió el favor. Definitivamente, no está para el fútbol y ayer perdió toda su fuerza en el calentamiento. Juega a ritmo de tortuga y, por momentos, resta más que suma. Fue antes de que empezara a rodar el balón cuando se le vio más activo. Salió al campo como un toro ataviado con un chubasquero, rompiendo la armonía colectiva. Él es diferente. Se marcó un par de carreras que le dejaron extenuado y luego ya se puso a juguetear con la pelota, la única que le comprende. Abrazos, arengas y saludos a una grada que le indultó de primeras y le castigó Con una defensa adelantada y agresiva, y las líneas muy juntas, obligó al Barça a jugar en largo, como no sabe después de su enésima entrega de mediocridad. Y esta vez no fueron silbidos aislados. Apenas treinta segundos tardó en entrar en juego y su primera intervención fue perder el balón en un control sin mayores complicaciones. La primera vez que encaró Ramos le salió rana y sólo aportó peligro a la media hora de la primera mitad. Su chute, después de una buena jugada de Iniesta por banda derecha, lo rechazó a contrapié Casillas. Escorado en el flanco izquierdo, vivió el segundo acto de forma pasiva. Ni siquiera se ofreció para rescatar al equipo y sus intentonas fueron tan previsibles como improductivas. Se retrató una vez más y ya no le queda nada de crédito. Ayer era el día para volver, pero ha dimitido. Pepe, omnipresente, se comió a Eto o, y Baptista impuso la ley de su fuerza en el centro del campo