Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
106 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 23- -12- -2007 ABC El peor de los pecados es repetirse Manuel Borja- Villel s Nuevo director del Museo Reina Sofía JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Con la cabeza a mil, entre la alegría por la elección de su proyecto para dirigir el Museo Reina Sofía y la responsabilidad de asumir un centro sumido en una grave crisis. Manuel Borja- Villel vivió ayer un día frenético, desde que, minutos antes del mediodía, recibió la llamada del ministro de Cultura, en la que le comunicaba que era el ganador del concurso internacional. Desde ese momento, pasó el resto de la jornada pegado al teléfono, hablando con políticos, patronos, colegas de medio mundo, ya que se trata de un profesional de marcado prestigio internacional, y también a los medios de comunicación. -Lo primero que quiero hacer es hablar en persona con los patronos porque yo sigo siendo empleado del MACBA, para explicarles por qué creo que justo ahora es el momento de dejar el centro. -Hay mucho por hacer, pero ¿por dónde va a empezar? ¿Se puede explicar algo así? -Entre las razones que aduce el jurado para elegirlo, destacan la visión de red que da perspectiva a su trabajo. -Hay que hacerlo, porque el MACBA está en una situación bastante buena- -aunque me esté feo decirlo a mí- se ha logrado un amplio consenso sobre el modelo a seguir, y hay un equipo excelente que ha creado ya toda una trayectoria, que se ha convertido en cierto reconocimiento, así que si había que hacer un cambio, es ahora. Manuel Borja- Villel, en las salas del MACBA, en una imagen reciente la ni mucho menos el enfoque o la visión de un museo tan distinto como es el CARS. ningún museo, es como decirle a un escritor cuál es su libro soñado: pues el que quiere escribir, el que está por hacer, si no sería indefectiblemente o una copia de otros, o una copia de sí mismo. INES BAUCELLS -Si quisiera hacer lo del MACBA en el Reina Sofía habría dos problemas: primero que no me creería el propio MACBA, al pensar que es traspasable a cualquier sitio, y quien me conoce sabe el valor que yo le he dado a la especificidad de cada museo. Segundo, si tratase de copiar el modelo aplicado en Barcelona, no habría entendido jamás la dimensión, la esca- -Pero hay quien desconfía de que la receta aplicada en el museo barcelonés pueda resultar en el CARS. -Trabajar en red es fundamental. Un museo solo puede hacer muy poco hoy día, hay que crear una red de museos. Por ello me gustaría hacer una transición que sirviese para crear más fuerza y no disminuirla, también en el MACBA -Es completamente otro museo, es un tipo de colección muy distinta; ocupa otra posición, porque es el museo nacional de España y no el museo contemporáneo de Barcelona. Dicho esto, también quiero dejar claro que uno no se acuesta negro y se levanta blanco. -La principal diferencia estriba para usted en... Implicar al público con afecto, no con el frío magisterio Siempre ha prestado especial atención a dos cosas fundamentales: la historia que el museo cuenta y cómo implicar al público. El museo ha de ser menos grandilocuente, más cercano; no guardar distancias. Pasolini propuso en Cartas Luteranas una pedagogía revolucionaria: en lugar de fijar la atención en la figura paternal, en el maestro, orientémosla hacia la vida y las cosas. De este modo aprenden los dos, y no bajo un criterio de autoridad, sino bajo el cálido motor del afecto recordaba hace poco a ABC. Por ello acentuará en su nuevo destino la creación de un programa educativo- -el del MACBA abarca desde preescolar a posgrado- -y un sentido original de la custodia de las obras, que enganchará al público. -Y las copias son... -El peor pecado es repetirse, así sea de modelos realizados o de otros que ya existen. -El primer paso es aterrizar... ¡aterriza como puedas! (se ríe) y luego haré lo que he hecho siempre, es decir, hablar con todo el mundo, con la gente del museo, con la gente de fuera. Y a partir de ahí, hacer un diagnóstico, aunque ya puedo tener, como es lógico, algunas intuiciones. Entonces, y sólo entonces, crearemos un plan de trabajo. -Entonces ¿cuál será el primer paso? ¿Cuál es el peor pecado que, como director del CARS, no querría cometer? -Es curioso, algo parecido me preguntaron en la larga entrevista del concurso. Le aseguro que yo no sueño con imitar a -Claro, porque no voy a cambiar todo: uno evoluciona y negar eso no sería razonable. Yo no soy el mismo de hace diez años. Pero una cosa es la evolución y otra la propia contradicción, y soy fiel a una línea coherente. Eso continuará, pero no haciendo lo del MACBA en el CARS, porque no me creería ninguno de los dos. -Es decir, que seguirá un modelo que no supondrá una ruptura con su propia trayectoria... -Sólo así contaremos bien una historia, que para usted ha sido siempre lo fundamental en los museos... -Contar una historia, sí, es lo fundamental, pero en el caso del Reina Sofía ha de ser además una historia muy plural, compleja, rica y, por supuesto, nacional. Tal y como es este país. chos hacen una película sin darse cuenta de que el espectador es quien nos mira. Por eso los grandes, como Godard, son conscientes de que el público está mirando y lo tienen en cuenta al narrar. Es una asignatura pendiente que va más allá de lo coyuntural, son problemas globales. ¿Por qué ha incluido en su proyecto la idea de un archivo del siglo XXI? -Otros aspectos valorados del proyecto han sido la implicación del público y el impacto social. -Lo social, lo educativo, es un trabajo que queda por hacer, pero hablo muy en general, no sólo en los museos. Estamos acostumbrados, incluso en el cine, a ver al otro y no darnos cuenta de que el otro nos mira. Mu- -Podríamos hablar, tal vez, de un archivo de archivos, porque el CARS, a diferencia del MACBA, sí que es un museo de arte del siglo XX. Por eso creo que aquí la historia es elemento fundamental que debemos saber contar. Si no hacemos nosotros el relato de nuestra propia historia, ¿quién puede hacerlo en nuestro nombre?