Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -12- -2007 87 Los actores y los guionistas también se fijan en Bardem LOS ÁNGELES. Javier Bardem sigue acumulando candidaturas. Ayer fue el Sindicato de Actores y Guionistas (Screen Actors Guild) de Estados Unidos el que incluyó al actor español entre los candidatos a sus premios; al igual que en los Globos de Oro, se le ha nominado para el premio al mejor actor secundario por su trabajo en la película No es país para viejos En esta ocasión, Bardem competirá con su compañero de reparto Tommy Lee Jones, que opta al mismo premio, en un quinteto que completan Casey Affleck, Hal Holbrook y Tom Wilkinson. La película de los hermanos Coen opta también al premio al mejor reparto. Los actores y los guionistas han dado a Hacia rutas salvajes Into the Wild la cinta dirigida por Sean Penn, su mayor voto de confianza. La película lidera las candidaturas y puede hacerse con los premios a mejor actor principal (Emile Hirsch) mejor actor secundario (el ya citado Hal Holbrook) mejor actriz secundaria (Catherine Keener) y mejor reparto, informó hoy la entidad a través de su página de internet. Otros candidatos a estos premios son George Clooney, Daniel Day- Lewis, Ryan Gosling, Viggo Mortensen, Cate Blanchett, Julie Christie, Marion Cotillard, Angelina Jolie y Ellen Page, Expiación es otra de las películas con que todo el mundo cuenta para los Oscar ABC ABC Javier Bardem es un fijo en todas las quinielas para alzarse con una estatuilla media o musical. A eso se le llama cubrir todas las posibilidades. ¿Juegan al despiste, o el despiste lo tienen ellos? La británica Atonement Expiación basada en la novela homónima de Ian McEwan, acumula nada menos que siete nominaciones a los Globos, pero, visto el precedente de Babel cualquiera se atreve a dar nada por hecho. También han pasado a la historia aquellos tiempos en que las multinominaciones favoritas iban a misa. Ahora puede dar incluso la impresión de que la industria ha aprendido a usar las nominaciones como una especie de premios de consolación. Entre que te nominan y te premian (o que no te premian) transcurren meses. Meses durante los cuales tu estudio y tu distribuidora, si son listos, pueden hacer crecer inteligentemente tu fama, y eso, pase lo que pasa, ya no te quita nadie. Véase si no la brillante promoción que Sony realizó el año pasado, por estas fechas, de nuestra Penélope Cruz. Este año el español favorito es Javier Bardem, en imparable ascenso en los Estados Unidos. Su fabulosa interpretación de un psicópata asesino en No country for old men No es país para viejos de los hermanos Coen, le ha llevado en línea recta a ser nominado al Globo de Oro al mejor actor de reparto. Pocos dudan de que se lo van a dar. En realidad, muchos dicen que es el único Globo, quizás el único Oscar, que este año tienen claro. La película de los hermanos Coen tiene varias buenas razones para arrasar, aparte de Bardem: es una de las mejores creaciones de los Coen, que nunca han obtenido un Oscar, y que es- ABC ¿Son entonces malas por decreto las superproducciones de Hollywood o el dramón a la inglesa que suele triunfar en los Oscar? ¿Deben los Oscar premiar lo minoritario o lo mayoritario? Si fuese esto último, ¿son fieles al objetivo? Si todos los grandes estudios compiten entre sí, ¿a la larga, esto no iguala las oportunidades? Tan fácil no será responder a estas preguntas, cuando este año nadie se ve capaz de rellenar las quinielas de los Oscar. Ni siquiera las de los Globos de Oro, que tradicionalmente son como sus primarias. Pero este año hay tanto overbooking como en las elecciones presidenciales: la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, que es quien otorga los Globos de Oro, han nominado hasta siete películas para el mejor drama, y hasta cinco para mejor co- ta vez quizás han sabido conjugar su portentoso estilo con el de la Academia. Se han dotado incluso de respetabilidad literaria, al basarse en una novela de Cormac McCarthy. Otra gran favorita es el estremecedor drama Away from her Lejos de ella que hoy se estrena en España) donde reencontramos a una actriz mayúscula, Julie Christie, bordando el papel de una enferma de alzheimer. Dirige Sarah Polley, una de las actrices fetiches de Isabel Coixet, que se pone por primera vez detrás de la cámara con la bendición de Atom Egoyan. Eso es como que te bauticen con agua del Jordán. También va a dar mucha guerra lo último de Tim Burton, otro que hace tiempo que tiene un Oscar pendiente. Su versión del célebre musical de Stephen Sondheim Sweeney Todd ha encantado a todo el mundo que lo ha visto, aunque algunos le encuentran un punto excesivo de sangre y de gore. Pero gore son muchas cosas en Hollywood; a Burton a lo mejor se le nota más por la estética gótica. Johnny Deep es el protagonista, faltaría más, y también actúa Helena Bonham Carter, mujer de Burton, con quien acaba de tener un hijo. Otra película a la que todo el mundo le quiere dar algo, pero no saben cómo, es I m not there la peculiar deconstrucción que Todd Haynes hace de la figura de Bob Dylan, interpretado por varios actores distintos en distintos momentos de su vida. Dicen los críticos que el único actor que se parece incluso físicamente a Dylan es Cate Blanchett. Premiarla a ella podría ser una manera de salir del paso.