Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIA FUTUROsSALUD y www. abc. es salud SÁBADO 22- -12- -2007 ABC La depresión no se da de baja Esta enfermedad será en el año 2020 una de las principales causas de incapacidad. El ritmo de vida actual favorece la aparición de este trastorno, que algunas personas acusan más durante la Navidad PILAR QUIJADA MADRID. Si los años noventa se conocen como el decenio de la ansiedad, lo que va de este siglo XXI ya se considera la década de la depresión. Según la OMS, este trastorno del estado de ánimo será la principal causa de discapacidad en el año 2020, sólo superada por las enfermedades cardiovasculares. Aunque en algunos países ocupará ese puesto mucho antes. En la Comunidad de Madrid, los datos muestran que ya se ha producido esta escalada, alerta el doctor Juan José López- Ibor, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense y director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. En concreto, la depresión unipolar (la más habitual) es responsable del 10,2 por ciento de los casos de discapacidad, un punto porcentual por encima del abuso del alcohol (4,7) y la degeneración cerebral y demencia (4,5) juntas. Se estima que más de cuatro millones y medio de españoles padecerán depresión a lo largo de su vida. Y la mayoría serán mujeres. Las repercusiones se dejarán notar con mayor o menor severidad en los ámbitos laboral, doméstico y social. Los síntomas que la definen son: estado de ánimo deprimido (tristeza, vacío, llanto. En niños y adolescentes, irritabilidad) disminución del interés por actividades placenteras; insomnio o hipersomnio, agitación o enlentecimiento psicomotor; fatiga o pérdida de energía; sentimientos de inutilidad o culpa; dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones, y, en ocasiones, pensamientos recurrentes de muerte o suicidio. Los primeros en atender las quejas de quienes se encuentran en este estado son los médicos de atención primaria. Una de cada seis consultas que tienen lugar en los centros de salud se deben a este trastorno. No siempre es fácil detectarlo. Los síntomas pueden estar enmascarados por otros físicos. ¿TENGO DEPRESIÓN O SÓLO ESTOY TRISTE? El mero hecho de sentirse triste no es suficiente para pensar que padece depresión. Las siguientes preguntas hacen referencia a síntomas de los últimos 15 días. Si contesta afirmativamente a dos o más, podría estar sufriendo un problema depresivo. En ese caso, consulte a su médico y coméntele el resultado. (Subescala de depresión de Goldberg) 1. ¿Se ha sentido con poca energía últimamente? 2. ¿Ha perdido el interés por las cosas? 3. ¿Ha perdido la confianza en sí mismo? 4. ¿Se ha sentido desesperanzado? Si hay respuesta positiva a cualquiera de las anteriores, continuar 5. ¿Ha tenido dificultades para concentrarse? 6. ¿Ha perdido peso a causa de su falta de apetito? 7. ¿Se despierta demasiado temprano? 8. ¿Se nota más lento de lo habitual? Un plano inclinado Llegar a este estado supone un largo proceso, semejante a deslizarse por un plano inclinado, como explica el doctor LópezIbor: La persona que empieza a notar los primeros síntomas no se da cuenta de la trampa en la que está cayendo y poco a poco le va arrastrando El resultado es la pérdida del sentido de la vida y de la existencia señala. Y propone a Job como prototipo de persona que no se deprime a pesar de circunstancias muy desfavorables en las que la mayoría de nosotros habríamos sucumbido. Lo que traduce el libro de Job es el esfuerzo de una persona para encontrarle sentido al sinsentido y al sufrimiento Si la prevalencia es tan alta, la pregunta inmediata es si la depresión puede prevenirse. La respuesta del doctor LópezIbor no es tajante: Me gustaría decir que sí, pero no es fácil. Se conocen bien los mecanismo psicológicos que en este caso llevan a la depresión. Al menos en teoría se debe a una falta de adaptación a nuevas situaciones positivas o negativas. Se puede pensar que si se aprende a manejar esos cambios, se puede prevenir la depresión Pastilla de ejercicio nuevo antidepresivo Los efectos del ejercicio sobre la mejora del estado de ánimo están ampliamente probados. Además, aumenta la autoestima. Investigadores de la Universidad de Yale tratan de lograr que el bienestar que proporciona la actividad física se consiga tomando una pastilla. Lo han publicado en Nature Medicine El efecto del futuro fármaco- -como el ejercicio- -mimetizaría al que produce el factor de crecimiento vascular en el hipotálamo, una sustancia que participa en el crecimiento de las células nerviosas. Se ha probado en ratones, y parece que sus efectos son equiparables a los de un antidepresivo. Los investigadores esperan que sea más eficaz.