Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 24 s 12 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 69 Muere Julien Gracq, el más secreto de los autores franceses de su época El novelista y ensayista, que tenía 97 años, fue hospitalizado a principios de esta semana JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS. Ha muerto Julien Gracq, seudónimo literario de Louis Poirier (Saint- Florent- leVieil, 1910- Angers 2007) el más secreto de los grandes escritores franceses de su tiempo. Ensayista, crítico, autor de misteriosos relatos y novelas, aristócrata de la lengua y el estilo, con una concepción intachable de la cultura, que consideraba víctima de las industrias de la incultura y las mafias filantrópicas. Profesor de historia y geografía, lector fiel y riguroso de los románticos alemanes, sintió una primera y pronto abandonada fascinación por el surrealismo, que le valió una amistad distante con André Breton, que fue uno de sus primeros mentores. El segundo de sus autores tutelares fue Ernst Jünger, cuyo Sobre los acantilados de mármol serían determinantes en su carrera. En bastante medida, toda la obra literaria de Gracq, secreta y determinante, quedó orientada entre 1930 y 1950. Antes de la segunda guerra mundial, el joven profesor escribió su primer libro, En el castillo de Argol (1938) rechazado por todos los grandes editores finalmente editado por José Corti, el editor de los surrealistas, el padre de un hombre asesinado en Buchenwald como colofón del trágico comportamiento de los comunistas franceses en el campo nazi. Gracq sería fiel a José Corti durante toda su vida, rechazando todas las tentadoras ofertas económicas que llegarían con la fama, años más tarde. En 1943, Gracq descubre Sobre los acantilados... de Jünger, una novela legendaria, que tendría una influencia capital en la obra de Gracq. Sus parábolas, metáforas, relatos simbólicos, su fascinación por la historia y las fábulas vienen del romanticismo y de ese libro celebérrimo de Jünger. En 1950, Gracq saca las consecuencias últimas de su hondísimo compromiso íntimo con la lengua, la escritura, la cultura, y publica un panfleto célebre: La literatura en el estómago. Una obra imprescindible. Un texto escrito con una prosa de la más alta escuela clásica, denunciando el comportamiento de las industrias de la incultura, saliendo al paso de todas las mafias filantró- Rajoy defiende en Santiago la supresión del canon digital ABC SANTIAGO. Mariano Rajoy, el máximo dirigente del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el presidente nacional de Nuevas Generaciones, Nacho Uriarte, y Víctor Domingo, dirigente de la Asociación Española de Internautas, se dieron cita ayer en Santiago de Compostela para solicitar la supresión del canon digital, según informa Ep. El acto tuvo lugar en un céntrico ciber- café y al mismo acudieron varios senadores y diputados populares y el portavoz municipal del PP de Santiago, Gerardo Conde Roa, quien protagonizó un pequeño altercado con un grupo de manifestantes de la Compañía de Radio y Televisión de Galicia por el bloqueo que el PP mantiene sobre la oposición para cubrir 220 puestos de trabajo. Mientras esto ocurría en el exterior, en el interior Nacho Uriarte abrió el acto con una intervención en la que advirtió de que a partir de enero, comenzará una campaña fuerte y férrea para que Rajoy sea presidente y el canon digital sea eliminado Además, consideró que la negativa del PSOE a retirar esta tasa demuestra la altura política de un Gobierno que actúa contra los ciudadanos y contra los jóvenes, a los que criminaliza con este gravamen afirmó. Luego le tocó el turno a Víctor Domingo, que mostró su apoyo a los populares en la decisión de retirar el canon digital. Finalmente, Mariano Rajoy recordó su decisión de eliminar el canon digital si resultaba elegido. A la conclusión de su discurso, alrededor de una treintena de jóvenes compostelanos se acercaron para mostrar su apoyo al candidato popular, ovacionándolo entre gritos de ¡Presidente, presidente! Un autor entre la fábula y la historia Novela: En el castillo de Argol (1938) El mar de las Sirtes (1951, premio Goncourt) Un beau ténébreux (1945) La península (1970) Poesía: Gran libertad (1946) Teatro: El Rey pescador (1948) Ensayo, crítica, viajes y artículos: André Breton (1948) La literatura en el estómago (1950) Un balcón en el bosque (1958) Preferencias (1961) Letrinas I y II (1967, 1974) Las aguas estrechas (1976) Leyendo escribiendo (1980) La forme de una ciudad (1985) Diario del gran camino (1992) Alrededor de las siete colinas (1988) Entrevistas (2002) Primer libro rechazado confunden las iluminaciones oníricas y un estilo olímpico, de la más alta escuela retórica francesa. Sus grandes libros de crítica literaria, comenzando por su André Breton (1948) culminando por la serie de sus Letrinas (1967 1974) son textos muy finos, escritos al escalpelo. Jünger pensaba que Gracq era uno de los más grandes prosistas franceses del siglo XX. Su crítica es una reflexión de fondo sobre el destino de su lengua. A caballo entre las fábulas y el libro de viajes, Julien Gracq también escribió misteriosas obras como Las aguas estrechas (1976) Alrededor de las siete colinas (1988) o Diario del gran camino (1992) donde aflora de manera muy bella su formación profesional de historiador y geógrafo. Gracq vivió toda su vida lejos de las sociedades literarias parisinas, ejerciendo como profesor de instituto en Quimper, Nantes, Amiens y París. Su consagración monacal a la escritura tenía algo de quimérico combate. Un escritor solo, consagrado a trabajar, en secreto, en soledad, contra el vampirismo endemoniado de las modas y las industrias de la incultura. Recluido en un pequeño pueblo encantador, Saint- Florent- le- Vieil, escuchando las voces del silencio, la tierra, la geografía y la historia, que son la materia última de su obra. Entre fábulas y libros de viajes Julien Gracq AFP Ensayista, crítico y autor de misteriosos relatos y novelas, fue un aristócrata de la lengua y el estilo Gracq vivió lejos de las sociedades literarias y fue profesor de instituto en Quimper, Nantes, Amiens y París Críticas del PSOE picas. Anunciando su retiro íntimo, lejos de la charca libresca parisina. Un año más tarde, Gracq fue galardonado con el premio Goncourt por su novela El mar de las Sirtes. Fiel a su disciplina personal, Gracq rechazó el premio, se negó a recibir ningún galardón. Y se recluyó definitivamente en su provincia profunda. Datan de aquellos años las tentaciones económicas de los grandes editores que habían rechazado su primer libro. Gracq rechazó todas las ofertas. Incluso decidió prohibir la publicación de sus obras en ediciones de bolsillo. Gracq sería siempre fiel, hasta el fin, a la modesta y nobilísima casa editorial de José Corti, sencilla, humilde, pero con un catálogo ejemplar. Las grandes novelas y relatos de Gracq, comenzando por En el castillo de Argol, son misteriosas fábulas donde su Por su parte, la secretaria de Economía del PSOE, Inmaculada Rodríguez- Piñero, criticó ayer en Madrid que el presidente del PP haya cambiado de postura con fines electoralistas respecto al canon digital ya que, recordó, los populares votaron en 2006 a favor de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que establecía la obligación del canon RodríguezPiñero acusó a Rajoy de hacer un uso electoralista extremo con el tema del canon y reiteró que su partido también defiende con su apoyo al canon a los creadores, ya que, dijo, son ellos los que dotan de contenidos las nuevas tecnologías. Sin contenidos, las nuevas tecnologías no sirven de nada