Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -12- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 mismo se apodera de los escritores del 98... y de todo el país. Pintores como Nonell llenan sus lienzos de gitanas. Llegan las primeras décadas del siglo XX: el cubismo fragmenta las guitarras, las bailarinas- bailaoras se descomponen en las manos de Picasso, Severini, Lipchitz, Modigliani, Jawlensky, Picabia y los Delaunay (muchos de ellos recalan en nuestro país huyendo de la guerra) La figuración se abstrae poco a poco. Mientras esto ocurría en el arte, durante la I Guerra Mundial los Ballets Rusos llegan a España. Picasso se enamora de Olga Khokhlova, su primera esposa, y tanto él como Natalia Goncharova realizan decorados y figurines para esta compañía: El sombrero de tres picos o la Farruca del Molinero En estos años tiene un papel destacado el galerista y pintor Marius de Zayas, promotor del arte contemporáneo español en Nueva York y gran difusor del flamenco. De Zayas se exhiben obras como un retrato abstracto de La Argentinita y una fotografía de Pastora Imperio. Picasso, cual Guadiana cubista, aparece y desaparece por las salas de la exposición. Ya hemos visto sus guitarras descompuestas, sus figurines para teatro... Ahora le vemos, filmado por Man Ray en una película privada de un día de vacaciones, llamada La garoupe En ella, el malagueño no tiene inconveniente en colocarse una mantilla, mientras apura un cigarrillo, simulando ser una cigarrera de Mérimée. O, disfrazado de torero, entre la señora Erraguyen y Olga, en una fotografía de 1924 firmada también por Man Ray. Éste inmortalizó con su incisiva cámara a las principales figuras del baile flamenco, como Vicente Escudero. También pintor, consideraba a Picasso uno de los maestros de su danza. Aparece en otra imagen retratado por otro de los grandes, Edward Weston. Gracias a Picasso, y a otros como Picabia o Miró, lo español entra de cabeza en las vanguardias. Del primero, se exhibe su acuarela Papillon del segundo, buenos ejemplos de sus bailarinas españolas. Junto a Vicente Escudero, triunfa en esos años una bailaora, Antonia Mercé, más conocida como La Argentina considerada referente de la danza, de la mujer moderna y del alma española. Lorca la dibuja así: Enjuta, seca, nerviosa, heroína de su propio cuerpo, domadora de sus deseos frágiles La Biblioteca Nacional de Francia ha prestado para la muestra un notable conjunto de trajes, bocetos, carteles y fotos de sus álbumes familiares. La generación del 27 lanza una mirada crítica a aquella España, mientras Lorca construye su propia mitología de lo español El pintor más tópico de la mujer morena, Romero de Torres, y una Carmen Amaya, toda raza, zapateando con pantalones, echan el cierre a esta Noche española que se completa con proyecciones (en monitores a lo largo de la muestra y en una sala especial) de los hermanos Lumière, Chaplin o Walt Disney. Lorca y su mitología española Picasso, el performer La salchichona (1917) de Picasso MUSEO PICASSO DE BARCELONA Más información sobre la muestra: http: www. museoreinasofia. es