Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21- -12- -2007 George W. Bush no oculta su temor a una fuga de aliados de Afganistán 29 Cae un Telón, nace otro Con la ampliación de Schengen al este se consuma la desaparición del Telón de Acero. Pero donde una puerta se abre otra se cierra: la frontera entre Eslovenia y Croacia amaneció hoy blindada POR SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Las 00: 01 de hoy fue una hora histórica para los países del Este: la llamada zona Schengen quedó ampliada a los territorios de nueve países de la última ampliación de la UE, entre ellos Eslovenia, uno de los países más pequeños de la Unión, el primero de la serie 2004 y el que a partir del primero de enero del 2008 se hará cargo de la presidencia de turno. Con la ampliación de la zona Schengen caen los últimos vestigios de la repartición territorial que se generó a finales de la II Guerra Mundial, con la división entre lo que fue el mundo libre y los regímenes comunistas. Hoy se certifica la realización de un sueño. Ayer fueron retiradas las últimas garitas de la Policía de las fronteras eslovena- italiana, eslovena- austriaca y eslovenahúngara. Simbólicamente cae con ellas un pasado oscuro e irracional que no sólo dividió ciudades como Gorica en la frontera con Italia, sino también casas, patios, establos, cementerios y granjas. Muere una frontera que fue teatro de tensiones en los años 60 y 70 y lugar de contrabando de todo tipo. A diferencia de los países del Eslovenia intentará poner fin al drama yugoslavo en Kosovo BORJA BERGARECHE MADRID. La casualidad histórica ha puesto el futuro de la provincia, todavía serbia, de Kosovo en manos del único miembro de la ex- Yugoslavia que forma parte de la UE. Eslovenia, que el 1 de enero asume la presidencia rotatoria del Consejo, deberá pilotar desde Bruselas el camino hacia la previsible independencia de Kosovo, sin que descarrile la frágil unidad de los europeos sobre esta cuestión. Con una renta per cápita casi cinco veces superior a la de Serbia y con un quinto de su población, Eslovenia revive con dolor el trágico proceso por el que la federación yugoslava dio paso a seis pequeños Estados (Montenegro y Serbia se separaron en 2006) que serán siete si Kosovo se independentiza. Ahora, tiene en sus manos cerrar la herida europea que se abrió en 1991, cuando estallaron los conflictos de Eslovenia, Croacia y Bosnia alentados por la Serbia de Milosevic. Ya es hora de que termine la crisis yugoslava afirmó ayer Dimitri Rupel, ministro de Exteriores esloveno, que defendió la intensificación del proceso de adhesión a la UE del resto de los Balcanes, empezando por Croacia en 2010. Sin embargo, existen dudas sobre la capacidad de este pequeño país de dirigir el proceso, dadas las diferencias entre EE. UU. y Rusia. En 110 países, serán las embajadas de Francia las que representen a Eslovenia, un país con escasa proyección diplomática. Los alcaldes de dos pueblos de la frontera checo- alemana, en una ceremonia simbólica Telón de Acero, en la Yugoslavia de los años sesenta y setenta, entrar o salir del país no era problemático. Peor era ir de compras, por ejemplo, a Italia o Austria, donde se encontraban todos los productos que en el país escaseaban o no existían: café, bananas, aceite, azúcar y otros alimentos a los que se sumaban artículos electrónicos, técnicos y ropa, en especial los pantalones vaqueros. Trieste era el lugar preferido de destino de todo yugoslavo, y en él, Ponte Rosso era el mercado al aire libre favorito para comprar barato y a la moda. Los viajeros del interior de Yugoslavia llegaban en tren diariamente a miles, mientras que los eslovenos lo hacían en automóvil o en autobús. Cada cual se las ingeniaba con trucos y artimañas de todo tipo para engañar a los aduaneros yugoslavos, que no perdonaban. Los contrabandistas viajaban con sus mujeres, que regresaban con hasta diez o quince vaqueros puestos y, si al aduanero no le resultaba sospechoso el volumen de la señora, el negocio estaba hecho. AP La penuria de los yugoslavos fue en aquella época la fortuna de los tenderos de las ciudades fronterizas italianas y austriacas, al extremo que los primeros llegaron a crear una moda para la gente de los Balcanes occidentales. Pero mientras a unos la ampliación de la zona Schengen Fortunas y miserias les une, a otros les separa, como es el caso de la frontera entre Eslovenia y Croacia, que hasta 1991 no existió y hoy en cambio amaneció blindada. Una frontera que a partir de ahora divide territorios, propiedades y separa a amigos y parientes que viven a pocos metros el uno del otro. Un ejemplo es la casa de una familia eslovena por cuyo patio interior pasa el límite fronterizo. Hay también casos en que la casa quedó a un lado de la frontera, mientras que su camino de acceso permanece en el otro. Cómo llegar o salir sin incurrir en el delito de atravesar la frontera ilegalmente, es un problema que no parece preocupar demasiado a la burocracia de Bruselas.