Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 20- -12- -2007 ABC El liberal flamenco Verhofstadt aplaza la crisis en Bélgica con un Gobierno provisional Deberá preparar las condiciones para las grandes negociaciones sobre el futuro del país a partir de marzo ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La buena noticia es que más de 190 días después de las elecciones, Bélgica ha logrado formar un Gobierno. La mala noticia es que se trata de un ejecutivo provisional, para salir del paso hasta Semana Santa. Los belgas suspiran, pero el alivio durará poco porque la principal misión de este ejecutivo de transición será dejar las cosas preparadas para que pueda empezar la negociación sobre la reforma del Estado, la enésima y tal vez la última, porque después de 25 años de un determinado afán de desnudarlo de sus atribuciones en beneficio de las administraciones regionales, a las estructuras federales de Bélgica no les queda prácticamente nada. El liberal flamenco Guy Verhofstadt, un personaje brillante y de ideas claras, ha sido capaz de devolver un poco de sensatez a un escenario político institucional desquiciado después de más de medio año de crisis. El juego democrático tiene estas cosas, que hacen que a veces sea difícil ver las cosas con claridad. En el mes de julio Verhofstadt era el perdedor de las elecciones, después de ocho años de gobierno, y hoy, sin embargo, es con diferencia el político más popular de Bélgica, en las dos comunidades. Si hubiera nuevas elecciones en estos momentos, no hay duda de que volvería a ganar; lo único que se puede asegurar es que ya ha dicho que no se presentaría. La última legislatura tuvo un susto de salud, algo de corazón, y todo indica que ha decidido pasar cuando pueda a actividades más sosegadas que la enrevesada política belga. El acuerdo logrado en la noche del martes al miércoles consiste poco más o menos en la recuperación de la coalición con la que gobernó la pasada legislatura, pero añadiendo los democristianos de las dos comunidades, que son los que han ganado las elecciones (es decir, los flamencos de Ives Leterme) Como las filiaciones de los partidos políticos en Bélgica son tan complicadas, los diarios han creado un código de colores para orientar a los electores. El Gobierno saliente era violeta por la mezcla del azul El primer ministro Guy Verhofstadt liderará el nuevo ejecutivo belga hasta el mes de marzo de los liberales y el rojo de los socialistas. La coalición que se ha intentado formar sin éxito todos estos meses era la azulnaranja es decir, liberales y el naranja de los democristianos. El diario Le Soir bautizó ayer la nueva coalición de Verhofstadt como armenia puesto que la bandera de aquel país está formada por los tres colores: azul, rojo y naranja. El democristiano flamenco Ives Leterme formará parte de este Gobierno como vicepresidente, igual que el actual responsable de finanzas, el liberal valón Didier Reynders, que hasta ahora era el responsable de finanzas en el ejecutivo saliente pero que se ha puesto en primera línea en las negociaciones para la nueva coalición salida de las elecciones. formalmente una atribución del Rey, se espera que los liberales flamencos tengan una presencia estratégica: el puesto de primer ministro y los titulares de Interior y de Asuntos Exteriores. Los liberales valones optan por las carteras económicas, y queda, sobre todo, la fórmula para encajar a los democristianos flamencos, que son los vencedores de las pasadas elecciones. Los democristianos (humanistas) valones se han resistido con uñas y dientes a este gobierno provisional, pero al final no han podido ne- AP Las dos principales figuras de la que ha de ser futura mayoría de gobierno tendrán el mismo rango en este ejecutivo de transición que ha sido recibido como un regalo de Navidad por muchos belgas. Aunque la distribución de los ministerios es Un regalo de Navidad Demasiado federalista para la construcción de Europa E. S. BRUSELAS. A Guy Verhofstadt le gustaría ser en estos momentos el presidente de la Comisión Europea en lugar de José Manuel Durao Barroso. Su experiencia de dos legislaturas como primer ministro, que en Europa han sido esenciales en el funcionamiento de la Unión, le situaba como uno de los candidatos más adecuados. Por su filiación política podría encontrar fácilmente el consenso en el Parla- mento Europeo. Sin embargo, su candidatura fue desechada por aquellos que no quieren ni siquiera pensar en una Europa más federal. En este caso, la oposición vino de la mano de Tony Blair, para quien cualquier perspectiva de convertir a la UE en algo más que un club de países soberanos le parece inaceptable. Federalismo en Europa representa demasiado para el espíritu singular británico. El mismo federalismo del que huyen los independentistas euroescépticos es el camino por el que Bélgica va disolviendo poco a poco sus estructuras estatales. Más federalismo en Bélgica separa, mientras que en Europa une demasiado. garse, mientras que para los socialistas valones (sus correligionarios flamencos no formarán parte de este ejecutivo) se trata de un pequeño regalo, porque estaban destinados a pasara a la oposición. El sábado se espera que se produzca el voto de confianza en el Parlamento, con lo que al menos Bélgica podrá detener el reloj del deterioro de su imagen exterior. Será un Gobierno con todas las atribuciones, no como el actual, que está en funciones y no puede gestionar más que los asuntos corrientes. Al menos, se aleja la imagen de descomposición. Para el Rey Alberto II se trata también de un alivio que le permitirá pasar las fiestas navideñas con sosiego. En Navidad, primero, y en febrero, en su discurso al cuerpo diplomático, el monarca tendrá ocasión de referirse a la situación política con discursos que serán seguidos con enorme interés. ABC. es Vídeo sobre el nuevo Gobierno de Bélgica en abc. es internacional