Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 22 s 12 s 2007 La trama de los abortos ilegales ESPAÑA 21 La Generalitat catalana inspeccionará todas las clínicas privadas abortistas La Consejería de Salud alega que la medida persigue cerciorarse de que todos los centros se ajustan a la legalidad y que busca paliar el alarmismo social JANOT GUIL BARCELONA. Movida por un anunciado afán de voluntad de servicio que tiene más pinta de mala conciencia, la Generalitat de Cataluña ha decidido ponerse las pilas tras la polémica suscitada por la investigación judicial de cuatro clínicas privadas abortistas de Barcelona, tres de ellas dirigidas por el doctor Carlos Morín. acusadas de realizar abortos ilegales de forma sistemática. Mientras la operación judicial sigue su curso- -hasta ahora: 13 detenidos y Morín y cuatro más en prisión provisional- la Consejería de Salud catalana confirmó ayer que inspeccionará todas las clínicas privadas de Cataluña que realizan abortos, una decena. Todas, menos aquellas que ya están siendo investigadas por la justicia. En esta misma semana se han inspeccionado cuatro clínicas- -entre ellas la Clínica Casanovas y la Tutor Médica, en Barcelona- y en los próximos días se realizarán el resto de inspecciones, en las que se comprueban que los historiales médicos cumplen los requisitos, que el personal tiene la titulación adecuada, etc. Fuentes de la consejería que dirige Marina Geli- -que rechazaron hacer público el resultado de las inspecciones- señalaron que con esta medida pretenden cerciorarse de que la inmensa mayoría de los centros se ajustan a la ley Ante el alarmismo social suscitado, queremos tranquilizar a la gente abundaron. Pese a lo dicho, a nadie escapa que este gesto del tripartito catalán llega después de que el caso Morín haya puesto en tela de juicio su política de control sobre estos centros. De hecho, cuando el pasado 26 de noviembre empezó la operación contra las clínicas de Barcelona, se recordó que en 2006, tras un reportaje de denuncia de la televisión danesa, Salud realizó una inspección en una de las clínicas de Morín, Ginemedex, y sólo se hallaron irregularidades administrativas penadas con una multa. A principios de esta semana, cuando empezaron las inspecciones de clínicas en Cataluña, así como en Madrid, los representantes de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) montaron en cólera y denunciaron públicamente que eran víctimas de un acoso sistemático con trasfondo político. Ayer, sin embargo, algunos de sus representantes matizaron su discurso, al menos en relación a Cataluña. Es el caso de Santiago Barambio, director de la Clínica Tutor Médica y vocal de la ACAI. Salud quiso inspeccionar su clínica el pasado jueves por la mañana, a lo que él se negó. Horas después, tras hablar con la directora general de Recursos Sanitarios de la Genera- Dije que era un acoso, ahora digo que no lo es El doctor Santiago Barambio, un histórico de la lucha por la defensa del derecho al aborto, resumió ayer a ABC cómo cambió de opinión sobre las inspecciones a clínicas en Cataluña tras hablar con una responsable del Departamento de Salud. Dije que era un acoso, pero ahora digo que no De hecho, Barambio se ha significado siempre por ser un acérrimo defensor de que Salud haga inspecciones a estos centros con cierta regularidad. Eso mantiene la tensión en el personal alega. Reacciones dispares litat, Asunción Benito, acató la inspección. Según explicó Barambio a ABC, Benito le disuadió de que en el ánimo de la Generalitat no estaba usar la vía administrativa para realizar un acoso- como en la comunidad de Madrid apostilla él- sino que querían demostrar que en Cataluña se está obrando bien en el tema del aborto Más escépticas se mostraron otras fuentes de la ACAI, quienes señalaron: En Madrid está claro que las inspecciones obedecen a un acoso con trasfondo político; en Cataluña, está por ver Tranquilizar Una de las clínicas de Barcelona inspeccionadas por el Gobierno catalán ELENA CARRERAS EL MINISTERIO ERRANTE Asuntos Exteriores no cabe en el Palacio de Santa Cruz y sus funcionarios, exiliados junto a la M- 30, no hallan reposo s Moratinos anuncia nueva sede LUIS AYLLÓN MADRID. Miguel Ángel Moratinos anunció ayer a los funcionarios de su Departamento- -a los que ofrecía una copa de Navidad- -que la sede definitiva del Ministerio de Asuntos Exteriores se construirá en unos terrenos en la zona del complejo de Nuevos Ministerios de Madrid, en la calle Raimundo Fernández Villaverde, muy cerca del paseo de la Castellana. La sorpresa de los funcionarios no fue pequeña porque, justo hace un año, en las mismas circunstancias, Moratinos les aseguró que, con el paso del tiempo, tendrían que ir a trabajar al edificio que se construiría en unos terrenos del Ministerio de Defensa, en el paseo de Moret, barrio de Argüelles, detrás del actual Cuartel General del Aire. Una serie de problemas, entre los que hay que citar que en ese lugar se habían construido recientemente unas dependencias del propio Ministerio de Defensa, llevaron a desistir de la operación y buscar otro emplazamiento. Se trata del tercer emplazamiento proyectado para Asuntos Exteriores, ya que en el año 1993, el entonces titular, Javier Solana, planeó la construcción del mismo en la calle Padre Damián, en la zona norte de Madrid. El plan Solana fracasó y el Ministerio acabó teniendo sus principales dependencias en el antiguo edificio del Instituto Nacional de Industria, en la plaza del Marqués de Salamanca. Algunas deficiencias detectadas en parte de la construcción que impedían el normal desarrollo del trabajo, llevaron a la ministra Ana Palacio a decidir el traslado provisional a Torres Ágora, entre la M- 30 y Arturo Soria, en unos modernos edificios pero poco representativos y mal comunicados, lo que provoca continuas quejas de los funcionarios.