Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍAsMOTOR abc. hoymotor. com JUEVES 20 s 12 s 2007 ABC La CE exige a los fabricantes de vehículos que reduzcan un 19 su emisión de CO 2 El precio medio de los coches subirá 1.300 euros, pero el comprador ahorrará 2.700 euros en combustible MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. La Comisión Europea presentó ayer su propuesta para que los coches sean en Europa menos contaminantes y, como con los viejos cualquier intento en esta materia sería fallido, el objetivo son los nuevos y que a partir de 2012 reduzcan la actual emisión media de 160 gramos de monóxido de carbono (CO 2) por kilómetro recorrido a tan sólo 130 gramos, casi un 19 menos. Bruselas calcula que la medida supondrá una reducción total de las emisiones de CO 2 del sector del transporte a la atmósfera de un 19 una vez que se consiga llegar a una disminución de las emisiones de los coches nuevos a 120 gramos por kilómetro, lo que se conseguiría con la mejora añadida de la eficiencia de los combustibles en materia de contaminación. El comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, explicó ayer que esta nueva normativa, que aún debe recibir el visto bueno del Consejo y del Parlamento Europeo, supondrá que los coches nuevos se encarecerán una media de 1.300 euros, aunque habrá un ahorro de combustible equivalente a 2.700 euros a lo largo de toda la vida del coche por la mayor eficacia de los motores. El planteamiento de la CE es que los coches más pesados tendrán que reducir más las emisiones de CO 2 que los más ligeros, ya que contaminan más, mediante un cálculo matemático. Los fabricantes que no cumplan con los objetivos que se les impongan tendrán que pagar unas sanciones progresivas de 20, 30, 60 y 95 euros anuales por cada gramo de más que emitan sus vehículos a partir del año 2012 y has 2015. Los fabricantes podrían decidir incorporar esta sanciones en el precio final, de modo que el que más contamine más pague aunque, al tratarse en este caso de los vehículos de gama alta, el elevado poder adquisitivo de los compradores no haría probablemente que se frenase la demanda. Porsche es el constructor que tendrá más deberes que hacer en este terreno, ya que sus coches emiten de media 282 gramos de CO 2 kilómetro, mientras que los utilitarios de PSA Citroën tan sólo lanzan 142 gramos. El peso es uno de los parámetros directamente relacionados con las emisiones, por lo que los constructores alemanes, que son los que fabrican los coches más grandes y por tanto más pesados de toda Europa, son lo que han recibido de manera más negativa la propuesta de ayer de la Comisión Europea. Hasta tal punto ha llegado la oposición del Gobierno alemán a la medida que el comisario europeo de Empresa, el alemán Günter Verheugen, no compartió la tribuna de prensa con su compañero Dimas, tal y como estaba previsto, por estar en total desacuerdo con la decisión del Colegio de Comisarios. La propia canciller alemana, Angela Merkel, normalmente defensora de los proyectos de lucha contra el recalentamiento del planeta, cambió ayer el tercio y aseguró que se está haciendo una política industrial en perjuicio de Alemania, por lo que no estamos nada satisfechos con el resultado Su portavoz fue más allá y calificó el proyecto de totalmente equivocado y desequilibrado, al poner en riesgo la innovación de la industria del automóvil, amenaza empleos y no representa un instrumento eficaz en materia de protección climática Francia e Italia, contentas Multas por contaminar EE. UU. aprueba una ley para que los coches consuman un 40 menos DPA WASHINGTON. Los vehículos en Estados Unidos deberán reducir su consumo de combustible en un promedio del 40 hasta el año 2020, según una ley aprobada ayer por el Congreso estadounidense. La nueva norma promueve también la utilización de biocombustible. Hasta 2022 se prevé un consumo seis veces mayor de etanol. Se trata de la primera vez en 30 años que la ley marco se ha modificado. La nueva norma incorpora que la flota de automóviles y de camiones deberán alcanzar para 2020 una eficiencia de 6,7 litros por cada 100 kilómetros. El mismo año quedarán fuera de uso las bombillas incandescentes, y estipula las primeras limitaciones al uso del agua en EE. UU. para las nuevas lavadoras y lavavajillas. La ley también apoya la investigación para el almacenamiento de los gases de efecto invernadero. Frente a las feroces críticas que provinieron ayer de Berlín el silencio desde las dos capitales que salen beneficiadas de que la propuesta de reducción de emisiones se vincule al peso, París y Roma, cuyos fabricantes de automóviles están especializados en pequeños vehículos que contaminan mucho menos que los alemanes. El Renault Clio, por ejemplo, emite sólo 139 gramos de CO 2 por kilómetro recorrido, frente a los 176 gramos del Volkswagen Golf. Desde la patronal europea de constructores de automóviles (ACEA en sus siglas en inglés) su Secretario General, Ivan Hodac, aseguró ayer que la decisión de la Comisión Europea no está equilibrada y que el nivel de las multas o penalizaciones es totalmente inaceptable, ya que es cien veces superior al que pagan otras industrias por contaminar dentro del mercado europeo de emisiones de CO 2 Todo apunta a que se avecina un enorme debate en Europa a cuenta de quién tiene que pagar más por contaminar, en el caso de los coches, ya que con la propuesta de ayer serían los fabricantes alemanes. Sin embargo, se da la circunstancia de que precisamente Alemania es uno de los países que más aporta al conjunto del Presupuesto de la Unión Europea, por lo que podría considerar que no es justo que, además, se discrimine a su industria de este modo, frente a la de otros países europeos.