Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -12- -2007 La ATP suspende a dos tenistas italianos por realizar apuestas por internet 113 Potito Starace, seis semanas sin jugar; Daniele Bracciali se perderá tres meses Al calor de un café Luis Suárez y Alfredo di Stéfano desgranaron recuerdos de sus duelos y del fútbol en general que la gente sabía que podía haber fichado por el Madrid y se fue allí. Pero indio blanco, que soy yo, sabe bien la historia. Se adelantó Tamburini, el textil. Eran dos hermanos que viajaban mucho para comprar telas, le vieron en La Coruña y se lo llevaron. Aquí a lo peor nos quedamos un poco parados, porque ya sabíamos que este chico era bueno. Yo cuando jugábamos o nos veíamos en la selección le decía que se viniera al Madrid, que le hacíamos un hueco. -Luis Suárez. Era cuando la polémica con Kubala. Laszi tuvo una lesión muy grave y dejó de jugar. Ahí fue donde yo di el gran salto y después, cuando se puso bien, surgió la polémica. Unos aficionados estaban con Kubala y otros conmigo. Pero era ilógico, yo no jugaba en su puesto. Si no lo hacía yo lo haría otro. Alfredo sabía que en Barcelona había esa polémica y me tentaba para que me viniera. Vente para acá que completamos la ópera, me decía. Pero entonces no había nada que hacer. Un futbolista no tenía los derechos de ahora. Si el club no quería te quedabas allí para toda la vida. Lo que dice Alfredo del Deportivo y mi fichaje por el Barça es verdad. Se adelantaron ellos, pero a mí me metieron en la operación de rebote. El Barça a quien quería de verdad era al uruguayo Moll. El presidente del Deportivo de entonces no creía en mí y bien que se arrepintió luego, porque no se le perdonaron hasta que se murió, y me metió en el paquete. Me valoraron en 50.000 pesetas y a Moll, en 400.000. -Di Stéfano. Pero el Madrid había ido a verte jugar, -Luis Suárez. Sí, fue Ipiña, que era el secretario técnico. Me vio en un partido en Riazor contra el Valladolid y yo ni la toqué. Era un crío de 18 años y me cogieron entre Ortega y Lasala, dos medios veteranos, y ni la vi. El informe que hizo no debió ser bueno y posiblemente su error fue no volver a verme más. Fíjate, cinco años después el Barça me vendió al Inter por 25 millones de pesetas más un partido amistoso en el que se llenó el estadio y sacaron otros cinco. Me tuve que ir a Italia para completar mi obra de arte. -Di Stéfano. Siempre me gustó jugar contra el Barça, pero realmente en aquellos tiempos me preocupaban más los partidos contra el Atlético. Si perdías con el Barça estaban a seiscientos kilómetros y no te hinchaban las pelotas los aficionados. Pero si perdías con el Atlético no se podía ir por la calle, los aficionados en las oficinas, en los bares, se puteaban -Luis Suárez. Allí el rival era siempre el Madrid. Hubo una época que el ochenta por ciento del equipo eran catalanes y siempre se motivaban. Biosca, Segarra... esos días salían a tope. No sólo era la rivalidad de la Liga, sino también de la Copa, de la Copa de Europa, en la que nos enfrentamos dos veces. La primera ganaron ellos, la segunda nosotros y fue la primera vez que el Madrid perdió una eliminatoria en Europa. -Di Stéfano. Sí, esa fue la de los árbitros ingleses, era la 60- 61. Fue la de Dios, nos anularon tres o cuatro goles allí. Le decíamos de todo al árbitro, pero no entendía ni papa de español. -Luis Suárez. Bueno, no creo que fuera para tanto, alguna vez teníais que perder y ya está. Además el Madrid creo que es el menos indicado para hablar de los árbitros. Ja, ja, ja... Para mí el clásico más especial fue uno de Copa que ganamos en Chamartín. El Madrid venía de ganar la Copa de Europa, perdíamos 0- 2 al descanso y en el segundo tiempo ganamos 4- 2. Yo marqué dos goles y Kocsis otros dos... -Di Stéfano. No me hablés de aquel partido. Lo recuerdo como si fuera hoy. A nosotros se nos lesionó alguien y yo me tuve que poner de defensa. Uno de los goles de Kocsis fue de cabeza, le marcaba yo, me adelanté al balón y le metí la cadera... Ya verás donde va éste, pensé, y el tipo saltó por encima de mi cabeza y yo estaba saltando, me pasó por arriba... -Luis Suárez. ¿Sabes quién jugaba muy bien siempre estos partidos? Gento. Paco nos machacaba. Puskas también nos hacía muchos goles. A Di Stéfano le vigilábamos muy de cerca porque era la referencia. Le poníamos a Vergés por todo el campo, pero era imposible marcar a alguien que se mueve por todo el campo. A mí había un medio del Madrid que nunca me dejaba tocarla, Vidal. Era potente, rápido. Y me secaba. -Di Stéfano. También me marcaba unos años antes Flotats. En lo de Gento tienes razón. Para mí Luisito y Gento han sido los dos mejores jugadores de España, lo digo así a bote pronto, sin pensar. Bueno, y Del Sol ahí estaba también. Luisito era muy bueno. Manejaba las dos piernas. Ponía el balón donde quería desde cincuenta metros. Tenía un buen remate... -Luis Suárez. Si hubiéramos pillado esta época, ¿Verdad? Alfredo no tendría precio. Ya no hay jugadores tan completos que lo hagan todo bien. Se rompió el molde con él. PP La muchachada del Inter y la baja de Messi Diez de la mañana. La cita es cerca de la casa de Don Alfredo. Luis tiene que regresar a Milán. Justo enfrente, un boliche nuevo, susurra con acento porteño. Mira, se llama Amalfi, como el pueblo italiano. Sabían que íbamos a venir un medio italiano como tú y otro medio italiano como yo. Yo tengo antepasados precisamente de esa zona, de Nápoles... Nos sentamos. Un cortado para Luisito, un descafeinado con sacarina para don Alfredo. Se enfrascan a hablar de fútbol. A los dos les parece que Messi es muy bueno, que tiene cosas de Maradona y que es una pena que no pueda jugar hoy. Se pasan al fútbol italiano. Suárez comenta que Samuel está realizando una gran temporada en el Inter. Cambiasso también, Solari juega menos. Yo sigo a la muchachada porque estuvo aquí, dales recuerdos cuando les veas. Así que mañana (por hoy) jugáis contra el Milán... Ahora sois mejores, estáis sobrados Suárez le devuelve el cumplido. Debéis ganar. el Roma juega muy al ataque, van todos para arriba y atrás dejan huecos. Así ganamos al Liverpool y nos vemos en semifinales LUISITO A DON ALFREDO Como conocía la polémica con Kubala, me decía que me viniera al Madrid para completar la ópera El rival siempre fue el Madrid. Teníamos un ochenta por ciento de catalanes que se crecían y motivaban Este Barça no se parece al de hace dos años y el Madrid está fuerte, pero parece que se queda algo dentro