Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 ESPAÑA El drama de la inmigración irregular DOMINGO 23 s 12 s 2007 ABC Momar Badiane enseña los murales que narran el drama de los cayucos en su restaurante La Clairvoyance en Yoff Profetas en tierra de cayucos Cada vez parten menos senegaleses en cayuco. Campañas institucionales y pequeñas organizaciones locales animan a sus compatriotas a no emigrar. Momar Badiane lo hace desde su restaurante de Yoff TEXTO Y FOTO: ERENA CALVO DAKAR. En Yoff, no hay alma que no le conozca. Empieza a oscurecer cuando llegamos a este barrio de pescadores a las afueras de Dakar, camino del aeropuerto Léopold Sedar Senghor. Una chica que lleva una prole de pequeños colgados del brazo nos señala un local. Momar debe de estar ahí, estaban trabajando en los equipajes de fútbol Cruzamos la calle y encontramos a Momar Badiane en su taller, con unos amigos. Nos recibe con una sonrisa en la boca y nos invita a pasar. En su minúsculo taller, mesas y sillas se esconden debajo de las camisetas para el equipo de fútbol de los niños de Yoff; Juegan con los chicos de otras zonas; es una forma de mantenerlos ocupados en algo que les gusta y que les aleja por un momento de la miseria en la que viven Son rojas, y en la parte superior, arriba del número, se lee en grandes letras blancas: Super stars Decenas de niños las visten orgullosos en Yoff, una auténtica fábrica de cayucos. Todos esos niños tienen familiares que han partido en piragua hacia Canarias, muchos piensan también en hacerlo; nosotros trabajamos para disuadirlos Momar tiene 30 años. Es todo un artista, el artista de Yoff. Pinta y esculpe, y por sus obras le conocen en todas las casas del barrio. Por ellas, y por su labor en la concienciación de los más jóvenes para que no se suban en una piragua. Dejamos atrás el taller y vamos hacia su restaurante. Lo montamos para reunir aquí a quien quisiera escucharnos para poner ideas en común y ver los aspectos positivos y negativos de coger un cayuco En menos de diez minutos llegamos a La Clairvoyance (en castellano, la clarividencia) es el restaurante de Momar Badiane. Un cayuco preside la entrada, como los que han cogido cientos de nuestros vecinos aquí en Yoff Él nunca ha pensado en alcanzar así Europa, pero sí que lo han hecho muchos de mis familiares y de mis amigos; algunos viven ahora en sitios como Barcelona o Madrid, pero otros han muerto, han desaparecido; es muy peligroso Y mientras lo dice, con la mirada perdida, pasamos al interior de su pequeño restaurante. Un centro destinado a ganar almas, o mejor, a no pederlas subidas en un cayuco. Momar es un profeta en su propia tierra. Y los jóvenes lo escuchan como se hace con una auténtica autoridad. Las paredes del restaurante nos recuerdan constantemente cómo pueden acabar, como terminan muchas de ellas las expediciones a bordo de una piragua. Sus manos han plasmado el sufrimiento de su pueblo, de otros tantos del continente africano, en fríos tonos pastel. Barça mba barsak se lee en un cayuco cargado de pasajeros. Le preguntamos qué significa. Es un juego de palabras en wolof. O todos estos- -señala la pared- -llegarán sanos y salvos a España, a Canarias, y podrán formar un equipo de fútbol, o acabarán en el cementerio El mural escenifica paso a paso el viaje. En la primera escena, unos chicos compran su pasaje a unos mafiosos, en la siguiente se les ve partir en cayuco, y en las dos últimas se representa el naufragio y el dolor de un superviviente que llora a sus compañeros con los familiares de los desafortunados. Con sus pinturas, y con su restaurante- -lo pusieron en marcha en marzo entre tres amigos- ayudamos a la gente que está en la calle y piensa en partir en piraguas; es un ejemplo de que se puede intentar hacer algo diferente Aunque Momar reconoce que para él también fue difícil: No recibimos ayudas, y gastamos unos 1.700 euros, aquí es mucho dinero y cuesta mucho reunirlo La solución de África, dice convencido, está en África y en los africanos y somos nosotros los que, aunque las cosas estén difíciles, tenemos que levantar nuestros barrios y crear nuestros negocios, es muy negativo perder a nuestra gente y de Yoff son muchos los que han perdido la vida Han visto muchas veces la muerte de cara. En cuanto a la efectividad de sus charlas, no son milagrosas, pero sí que se está creando una conciencia entre la gente, entre los jóvenes, de los peligros que entraña la travesía, y de la situación en que se quedan, sin papeles, muchos de los que consiguen escapar a las repatriaciones una vez han entrado en España Al cementerio... Disciplina, trabajo, éxito Babakar llegó en 2006 a Canarias en cayuco y fue expulsado. Ahora reúne dinero para volver: Iré a donde haga falta para lograrlo De camino hacia Yoff nos llamó la atención un enorme letrero que pende de una escuela infantil. En francés se lee disciplina y trabajo, igual a éxito pero en Senegal esa ecuación no se cumple en el ochenta por ciento de los casos. Babakar, también de Yoff,