Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 s 12 s 2007 Segundo premio s Con sabor netamente catalán LOTERÍA 59 55469 Barcelona Segundo premio Detalle de honradez Fía un décimo con premio a su empleado El empresario frutero Francisco Martín, de Motril (Granada) fio ayer un décimo a su empleado Diego Muñoz, que pasaba por una difícil situación económica. También guardó otro a un cliente que siempre jugaba pero este año no lo había hecho. El déficit menos gravoso Cataluña recupera parte de la inversión Sin contar las pedreas Cataluña habrá recuperado en premios más de 260 de los 475,6 millones jugados en este Sorteo de Navidad, en el que cada catalán se ha gastado, según los últimos datos facilitados por Lotería Nacional, una media de 66,08 euros. EFE La suerte sí llega (no como el AVE) Una administración de la plaza Urquinaona de Barcelona repartió íntegramente el segundo premio de la Lotería. Cuarenta millones que salieron de su ventanilla fueron a Granada, 4 a Huesca, y otros 30 se vendieron en un bar de la capital catalana JANOT GUIL BARCELONA. Reza el dicho catalán: Barcelona és bona si la bossa sona (Barcelona es buena si la bolsa suena) Y a fe que la capital catalana fue ayer muy buena para muchos. Al menos por un día, nadie se acordó de los socavones del AVE que no llega, ni de los apagones veraniegos. La administración número 97 de la Ciudad Condal, ubicada en la céntrica plaza Urquinaona, repartió íntegramente el segundo premio de la Lotería de Navidad, el 55469. Sólo quedaron por vender cinco series de este número que la administración devolvió a última hora. Desde la ventanilla de esta administración viajaron 180 millones de euros hacia varios destinos, no sólo Cataluña. Treinta series, 30 millones de euros, fueron compradas por un bar de Barcelona situado al lado del mercado de Sant Antoni, Granja Manolita, que llevan 15 años abonados a este dígito que vendieron entre sus clientes en décimos y participaciones. Otras 40 series, 40 millones de euros, tomaron rumbo sur y recalaron en la provincia de Granada, concretamente en los municipios de Armilla, donde la cafetería Jardines repartió entre sus vecinos cien décimos del 55469, y Motril, en la que la empresa Motrileña de Frutas vendió 300 décimos. Finalmente, otro bar, el Nou Sebas de Lérida, también vendió 12 décimos del segundo premio. El resto de mi- La alegría se desbordó ayer en el bar La Manolita, de Barcelona, que repartió 30 millones de euros llones que partieron de la administración de la barcelonesa plaza Urquinaona, quedaron muy repartidos en ventas por ventanilla, gente de paso según confirmó ayer Pedro Fortuño, uno de sus propietarios. De espaldas a la fachada de la sede de su administración, ante el pelotón de periodistas que le fusilaban a preguntas, Fortuño lucía en la mañana de ayer una imborrable sonrisa, aunque afirmaba que ni él ni su familia se habían quedado con alguno de los décimos premiados. Aunque no me ha tocado, estoy muy contento dijo, y presumió de antecedentes de buena fortuna: Vendimos una vez décimos del primer premio del Niño y otra vez repartimos también parte del segundo premio de El Gordo La concurrida acera de la administración, que tiene enfrente una parada del Metro, fue ayer un hormiguero de curiosos, periodistas y hasta algún que otro agraciado que se presentó por allí. do el segundo premio, del que compré un décimo. Ahora iré a decírselo a mi hija y a mi nieto. Mi mujer todavía no lo sabe porque está en la peluquería explicó Martín. En el día de San Tópico al agraciado le abordaron enseguida con la manida pregunta, ¿a qué destinará el dinero? Me servirá para tapar agujeros respondió el hombre, otra respuesta de manual. Media hora después que Martín, apareció por allí una joven pareja. Era Román Baqués y su novia, una joven alemana de nombre Ira sí, sí, se escribe como la ira Impúdico cuando no imprudente, Román, de 25 años, portaba en mano un décimo original premiado, un número que se quedó a regañadientes después de que en la administración agraciada le comunicaran que no tenían el que él andaba buscan- ELENA CARRERAS Tapar agujeros A las 11.20 horas, apareció en el lugar de los hechos Martín Llanguas, de 65 años, un comprador habitual del establecimiento que había adquirido un décimo. Temblando al verse ante tanto micrófono y cámara, el hombre detalló su suerte. He venido a la administración y me he enterado que había toca- Pensaba que el 55469 era un número feo, pero acabé por comprar un décimo; ahora me gusta do, el 141. Pensaba que el 55469 era un número feo, pero acabé por comprar un décimo. Ahora me gusta comentó jocoso. Germán e Ira repartirán los 100.000 euros ganados entre la familia declararon, por lo que se presumía que en breve su móvil empezaría a sonar hasta quedar afónico de batería. Nuestra parte la destinaremos quizás para pagar parte de un piso dijo Germán, aunque añadió que al precio que están el premio no les alcanzará para cubrir todo el gasto. Por si no tenía claro cómo gastarse su dinero, a este joven le salieron amigos en plena calle. Un trabajador de una sucursal bancaria de la zona se le acercó y le intentó persuadir para que ingresara el décimo en su entidad. Te daremos un seis por ciento de interés le soltó como cebo. Pero, de entrada, Germán no picó.