Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 23 s 12 s 2007 ABC AD LIBITUM LINCOLN Y ZAPATERO BRAHAM Lincoln decía, y todo el mundo lo sabe, que se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo Así ha venido siendo hasta que José Luis Rodríguez Zapatero, un prodigio para la propaganda, ha conseguido desmentir al gran patriarca norteamericano y, según prueban los hechos, nos engaña a todos todo el tiempo. La vileza de tan grave planteamiento queda amortiguada- ¡todo es posible en España! -por la maestría de sus métodos, el control mediático y la torpeza de sus antagonistas a la hora de dejar al descuM. MARTÍN bierto su impostura y la FERRAND de sus compañeros de Gabinete. Zapatero y su singularísima Magdalena Álvarez, la mujer que maquilla su descaro con brochazos de arrogancia impertinente, después de haber transformado un plan ferroviario de Alta Velocidad, diseñado por los equipos de José María Aznar según la directiva europea de 1996, en ferrocarriles de altas prestaciones -una chapuza muy propia de nuestro modelo político no representativo y escasamente parlamentario- inauguraron ayer la nueva línea Madrid- Segovia- Valladolid con dos años de retraso sobre el calendario previsto. Un proyecto que el PP dejó con 14,5 kilómetros en servicio, 151 en ejecución, 37 en proyecto y 7 pendiente de declaración de Impacto Ambiental. El deseable tracto sucesivo de la política democrática acepta el principio propagandístico de que las grandes obras pública son mérito de quien las inaugura, no de los que colocaron sus primeras piedras; pero en este caso, y más aún en el que hoy se centra en Málaga, las chapuzas introducidas en el proyecto inicial, las indecisiones que han presidido su ejecución y la arriesgada precipitación con que se ponen en servicio dos tramos ferroviarios aconsejan una sonrisa de desdén frente a un equipo gubernamental que, como los jugadores de parchís, come una y cuenta veinte. Zapatero y su troupe han disminuido la herencia que, en infraestructuras, recibieron de sus predecesores y, encima, sacan pecho y presumen de eficacia y capacidad. Incluso temo, y eso sería lo peor, que se lo creen. Esta misma semana, Zapatero ha puesto fin a una legislatura en la que se ha degradado- -mucho, demasiado- -la convivencia política según los patrones de la Constitución del 78. Entre estériles procesos de paz y pactos estatuarios dinamitadores del Estado, el líder socialista que ha conseguido, mintiendo, desmentir a Lincoln ha despilfarrado cuatro años y, sin ningún escrúpulo para desenterrar los fantasmas del pasado, ha dejado una España fofa en sus ideas y, ya en lo tangible, menos moderna y ambiciosa en sus infraestructuras. Lo sorprendente es que, con toda probabilidad, renueve su contrato presidencial dentro de ochenta días. Nos va la marcha. PROVERBIOS MORALES MITOLOGÍAS tran el principio de que el desvanecimiento de las religioOTICIA en la prensa local de mi bocho querido: nes tradicionales no implica el triunfo universal de la radoscientos cincuenta personajes de la mitología zón, sino la proliferación de mitologías estúpidas. Chesvasca acompañarán a Olentzero en su cabalgata terton lo formulaba a la manera cristiana: Si uno deja por Bilbao. Olentzero es la alternativa nacionalista a los de creer en Dios, creerá en todo Desde el judaísmo, caReyes Magos. Un fetiche tripudo, sucio y borrachín, posibría plantearlo en términos aún más radicales: la supreblemente un avatar del San Panzón carnavalesco, que sión de Dios equivale a la idolatría; es decir, a la sacralien algunos pueblos de Guipúzcoa y de la montaña navazación de lo profano. Y es que los monoteísmos habrán rra anunciaba la llegada de la Navidad. Nunca fue un elepodido servir de pretexto a matanzas injustificamento común a la cultura popular eusquérica y, bles, pero redujeron considerablemente el domidesde luego, no trajo juguetes a los niños antes nio del pánico, un tipo de locura asesina que los de que algunos comerciantes avispados descugriegos relacionaban con Pan, figura de la ocubrieran, en los primeros años de la Transición, pación absoluta del cosmos por los dioses osculo provechoso de una duplicación de la noche de ros. Los defensores actuales del politeísmo colos camellos. En rigor, que Olentzero se convirtiemo el ideal de la tolerancia venden siempre el ra en un genio dadivoso de la Nochebuena no pamismo ejemplo: el civilizado paganismo de la recía tan grave, cuando en toda España se difunGrecia clásica, que no fue sino el resultado del sodía el culto neopagano de Santa Claus, diabético JON metimiento de los mitos a la razón (y que desemglobalizado en el que resulta imposible adivinar JUARISTI bocó en el monoteísmo filosófico de Platón) Evial santo bizantino Nicolás de Myra. tan referirse al paganismo nazi, mucho más cercano, caOlentzero terminó compitiendo con los Reyes Magos, racterizado por la emancipación salvaje de los mitos rescomo lo hizo Santa Claus fuera del País Vasco. Nada prepecto a cualquier forma de control racional. Porque eso ocupante. Los chavales, a quienes la escuela presentaba fue el nazismo, en resumidas cuentas: odio al monoteísya como único programa el de divertirse hasta morir, se mo; o sea, odio a la razón. apresuraron a asumir la expectativa del doble chorro de Los doscientos cincuenta diosecillos vascos del séquiregalos como la cosa más natural del mundo. En los años to de Olentzero constituyen una versión hortera y new de mi infancia, cuando las clases medias empezaron a leage del mismo fenómeno. Por lo que he podido deducir, vantar cabeza, los niños no demasiado pobres recibían se trata de los genios y duendes inventariados por folclopor Nochebuena un detallito del Niño Jesús para atemristas como Azkue y Barandiarán, dos sacerdotes católiperar la impaciencia de la espera de los Reyes. El modelo cos que nunca previeron el uso que los nacionalistas daOlentzero Santa Claus es muy diferente de aquél y ha rían en el futuro a sus investigaciones. Si hubieran soscontribuido decisivamente a la desacralización de las pechado que iban a servir para hundir definitivamente pascuas navideñas por dos motivos: al contrario que la la Navidad, se habrían dedicado al estudio del suajili. del Niño Jesús, su relación con el misterio cristiano de Como judío, los Reyes Magos no me dicen gran cosa. la Encarnación dista de ser evidente. Además, superan Como europeo, son parte de mi civilización y de mi cultuen generosidad a los Magos de Oriente, porque las econora. Del teatro medieval, de la pintura renacentista, de mías familiares son más pródigas por estas fechas de dilos villancicos vascos, de la poesía de Eliot. La misma ciembre que en la cuesta de enero. De ahí el desprestigio que debo defender para mis hijos. Nada que ver con una de Melchor, Gaspar y Baltasar, residuos mezquinos de colección de pesadillas de ikastola ni con un gordo imbéuna tradición expulsada de la modernidad. cil gritando en spanglish (ho, ho! El caso vasco- -y el de Bilbao, en particular- -ilus- A N -Silencio... motor... ¡subvención!