Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 21 s 12 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA CACHETES A vida española está regida por multitud de leyes, normas autonómicas, ordenanzas municipales y disposiciones administrativas que no se cumplen; unas porque son bastante absurdas, otras porque su cumplimiento estricto paralizaría el país, y la mayoría porque no hay policía ni justicia bastante para hacerlas cumplir. Desde ayer hay una más: el Gobierno, en su despedida legislativa, ha prohibido el tradicional cachete de los padres a los hijos. No la paliza, que está penalizada- -justa y sensatamente- -hace tiempo, sino el cachete, la bofetada puntual, el caponcillo. La corrección razonable y moderada de que hablaba el Código Civil queda sustituida por la necesidad de dirimir IGNACIO las discrepancias con resCAMACHO peto a la integridad física y psicológica de los menores. Así que cuando su hijo se ponga imposible, cuando no haya manera de reconducir su berrinche, cuando su autoridad paterna esté en riesgo franco de menoscabo ante la suprema potencia del capricho infantil, sujétese los impulsos y las manos y dialogue. Sobre todo dialogue; en caso contrario puede convertirse de manera oficial en un odioso maltratador y acabar- -de modo improbable, pero factible- -en un juzgado. Es el último triunfo, por ahora, de la democracia deliberativa, del buenismo filosófico ultrarrousseauniano, del platonismo moral y de la pedagogía permisiva de los discípulos de Summerhill. En la España en que los Ejércitos son fuerzas de paz- -perdón, de -y los maestros no pueden poner un cero porque quebranta la autoestima del alumno, resulta perfectamente coherente que pegarle un coscorrón a un hijo con una pataleta constituya un execrable delito de abuso de autoridad. Los conflictos familiares hay que solucionarlos igual que los choques de civilizaciones y los desafíos terroristas: a base de diálogo y convicción. Un padre quecarece desuficiente poder persuasivo para imponer su jerarquía con razonamientos convincentes representa un ejemplo de atavismo antipático y abominable, impropio de la cultura de la no violencia y frontalmente contradictorio con el ilustrado espíritu de la Convención Internacional de los Derechos del Niño; tan ominosa conducta ha de quedar por tanto tipificada en el ordenamiento jurídico de una sociedad moderna. Y ojito con creerse a salvo en el sagrado ámbito de la intimidad doméstica: las paredes oyen, y los niños confiesan. La presunción de veracidad obra en contra de los déspotas paternos. Así que, de triunfar las tesis de los grupos que abogan por la ampliación de los supuestos del aborto, los padres dispondrán de unos meses suplementarios para decidir si tiran el feto a una trituradora, pero a partir del momento en que le permitan nacer deberánandarse con cuidadoa la hora dereconvenirle su conducta. ¿Demagogia? Sí, claro: la misma que considerar maltratador infantil al progenitor que zanja una discusión familiar con un soplamocos en el moflete. Pero en fin, nada de lo que debamos extrañarnos; al fin y al cabo, si un Gobierno decide abrir un diálogo deigual a igual con una banda deasesinos, quién podría oponerse a la obligación de los padres- -y las madres, por supuesto- -de dialogar pacífica y sosegadamente con sus hijos. L ALQUILERES CATALANES STO de la oferta y la demanda tiene más guasa de lo que parece. Ni siquiera las dos tardes de enseñanza económica que Jordi Sevilla prometió al presidente parecen haber servido para establecer el bien y el mal, la derecha y la izquierda, el norte y el sur de este barrio sésamo perpetuo que viene a ser la acción de todo Gobierno. A ver: cuando el alquiler de viviendas no funciona al ritmo que toda mente sensata quisiera, se pueden hacer dos cosas, incentivar la oferta o incentivar la demanda. De las dos, una es la correcta, lamentablemente por la que no ha optado nuestro Gobierno. Si incentivas la demanda- -a los que quieren alquilar- mientras la oferta se mantiene rígida, corres el peligro de que aumenten los precios. Creo que eso se estudia en primero de económicas, tal como me enseña mi profesor particular, el doctor Rodríguez Braun. Si, por el contrario, facilitas que aumente la oferta y consigues que mayor número de propietarios ponga en el mercado su vivienda, forzosamente descenderán los precios y mayor número de demandantes podrá contratar un piso CARLOS con vistas al atasco de las dos de la HERRERA tarde. No hay más tu tía. Sólo varía el silogismo si le incluimos una premisa inesperada: la cercanía de unas elecciones generales. Cuando hasta el periódico amigo te advierte de que lo que has hecho está tan feo como inútil puede que te pongas a reflexionar e intentes corregir el tiro in extremis, pero ese supuesto no es contemplable en la ejecutoria de nuestro Gobierno: lo hecho bien hecho está y al que no le guste que arree. Entre que se pone en marcha esta medida y arranca el cheque destinado a las parejas que acaban de parir un españolito más, el círculo inmediato de ZP ultima nuevas medidas de consuelo popular sobre los restos fúnebres del vicepresidente segundo, víctima de una apoplejía contable. La oposición, en su manía de disparar a todo lo que se mueve, espera el milagro del poste en el último penalti de la EL BURLADERO E tanda de desempate y anima malévolamente al presidente para que amplíe el ámbito de sus regalos a la mayor gente posible con la idea de que peligre el superávit y puedan así señalar la catástrofe que vive enfrente. Estupendo todo. Quedan tres meses para que se conozca oficialmente la fecha de las elecciones generales. De aquí a entonces asistiremos a no pocos espectáculos dignos de la mejor tradición democrática española, tan breve que viene a ocupar tres decenios de nuestra vida reciente. Rodríguez Zapatero prometerá cine gratis los domingos y Manolo Chaves se ofrecerá para amueblar personalmente los pisos gratuítos que piensa construir y repartir en Andalucía. El Ayuntamiento de Sevilla, sin ir más lejos, obligará a los propietarios de viviendas vacías a ponerlos a disposición del partido recalificador de edificios propios y dispondrá que cada ciudadano sin propiedad pueda instalarse en los apartamentos que hayan sido ocupados sólo en Feria y en Semana Santa. Cuando Solbes esté a punto de inyectarse cocacola en el conducto lacrimal y el gobernador del Banco de España se disponga a la autoinmolación con un grupo de sus funcionarios más selectos, el Gobierno echará cuentas y puede que se perciba entonces de que se la ido la mano con los mordiscos al superávit en épocas de mudanza. No sé si dará tiempo a las dos lecciones prometidas de economía, pero puede que ya no sirvan para mucho: el pueblo español decidirá si las ofertas eran buenas y en el caso de que las decline le corresponderá al que llegue recomponer el patio. La cacareada recesión cubrirá el cielo como los nubarrones de invierno cubren las tardes de domingo y veremos quién es el guapo que encuentra paraguas en las pocas tiendas abiertas. El panorama es indeciso, de acuerdo, pero como le dé por romper según los postulados de Murphy, aquél que decía que si algo puede salir mal, saldrá mal, ya podemos correr a guarecernos en los soportales que encontremos libres a nuestro paso. www. carlosherrera. com