Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID MIÉRCOLES 19 s 12 s 2007 ABC FOLK Dayna Kurtz Sala Clamores Oro acústico en Clamores IGNACIO SERRANO MADRID. Por favor, que alguien la traiga de nuevo. Por favor. Kurtz apenas ha terminado su concierto cuando varias personas, aún extasiadas, preguntan entre el público cuál será su próxima cita española. El año pasado recorrió el país con un considerable número de conciertos en pequeñas salas, pero pocos se enteraron. Otro por favor: que no ocurra lo mismo otra vez. Hay que gritar a los cuatro vientos que una deidad de la canción está de visita. ¿Exagerado? Más bien hechizado. Subió al escenario con Joy in repetition y convirtió lo sublime en divino en tres caricias a los trastes. Después de pedir delicadamente a los de primera fila que apartasen el humo de sus cigarros, presentó Far away again canción inédita que tocó moviendo la cabeza con dulzura mientras el tubo de metal en sus dedos hacía maravillas con las cuerdas. La guitarra slide ya no dejaría de sonar, y comenzó a llenarnos de pelusas de algodón a todos a medida que se sucedían sus acordes, llenos de afecto. Nola su homenaje a Nueva Orleáns, una de las cunas de todo lo que suena en Estados Unidos, estremeció hasta el escalofrío, y con el público totalmente entregado, tocó Banks of the Edisto Será que uno ya empieza a ponerse tonto, pero aquello sonó como un villancico. Entonces, se lanzó con una tonada política escrita después de que mi país fuese a la guerra por mentiras Y sí que venía con rabia la cosa, pues su brazo ejecutor empezó a mostrar tendones y venas al arañar la guitarra, llegando a recordar a los grandes momentos de exaltación liberadora de Richie Havens. En los bises, esta vez sí, vino Noche de paz guinda para un concierto que ojalá vuelva a repetirse pronto. Porque Kurtz es de las pocas personas vivas que siguen haciendo grande la cultura americana. Fernando Pardo de Santayana, junto con algunos de sus belenes más originales en su domicilio de Madrid La vuelta al mundo en 300 belenes Un coleccionista de nacimientos alberga en su domicilio madrileño portales de 136 naciones diferentes. La mayoría refleja las costumbres y tradiciones de los países donde fueron adquiridos POR L. TOSCANO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. La tradición del portal de Belén navideño trasciende las fronteras españolas y europeas y poco a poco se está implantando en la mayoría de los paises del mundo. Buena cuenta de ello puede dar Fernando Pardo de Santayana, un coleccionista de nacimientos que alberga en su domicilio madrileño más de 300 belenes provenientes de 136 naciones diferentes. La colección la comenzó en 1991, cuando su esposa le regaló un nacimiento mexicano como recuerdo de su visita al país. Hasta entonces, la única relación que tenía Fernando Pardo de Santayana con los portales era básicamente familiar, ya que cada Navidad este militar en la reserva acostumbra a poner un belén con más de 60 piezas de tipo Salzillo Su extensa colección actual, que desde su punto de vista no tiene gran valor económico, la ha formado aprovechando algunos viajes y pidiendo ayuda a amigos, familiares y algunos misioneros. Y es que dispone de nacimientos de los cinco continentes, incluyendo países tan dispares como Kirguistán, Liechtestein, Cabo Verde o Burundi. Parte del atractivo de la colección radica en que la mayoría de los belenes han sido comprados en los países de origen, aunque algunos los ha adquirido por internet. La aventura de reunir tal cantidad de representaciones ha estado guiada por un objetivo espiritual: Dar fe de que el mensaje de Cristo ha llegado a la práctica totalidad de los países del mundo explica el coleccionista. Es por ello que Fernando Pardo de Santayana no ha primado la sofisticación a la hora de obtener los belenes. No obstante, cuenta en su haber con obras de artistas conocidos como el italiano Matteo Préncipe, el alemán Richard Lang o Carbonel, de Francia. Los nacimientos adquiridos por Fernando también tienen un valor cultural, ya que reflejan las tradiciones y costumbres de los lugares de los que proceden. Así, en algunas piezas el portal tradicional se sustituye por una casa de campo laosiana, una pagoda nepalí o un jango de las sanzalas angoleñas. También cambia el ropaje de los protagonistas y hasta los animales que acompañan a la Sagrada Familia: a la mula y el buey se suman elefantes, bisontes, llamas y hasta cebúes. Elaborados con todo tipo de materiales, hay nacimientos de lana, cristal, marfil, papel, miga de pan... en función del país de origen. Aunque pueda parecer lo contrario, los más curiosos no siempre son los más lejanos. El belén de Portugal, por ejemplo, adquirido en Estremoz, muestra a las figuras con dobles cejas dibujadas- -a excepción del Niño Jesús- -para expresar admiración. En el nacimiento de la India la Virgen lleva el bindi o punto rojo que simboliza que está casada y el portal de Polonia simula una iglesia de Cracovia. Obtener tantos belenes no es fácil y su propietario tienen cientos de anécdotas relacionadas con su afición. El nacimiento de Kirguistán, por ejemplo, se lo trajo un médico valenciano que importa alcaparras desde el país asiático y el de Togo es un regalo de José María Álvarez del Manzano, anterior alcalde de la capital. La vocación internacional de este coleccionista le ha llevado también a exportar alguna de sus propiedades. Actualmente, hay un belén suyo en la Antártida, ya que lo ha llevado personalmente hasta allí el comandante Santamaría, jefe del equipo logístico de la Campaña Científica en dicho continente. También se ha preocupado en conocer como se dice Portal de Belén en 33 idiomas distintos, como el esperanto, el finés o el húngaro. De momento, Fernando pardo de Santayana no da por concluida su colección. Ya tiene localizados unos veinte países en los que hay belenes y de los que no tiene representación. Entre ellos está Arabia Saudí, Chipre, Liberia o Gambia. Hasta ahora, nunca ha expuesto su recopilación, pero no descarta cederla algún día a un museo de belenes si se crease en Madrid. Anécdotas internacionales Un objetivo espiritual Uno de ellos está en la Antártida, gracias a la mediación del comandante Santamaría, de la Campaña Científica Los nacimientos son de todo tipo de materiales como lana, barro, vidrio o miga de pan