Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 22 s 12 s 2007 ABC AD LIBITUM ZAPATERO Y EL MEDITERRÁNEO UAN de Valdés, uno de nuestros grandes olvidados- ¿ignorados? dejó establecida en pleno siglo XVI, en su Diálogo de la lengua, la ley del estilo literario: Escribo como hablo En nuestros días, y como para contradecir a Valdés, José Luis Rodríguez Zapatero nos demuestra, incluso con sobredosis de presencia y palabrería, que habla como piensa. No se me interprete mal y que nadie entienda que incurro en lo que sería grave injuria: subrayar la sinceridad del presidente del Gobierno. Ni la ternura que inspira la Navidad justificaría tal desacato a uno de los mayores embusteros de nuestra vida M. MARTÍN pública. FERRAND Zapatero habla como piensa. Es decir, con gran confusión. Sin que necesariamente sus dichos concuerden con sus ideas, que, como se sabe, suelen ser cambiantes por la oportunidad, vacías por el contenido, sañudas por el rencor y, en cualquier caso, incontrastables. En una de sus últimas presencias públicas en compañía de Romano Prodi y Nicolas Sarkozy, en el transcurso de una de las sesiones preparatorias de la esperanzadora Unión Euromediterránea, ha dicho el líder socialista español que le debemos mucho al Mediterráneo y se lo tenemos que devolver en este momento ¿Cuál es la deuda del corazón con los pulmones o, mejor todavía, la del dedo índice con el pulgar de su propia mano? Este Zapatero es imparable y, de no ser por los daños que genera, habría que subvencionarle como gran mantenedor del esperpento nacional. Después de su experiencia en la demolición de la unidad española, se ha acostumbrado a confundir el todo con cada una de sus partes y por eso puede pensar y decir que le debemos mucho al Mediterráneo. El Mediterráneo somos nosotros. Como lo son Francia e Italia y todos los países, pasados y presentes, ribereños del gran mar de la cultura. El Mediterráneo es la cristalización de la inteligencia, según la Grecia clásica; el derecho, según los romanos del Imperio, y la ética, sobre las bases del cristianismo. Sobre ese germen hemos crecido y escrito las páginas de la Historia y, con un balance tremendamente positivo, es un supuesto unitario de cultura. Una cosa importante es el problema migratorio desde la ribera sur del Mare Nostrum a los países del norte y otra muy distinta es ignorar nuestras propias esencias: el armazón que mantiene las ideas y los usos del Viejo Continente. La sustancia de nuestra civilización. Añadirle a la idea mediterránea, inexorablemente cristiana desde la contemplación europea, la mandanga de la Alianza de las Civilizaciones y tratar de hacer un cóctel con elementos que ni pueden ni deben mezclarse es, además de una gran insensatez, una meta inalcanzable que, eso sí, sirve de incubadora para el pensamiento débil que resulta incapaz de entender que el laicismo es un fruto cultural del cristianismo y que, por ello, resultan inseparables. EN FIN LA RETÓRICA DEL MASTÍN les tampoco se dejaron intimidar por las quijadas del inICEN que ciertas razas de perros sólo atacan dependentismo francófono. El Tribunal Supremo, en su cuando olfatean el miedo en las presas a su alya célebre sentencia de agosto de 1998, llegó incluso a recance. No mostremos, pues, síntomas de flaqueconocer a las provincias canadienses el derecho a la liza frente a los mastines de ciertos nacionalismos, que bre determinación. Ahora bien, estableció, de acuerdo enseñan los dientes de sus consultas populares o de un con sus leyes fundamentales y con el Derecho Internafantasmal derecho a decidir supuestamente no ejercicional, que se trata de un derecho que nunca puede ser do en todos estos años, con objeto de acojonarnos y debiejercido de forma unilateral porque siendo la Constilitar nuestras defensas. Sostengámosles la mirada, hatución la expresión de la soberanía del pueblo cagámosles entender que nos importa poco lo que nadiense (en su conjunto) sólo éste ostenta el digan, sólo lo que hagan; no les mostremos la espoder de poner en marcha los ajustes constitupalda, y es muy probable que nunca se atrevan a cionales deseados dentro del territorio canamorder. Es lo que el historiador Santos Juliá vediense, incluso si lo que se desea es la secesión nía a escribir hace unos días, sobre los últimos de Québec de Canadá envites de Urkullu y Mas, con un estudiado aire En contrapartida- -y esta es la parte de la nonchalant con el que me identifico: Estamos sentencia a la que se aferra el nacionalismo vasdonde estábamos, con cuatro años más a las esco, entre otros- el tribunal admitía que, si se paldas, eso es todo; que no es poco, porque estar EDUARDO manifestara una voluntad a favor de la secesión de nuevo donde estábamos quiere decir que denSAN MARTÍN de una de las provincias, el Estado federal ventro de cuatro años estaremos otra vez donde ya dría obligado a atenderla y a abrir un proceso de negohemos estado antes Si nuestras piernas dejan de temciación. Pero siempre que esa voluntad fuera meridiablar por el futuro de España, me atrevería a añadir. namente clara- -ello excluiría mayorías exiguas y cirVeamos cómo se comportaron los ingleses frente a cunstanciales- -y que se expresara sin la menor ambilos lebreles del nacionalismo escocés. En mayo, el Partigüedad, es decir, no a través de respuestas a preguntas do Nacional de Escocia alcanzó el poder con la promesa genéricas sobre derechos abstractos. En síntesis, un pode convocar un referéndum de independencia en 2010. sible referéndum ganador en Québec (el secesionismo Los partidos británicos no movieron un músculo, en mehabía perdido ya dos para esas fechas) no generaría efecdio de la indeferencia general de la sociedad inglesa, y tos por sí mismo, sino que provocaría un proceso negodejaron a sus hacedores de opinión que avanzaran las ciador cuyo resultado no estaría predeterminado. Desreglas del juego: nos sentamos y hablamos, pero en sede entonces, el fantasma de un tercer referéndum se ha rio. De las cosas de comer, para empezar. De quién paga ido desvaneciendo y, en 2003, el nacionalismo indepenel coste de la secesión, por ejemplo. La capacidad de predentista fue desalojado del gobierno provincial. sión del extorsionador depende del aprecio que el extorDos formas distintas de abordar el desafío secesiosionado muestre por el bien en litigio. Y, en ese sentido, nista- -desde la opinión pública o desde las instituciolos nacionalistas escoceses encontraron en el público nes- pero con rasgos comunes: el destierro de cualinglés una nula disposición a dejarse impresionar. Lo quier desazón sobre el futuro del país y la pérdida del cierto es que, a estas alturas, ya no hay una fecha precimiedo a las palabras. Si alguna vez tuviéramos que sa para el referéndum, y la última prometida por el priafrontar, en serio, ese debate en España, hagámoslo sin mer ministro de Escocia, Alex Salmond, es 2017. mesarnos los cabellos y hablando de las cosas de comer. En Québec, otro ejemplo reiteradamente invocado Y dejemos la retórica para quienes ladran. por el nacionalismo irredento, las instituciones federa- J D -Señor Marín, aquí un amigo.