Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 20 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.608. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Y también, personaje del año La revista Time distingue al presidente ruso, Vladímir Putin, por la autoritaria estabilidad que ha logrado imponer sobre Rusia y su influencia- -no siempre benigna- -en la escena global POR PEDRO RODRÍGUEZ Irene Lozano DÍAS DE CONEJO Y SEDA L D esde el año 1927 con Charles Lindbergh, el aviador que por primera cruzó el Atlántico en solitario, el equivalente al gran premio gordo- mediático en Estados Unidos es repartido a finales de diciembre por el legendario semanario Time a través de su distinción de personaje del año Este alarde de condensación- -además de elaborada excusa para sacar a la calle un número doble con el fin de poder librar durante las fiestas navideñas- -ha beneficiado este año a Vladímir Putin, el cada vez más autoritario líder de Rusia. La decisión, automáticamente criticada por adular a un ex agente del KGB empeñado en perpetuarse en la cúspide del poder, ha forzado a que la revista Time tenga que explicar de nuevo que el título de personaje del año es una distinción y no un honor. Con una lista de reconocidos que incluye a personajes siniestros como Josef Stalin, Adolf Hitler o el ayatolá Jomeini pero con el mérito de haber encarnado lo que fue más importante de un determinado año. Para bien o para mal, para mejor o para peor. Los responsables del semanario, fundado en 1923 y siempre reconocible por su portada bordeada de rojo, consideran que este año ha sido con diferencia el más importante de Putin, al haber expandido la enorme pero no siempre benigna influencia de Rusia en la escena global y haber asegurado su propio futuro político. Ya que aunque abandone el puesto de presidente en marzo, el deportivo líder de 55 años seguirá operando como primer ministro para culminar, según la revista de Estados Unidos, sus esfuerzos para transformar Rusia en una nueva clase de nación, que no le debe nada ni a Oriente ni a Occidente El nuevo zar de Rusia, protagonista de 2007 para la revista Time De acuerdo al diagnóstico del semanario, Putin no es un boy scout no es un demócrata según ninguna definición occidental, no es un parangón de la libertad de expresión Su obsesión es la estabilidad antes que la libertad Y a estas alturas no está claro si va a resultar un agente de reformas constructivas al estilo de su admirado Pedro el Grande o un autócrata que lleve a Rusia de vuelta a una era de represión La respuesta, según Time se sabrá durante la próxima década. REUTERS Pese a toda esta sobredosis de sombras, el Kremlin se ha tomado el título de personaje de 2007 como una muy buena noticia dentro de su obsesión por recuperar el respeto internacional perdido por Moscú tras la Guerra Fría. La Casa Blanca, por su parte, ha optado por no hacer comentarios ante este despliegue periodístico que incluye un amplio perfil bajo el título de Ha nacido un zar y una entrevista en la que Vladímir Putin se declara inmune al correo electrónico pero lector de la Biblia. as finanzas parecen confusas desde aquí abajo. En cambio, desde arriba se tiene la visión privilegiada del pájaro, dicho sea sin ironía. ¿Qué verán? Se dice que hay una crisis crediticia porque los bancos no se prestan dinero entre ellos: no se fían. Esto es alarmante a nada que uno se pare a pensarlo: los bancos recelan entre sí, pero nosotros les encomendamos nuestros ahorros. Hum. La gente sencilla sigue confiando en su banco de siempre, pese a que los bancos mismos fomentan la traición. Reservan sus mejores productos para quienes desconocen la lealtad. Sin rebozo: Superdepósito blabla con una hiperrentabilidad de tropemil. Sólo para nuevos clientes Quieren librarse del ahorrador de toda la vida y atraer al cortoplacista infiel. Luego, claro, no se fían ni de sí mismos. Así se ve todo desde abajo, pero intuyo que algo más turbador se atisba a vista de pájaro cuando el director del Banco Central Europeo está inyectando dinero a espuertas en el sistema dicho en esa jerga suya que nos llega con interferencias. Lo del sistema más o menos lo entiendo, pero dinero nunca me han inyectado. Me lo han prestado, lo he devuelto, lo he pagado, lo he cobrado, pero ¿inyectar? Este verbo me desconcertó al principio aunque, como suena bien, iba a dirigirme al BCE: inyécteme, señor Trichet, s il vous plaît. Para mi chasco, ha salido diciendo que, lejos de inyectarnos, se consagra a refrenar nuestra viciosa inclinación al consumo: no nos baja los tipos de interés por manirrotos. Así es la vida: a unos les inyectan y a otros nos mandan comer conejo, tan fibroso que acaba en los espacios interdentales por lonchas. Mientras se explican y no, seguimos confiando. Y haciendo acopio resignado de seda dental para estas fiestas.