Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23- -12- -2007 El cardenal de Londres ofició la ceremonia de la conversión de Blair al catolicismo 37 LA ÚLTIMA BATALLA GANADA A LOS TALIBANES Basnleng Bombardeos norteamericanos Retirada talibán hacia las montañas Talibanes Fuerzas de la OTAN Más opio, más terroristas Los dos problemas principales de Afganistán son la producción y tráfico de opio y el terrorismo Así lo recogieron Karzai y Sarkozy en el comunicado emitido por los presidentes tras la entrevista que mantuvieron en Kabul. La conclusión, sin embargo, llega tarde POR MIKEL AYESTARAN MADRID. En Afganistán, la droga y el terrorismo se han convertido en parte de la rutina diaria. El colapso del régimen talibán y la llegada de las fuerzas internacionales en 2001 sirvieron de esperanza para un pueblo afgano que, después de tantos en permanente conflicto, se disponía a saborear las mieles de la paz, el progreso y la seguridad. Seis años después, con sólo cuarenta mil soldados desplegados en este enorme país y miles de muertos (entre ellos muchas víctimas civiles) la producción de opio se ha duplicado y los talibanes controlan de forma absoluta las provincias del sur del país. Los cultivos de adormidera en Afganistán ocupan en 2007 unas 193.000 hectáreas, según el informe anual emitido por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y elDelito (ONUDD) Ni la presencia de tropas, ni los planes antidroga, ni los miles de millones de dólares donados para ayudar al país han evitado que en una sola provincia como Helmand se haya producido más droga ilegal queen países enteros como Colombia (cocaína) o Marruecos (cannabis) Los resultados son muy malos, terriblemente malos, porque el cultivo se ha incrementado en un 17 hasta alcanzar un nivel histórico recogía el informe del organismo internacional que culpaba de esta situación al mal gobierno, a un sistema judicial débil y a la corrupción Los expertos vinculan este récord de producción de adormidera con el aumento de poder de la insurgencia en el sur del país. Hay elementos que indican un cierto crecimiento de la actividad de Al Qaida, y naturalmente es algo que nos preocupa señaló el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, en Kabul. Los mandos internacionales en Afganistán reclaman el envío urgente de más efectivos- -los más optimistas piden que se duplique el número actual de soldados- -para poder hacer frente a los talibanes, pero de momento esos nuevos efectivos no llegan y la presencia de la fuerza extranjera es sólo simbólica, apenas pueden llegar a controlar las principales ciudades de cada provincia. Algunos expertos señalan que la confirmación de la salida de casi treinta mil soldados estadounidenses de Irak en los próximos meses puede significar su reubicación en suelo afgano, pero este extremo aún no ha sido confirmado por Washington, que es quien aporta más hombres a la misión (quince mil) seguido de Reino Unido, con ocho mil. Musa Qala ala usa Q Río M Now Zad Avance de las fuerzas afganas desde el sur Kajaki TURKMENISTÁN TAYIKISTÁN Sangin lm IRÁN N AFGANISTÁN Kabul Una guerra asimétrica Shurakian Gereshk 200 km que divide y fragiliza en el corazón de la OTAN es la posición de algunos aliados, que dicen compartir la misión común, pero no quieren tomar los riesgos que otros si están tomando Gates critica al Congreso por regatear fondos El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, criticó ayer duramente al Congreso de su país por la financiación intermitente que hace para las misiones en Irak y Afganistán. Gates consideró que con ello se perturba la planificación militar y se pone en peligro los logros realizados por las tropas norteamericanas. El Congreso aprobó la semana pasada una partida de 70. 000 millones de dólares (48. 600 millones de euros) para las operaciones de combate, si bien esta cifra es sólo la mitad de lo que el presidente, George W. Bush, había solicitado. Por otra parte, Gates se mostró cautamente optimista sobre próximas reducciones de tropas en Irak más allá de las ya previstas hasta el próximo verano, pero no quiso hacer ninguna proyección específica. Además, Gates dio a entender que a lo mejor era necesario incrementar el contingente en Afganistán, ante el empeoramiento de la situación allí. En septiembre, Gates planteó la posibilidad de que los niveles de tropas estadounidenses se puedan reducir hasta 100.000 para finales de 2008 si las condiciones en Irak siguen mejorando. Al mismo tiempo, subrayó que es una esperanza y no un plan y que dependerá de la situación. El ex presidente Jacques Chirac coqueteó en repetidas ocasiones con la tentación de retirarse prudentemente Sarkozy, por el contrario, confirma el compromiso y responsabilidad, aceptando la posibilidad de una presencia más activa. En la actualidad, en los distintos frentes afganos hay desplegados unos 60.000 soldados extranjeros. 40.000 bajo mandato de la OTAN y otros 20.000 en una coalición bajo mando norteamericano. Francia tiene unos 2.000 soldados, en distintas posiciones. Durante su vuelo de ayer, por el espacio aéreo afgano, el avión de Sarkozy estuvo escoltado por dos Mirage 2000 del arma aérea francesa, en misión permanente en el sur de Afganistán. Tras su encuentro con el presidente afgano, Hamid Karzai, Sarkozy insistió en que los aliados trasatlánticos no pueden aceptar que Afganistán se convierta en un Estado terrorista, como ya ocurrió entre 1996 y 2001. En la actualidad, los talibanes que intentan derrocar el régimen apoyado por Washington y la OTAN encuentran refugio en las montañas de Pakistán y reciben importante apoyo logístico y financiero de Irán. 60.000 soldados ABC PAKISTÁN Malos resultados ABC. es Vídeo de la visita relámpago de Sarkozy a Afganistán en abc. es internacional Hamid Karzai, presidente afgano Las fuerzas internacionales se enfrentan a una guerra asimétrica en la que además de los talibanes y los miembros de Al Qaida, deben combatir a todo un espectro de delincuentes y narcotraficantes, muy bien armados, que han ido llegando al país aprovechando el desbarajuste reinante. Las tropas extranjeras se han centrado exclusivamente en la lucha contra el terrorismo, con mayúsculas, y han dejado a estos criminales en manos de la recién nacida policía afgana, que nada puede hacer frente a ellos. El desafío afgano sigue siendo enorme, y en esa lucha por controlar el narcotráfico y combatir el terrorismo la comunidad internacional, también tendrá que luchar contra una corrupción que ha impedido que, pese a los más de 16 billones de dólares invertidos estos años, el país se estabilice. Los grupos de derechos humanos reclaman la salida inmediata del poder de los antiguos señores de la guerra, que gracias a la política están amasando fortunas incalculables estos días. Nadie puede trabajar en el país sin pasar por sus manos. Los porcentajes y participaciones de sus empresas en los proyectos internacionales son el peaje indispensable para poder ejecutar un proyecto y a lo largo de los próximos meses esta situación va a cobrar mayor importancia, ya que a comienzos de 2009 se celebran nuevas elecciones presidenciales en un país en el que el poder central de Kabul tiene cada vez menos influencia. Río He an d