Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ECONOMÍAyNEGOCIOS Sectores DOMINGO 23 s 12 s 2007 ABC Las ayudas a los viticultores en la nueva OCM serán de hasta 180 millones ABC TOLEDO. El secretario general del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) Josep Puxeu, explicó ayer que la ayuda directa al viticultor prevista en la nueva Organización Común del Mercado (OCM) del vino contará con una partida anual de entre 150 y 180 millones de euros, casi la mitad del presupuesto anual que tendrá España. En una entrevista en la radio autonómica de Castilla- La Mancha (RCM) Puxeu señaló que Castilla- La Mancha, la región con mayor extensión de viñedo del mundo, y que tradicionalmente ha destinado parte de su producción al alcohol y al mosto, será por tanto la mayor receptora de fondos Asimismo, explicó que la nueva OCM parte de un presupuesto en términos medios de unos 420 millones de euros al año, frente a una cifra parecida de la OCM en vigor Sin embargo, dijo que una parte importante del dinero se pierde por el camino El nuevo panorama inmobiliario traerá numerosas fusiones empresariales España será escenario de grandes inversiones europeas, según Aguirre Newman MARIO SÁNCHEZ GUILLÉN MADRID. Este final de año está siendo especialmente prolijo en malas noticias para el sector de la vivienda residencial. A las noticias de los empresarios de que las ventas y la construcción de obra nueva está cayendo- -con peligro de destruir 500.000 empleos- -se han sumado los informes que apuntan a una caída de los precios de entre un 5 y un 15 para el año que viene. Crisis para unos, normalización del sector para otros, lo cierto es que el ciclo inmobiliario ya ha cambiado y que nos dirigimos a un nuevo panorama cuyo futuro es todavía incierto. Y en este nuevo panorama, todas las compañías del sector (grandes, medianas y pequeñas) serán las primeras en verse afectadas, y se producirán un buen número de operaciones corporativas en el medio plazo, según un reciente estudio publicado por la consultora Aguirre Newman. Este informe considera que España será el escenario de las operaciones europeas en el sector, debido a que sigue siendo uno de los mejores mercados para la inversión inmobiliaria. Las previsiones de este estudio para el medio plazo han podido, sin embargo, observarse esta semana. Por ejemplo, con el sorprendente anuncio de que Colonial y Gecina (recién desmembrada de Metrovacesa) negocian su fusión, que crearía un nuevo gigante inmobiliario europeo con una valoración de activos de alrededor de 25.000 millones de euros, una operación con un alto sentido estratégico. Respecto a las grandes cotizadas españolas (Metrovacesa, Reyal Urbis, Colonial, Astroc, Martinsa Fadesa, Vallehermoso y Hábitat Ferrovial) que de hecho ocupan cinco de los diez primeros puestos en el ranking de las mayores inmobiliarias europeas, tendrán cada vez más protagonismo en un sector que seguirá dando dinero, pero no tan fácil como lo ha hecho hasta ahora. Estas grandes empresas ya hace tiempo que previeron la situación, por lo que iniciaron procesos de fusión para buscar sinergias. En este contexto se explica la posible operación entre Gecina y Colonial, pero también la compra de Fadesa por Martinsa (cerrada en abril de este año por Aspecto de la última edición del Salón Inmobiliario de Madrid un importe de 4.045 millones de euros) la de Inmocaral por parte de Colonial (aprobada dos meses antes por 3.500 euros) o la de Urbis por Reyal (en febrero, 3.317 millones) Hay que tener en cuenta que, durante estos años, el sector ha estado tremendamente fragmentado, hasta el punto de que, en 2005, de 710.000 viviendas vendidas, las grandes inmobiliarias que cotizan en Bolsa sólo entregaron 19.637, un número que supone un exiguo 2,7 del mercado. A mediados de 2007, se cifraban en 60.000 las empresas dedicadas en mayor o menor medida a este negocio, pero no hay duda de que esta situación desaparecerá. De hecho, tanto los grandes empresarios del sector como los analistas ya han trazado el retrato robot del tipo de compañía que no resistirá la nueva coyuntura: tamaño pequeño, con corta existencia y promociones sobre todo en la costa. JAIME GARCÍA Investigan la gestión del BCP, el mayor banco privado de Portugal BELÉN RODRIGO. CORRESPONSAL LISBOA. El gobernador del Banco de Portugal, Vítor Constancio, quiere forzar la salida de la actual dirección del Banco Comercial Portugués (BCP) la mayor entidad financiera del país, para intentar poner fin a la crisis que atraviesa desde hace meses. La Comisión del Mercado de Valores Inmobiliarios (CMVM) ha finalizado una investigación preliminar sobre la gestión del grupo encontrando indicios de supuestos delitos. Entre las denuncias está una sobre la concesión de créditos, por valor de 700 millones de euros y que generaron prejuicios de por lo menos 200 millones, a sociedades off- shore para que éstas comprasen acciones en los aumentos de capital de la entidad financiera. Constancio no quiere a los actuales administradores del banco y todo indica que el nuevo presidente del BCP será Carlos Santos Ferreira, actual responsable de la Caixa Geral de Depósitos. Cinco de las diez mayores del sector en Europa son españolas Compañía Valor (mill. euros) Land Securities British Land Unibail Rodamco METROVACESA Fonciere- Beni Stabili MARTINSA- FADESA COLONIAL GECINA Klepierre REYAL URBIS 24.000 24.000 21.600 16.000 14.000 13.000 11.500 10.400 9.500 9.400 en Francia con capital español Adiós a la atomización La salida a Bolsa de las no cotizadas es otro elemento clave para encontrar la financiación Para las grandes, cita el informe de Aguirre Newman, la nueva coyuntura pasará porque tendrán que buscar nuevos socios para crecer o nuevas fuentes de financiación, sobre todo si se tiene en cuenta que las constructoras y los bancos y cajas, los dos tipos de compañías que han aupado a las inmobiliarias durante el boom han decidido ahora salir en su mayoría del negocio. Las primeras, como Ferrovial o Sacyr, viran hacia las concesiones, mientras que las financieras, como La Caixa o BBVA, tienen mucho interés en la energía. Por ello, la salida a Bolsa, que es otra fórmula para buscar financiación, también se está generalizando. Solamente este año ya han debutado en el parqué Aisa, Realia y Reyal, aunque Tremón se ha echado atrás en la misma línea de salida y ha parado su OPV porque no se dan las condiciones adecuadas en el sector. Muchas pequeñas compañías podrían desaparecer Si está previsto que las grandes compañías promotoras e inmobiliarias tengan que buscar sinergias para ser más competitivas ante el nuevo ciclo, para muchas de pequeño tamaño el futuro es más complicado. Hay consultoras como Acuña y Asociados que apuntan a que tres de cada cuatro promotoras pueden quebrar con el fin del boom en el sector inmobiliario. Hay que tener en cuenta que una cosa son las empresas que han hecho del ladrillo su negocio estable y consolidado, y otras las que han surgido al calor de la especulación, con carácter muy local y perspectivas a corto plazo. Las primeras, según Acuña y Asociados, seguirán adelante, sobre todo teniendo en cuenta que el comprador de vivienda se ha vuelto ahora mucho más exigente y valora más conceptos como atención y profesionalidad. En cuanto a las segundas, muchas ya están cerrando (4.200 inmobiliarias lo han hecho hasta septiembre de 2007) pero la mayoría se van con los bolsillos llenos.