Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 20 s 12 s 2007 JUEVES deESCENA 87 ESCENA INTERNACIONALsNUEVA YORK La sirenita nada en Broadway Disney ha elegido para su nueva apuesta teatral uno de sus grandes éxitos, La sirenita que ha podido subir a escena tras el retraso provocado por la huelga de tramoyistas en Broadway ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El agosto prenavideño de Broadway empezó mal a causa de la huelga de tramoyistas, que durante semanas mantuvo muchos teatros vacíos y muchas marquesinas apagadas, obligando incluso a retrasar uno de los estrenos más esperados, el de La Sirenita del 6 de diciembre al 10 de enero. Pero la versión musical de este clásico de la Disney se está resarciendo en la taquilla, donde se agotan rápidamente las entradas. Otra cosa son las malas críticas que están cosechando las funciones de pre- estreno. Disney es casi siempre un valor seguro en Broadway, donde han pisado fuerte durante años La bella y la bestia y El rey León Y se supone que La Sirenita viene a tomar el relevo. Se basa en una de las producciones cinematográficas más exitosas de Disney, y la que marcó en cierto modo su vuelta a los orígenes. Fue en 1989 y fue con un relato de Hans Christian Andersen, debidamente aliñado con un final feliz que no tenía nada que ver con el original. En el cuento de Andersen, Ariel, la hermosa sirena que lo arriesga todo para intentar conseguir el amor de un humano, fracasa en su empeño. No es amada y muere. Confrontada con la tentación de eludir su terrible destino dando muerte al amado, Ariel renuncia y se sacrifica. Pero la Disney no sería el emporio que es a base de contar historias tan terribles a los niños. Su Sirenita sale mucho mejor librada: aunque al príncipe le cuesta un poco al principio, acaba entendiendo que su sirena es mucha sirena, batiéndose en triunfal batalla marina con la malvada bruja que estorba su amor y pasando por vicaría, tan contento como los espectadores por taquilla. Algunos críticos que ya la han visto no salen tan contentos. Dicen que le sobran pretensiones plásticas y le falta claridad, algo fundamental, subrayan, para que un niño entienda que un tritón es un tritón y que un cangrejo no es un tomate con castañuelas. El diseño de los trajes es espantoso, aseguran, y sólo las sirenas parecen inequívocamente sirenas. En general acusan a la directora, Francesca Zambello, de no conseguir encontrarle el tono a un musical de Broadway, viniendo como viene del mundo de la ópera, y habiéndose traído de ahí a sus principales colaboradores. Los elogios más generosos se los lleva la protagonista, Sierra Bogess, y en gran medida se los lleva por su belleza. A nivel interpretativo, parece que ha convencido más la intérprete de la bruja Úrsula, que es Sherie Rene Scott. Los principales roles masculinos están a cargo de Sean Palmer (príncipe Eric) y de Norm Lewis (Rey Tritón) cuyos férreos abdominales también han merecido alguna que otra guasa. Y es que en Nueva York no perdonan una, aunque tampoco sería la primera vez que la gente, los niños en particular, disfrutan como enanos de un musical sin hacer caso de lo que digan los entendidos. TEATRO Garrick Guión, dirección y producción: Tricicle. Escenografía: Sebastià Brosa y Laura García. Vestuario: Anna Güell. Iluminación: Lluis Martí. Música: Pere Bardagí. Intérpretes: Joan Gràcia, Paco Mir y Carles Sans. Lugar: Teatro Gran Vía. Madrid. Más información sobre el espectáculo: disney. go. com theatre thelittlemer maid index. html Cuatrocientos músculos JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Alguien ha calculado que en el acto de la risa intervienen unos cuatrocientos músculos, nada menos. Y a poner en funcionamiento todos y cada uno de los elementos que integran esa juguetona y compleja maquinaria se dedica en cuerpo y alma Tricicle en un espectáculo colocado bajo la advocación de un actor legendario que hizo del humor santo y seña de su oficio, aunque debutara en su día con el corcovado y tremendo Ricardo III de Shakespeare. David Garrick (1717- 1779) que estudió Literatura y Derecho junto al monumental Samuel Johnson, escribió, interpretó y produjo obras teatrales, fue durante treinta años director del londinense Drury Lane y se cuenta, según se recuerda en el programa de mano de la función, que los galenos de la época recomendaban a melancólicos y otros enfermos de los perniciosos humores del alma que acudieran a sus espectáculos para disipar las malas brumas del abatimiento. Joan Gràcia, Paco Mir y Carles Sans, léase Tricicle, exploran en Garrick los vericuetos de la risa en sus múltiples manifestaciones, desde los aparentemente sencillos y rotundos engranajes del gag a las modalidades del cómic o las variaciones sobre un mismo tema. Decir a estas alturas que estos tres hombres de teatro tocados por la gracia del humor dominan todos los recursos del género quizás resulte superfluo, porque se da por supuesto. Pero es justo y necesario reconocerlo y subrayar la cuidada conjunción de elementos de gesto, voz, escenográficos, de iluminación y demás que se conjugan en este estupendo espectáculo. Mas ilustrativo sería, por ejemplo, acompañar estas líneas con una grabación de las reacciones del público durante cualquier representación: carcajadas y más carcajdas, porque Garrick es, en efecto, un montaje desternillante. Así que si el negro pájaro de la melancolía ha anidado en su ánimo, no dejen escapar la oportunidad de ver a Tricicle en acción, y si no, pues también. El buen rato está asegurado. A telón abierto Carmen Accidentado estreno de Sara Baras en París Sara Baras estrenó en el teatro Champs- Elysées de París (un escenario talismán para la artista gaditana) su ballet Carmen un trabajo que vio la luz el pasado septiembre en el Liceo barcelonés, y que permanecerá en cartel en la capital francesa hasta el 7 de enero. El estreno de la coreografía- -recibida por el público con grandes ovaciones, según Efe- -resultó accidentado, ya que la presencia de humo en una escalera del escenario al principio del espectáculo hizo que se pusiera en marcha el dispositivo de alerta de incendio del teatro y la evacuación del público. El espectáculo pudo volver a empezar tras media hora de interrupción, esta vez sin humo. Humor para las Navidades Ron Lalá regresa con Mi misterio del interior El quinteto cómico vuelve con este espectáculo al teatro Alfil, en la que será su tercera temporada en este escenario. Mi misterio del interior combina música y palabra en una pieza que, según sus responsables, derrocha sobre todo caradura y donde pueden encontrarse desde unas bulerías del Polo Norte hasta un concurso televisivo.