Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 23 s 12 s 2007 Precampaña electoral s Carrusel de inauguraciones del presidente ESPAÑA 17 ZORRILLA, DELIBES Y... ZAPATERO La ministra de Fomento, exultante en la inauguración, citó al líder socialista en una lista de personajes ilustres de las letras de Valladolid POR ISABEL JIMENO SEGOVIA. Con una sonrisa que no se le iba del rostro ni siquiera al escuchar la sonora protesta en demanda de más infraestructuras en Castilla y León, la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, bajó más que orgullosa del primer viaje en tren de alta velocidad de la nueva línea Madrid- SegoviaValladolid. Esta vez sí, cumpliendo el horario previsto y en un vehículo verdaderamente AVE enganchado a la catenaria, el primer tren veloz arribaba a la estación vallisoletana de Campo Grande cuando el reloj marcaba 11.27 de la mañana. Acompañando al presidente del Gobierno, Álvarez pudo disfrutar de una de sus mejores jornadas de los últimos días después de vivir la histórica reprobación del Senado y con la inauguración de la línea de alta velocidad a Barcelona prevista para el pasado viernes aplazada sin fecha por las numerosas complicaciones surgidas en las obras. Quizá fue la emoción del momento la que la embargó en su discurso y la que la llevó a protagonizar la anécdota de la jornada. Sin ningún tipo de tapujo, Álvarez hizo alusión a personajes ilustres vallisoletanos de las letras como Rosa Chacel, Miguel Delibes, José Zorrilla y Núñez de Arce, entre los que, en medio de las risas de los allí presentes, no dudó en incluir al propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El siguiente en el turno, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, no pudo por menos de decir: Con este reconocimiento ya no me atrevo a darle la bienvenida a su casa A pesar de la polémica por la seguridad del AVE, el viaje inaugural concluyó puntual y sin ningún problema visible. Más de uno cruzó los dedos para que todo saliese bien cuando el tren comenzó a moverse por la vía 16 de Chamartín, hasta donde se acercaron Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón para despedir a Zapatero. La salida de la capital del Estado es uno de los tramos más lentos del trazado, pues casi hasta los túneles de San Pedro, la máquina no llega a alcanzar la velocidad punta. Escasos dos minutos para contemplar el paisaje madrileño y, a las 10.18, la boca sur del túnel de Guadarrama engullía la cabeza de pato del AVE. Y bajo tierra casi hasta Segovia, pues el tubo de 28,4 kilómetros que atraviesa la montaña ve la luz en las inmediaciones de la nueva estación construida en la ciudad de Segovia, que fue inaugurada por las autoridades. Pero es en la recta entre Garcillán y el intercambiador de ancho de vía de Valdestillas donde el tren alcanza la máxima velocidad- -300 kilómetros por hora- Un largo tramo que discurre por la llanura de Segovia y Valladolid en el que los motores se ponen a tope. Entre los aplausos de cientos de curiosos, a las 11.27, tras 61 minutos de viaje (sin contar la estancia en Segovia) y 179,5 kilómetros recorridos, la parada en la estación de Campo Grande marcaba el punto final. Pitidos y abucheos, en demanda de mejoras en las infraestructuras HENAR DÍAZ VALLADOLID. Los pitidos permanentes de centenares de manifestantes, las bajas temperaturas y el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad se aliaron en la mañana de ayer para aguar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el baño de multitudes que tenía pensado en el arranque de inauguraciones preelectorales. Una hora antes de que la comitiva hiciera su aparición por la estación ya eran casi trescientas las personas pertenecientes a las plataformas por el tren de Ávila y Aranda de Duero, la Asociación de Vecinos Delicias de Valladolid y los sindicatos CGT y de Circulación Ferroviario las que se habían apostado, con grupo musical incluido y otros tantos miles de ciudadanos, frente a la nave habilitada por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias para el acto de inauguración de la línea. Los más numerosos eran los procedentes de Aranda de Duero. Parapetados tras su pancarta y con una permanente pitada- -su ruido se pudo escuchar durante las intervenciones del presidente y la ministra- su portavoz, Daniel Gutiérrez, denunciaba la reducción de los servicios de la línea Madrid- Aranda de Duero- Burgos y reclamaba que la llegada del tren veloz no supusiera la desaparición de los convencionales. Al lado de los burgaleses, y con parecidas reivindicaciones se apostaron una veintena de abulenses, que bajo la pancarta Por el futuro del ferrocarril en Ávila expresaron el temor de que esta buena noticia para Valladolid no lo sea tanto para Ávila, que ha visto como se han recortado sus servicios. Por cuestiones bien distintas pero también con ánimo de protesta se acercó la Asociación de Vecinos de las Delicias, cuyo presidente, Juan Manuel Carrascal, manifestó su profunda decepción por el mantenimiento de las vías que dividen la ciudad y exigió el inicio del soterramiento sin excusas ni demora Viaje inaugural puntual