Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID MIÉRCOLES 19 s 12 s 2007 ABC El Defensor del Menor aconseja que los menores de 13 años no tengan móviles Recomienda en una guía destinada a los padres que se reduzcan las exposiciones de los niños a estos aparatos para prevenir los efectos de las emisiones LETICIA TOSCANO MADRID. Una guía editada por el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid recomienda a los padres que no proporcionen teléfonos móviles a sus hijos antes de que cumplan 13 o 14 años. En el manual, denominado Por un uso responsable de las nuevas tecnologías se explica que es a esta edad cuando comienza la pubertad y los jóvenes empiezan a tener independencia, por lo que es en ese momento, y no antes, cuando está justificada la compra de un móvil. No obstante, la guía no condena que los padres proporcionen teléfonos móviles a los menores de forma puntual, en excursiones, desplazamientos o situaciones en las que pueda ser propicio, pero, en cualquier caso, no deben llevarse a los centros escolares. De esta guía se han editado 30.000 ejemplares que se distribuyen de forma gratuita en grandes almacenes de la Comunidad. El objetivo es dar a los padres algunos consejos sobre la compra y el uso de nuevas tecnologías, sobre todo teléfonos móviles, videojuegos y ordenadores. Así, el manual no sólo incluye recomendaciones relativas a la edad de uso de los aparatos. Entre otras cosas, aconseja que los menores reduzcan los niveles de exposición a las emisiones de los teléfonos móviles en la cabeza para lo que aconseja realizar llamadas cortas, enviar mensajes de texto o retirar un poco el aparato en el momento de conexión, ya que es cuando más energía emplea. El Defensor del Menor, Arturo Canalda, explicó que esta recomendación no intenta alarmar a nadie ya que es un consejo que recogen todos los manuales de uso de los teléfonos móviles Al respecto, Canalda comentó que si bien no se ha demostrado que estas emisiones sean perjudiciales, tampoco que sean inocuas por lo que por precaución los menores de 16 años no deben abusar de estos aparatos. A pesar de estas recomendaciones del Defensor del Menor, una encuesta sobre Equipamientos y usos de las tecnologías de la información y la comunicación en los hogares hecha pública ayer por el consejero de Economía y Consumo, Fernando Merry del Val, revela que el 70 por ciento de los jóvenes de entre 10 y 15 años dispone de teléfono móvil en la Comunidad de Madrid. Sobre los videojuegos, la guía recomienda que los ordenadores y consolas se sitúen preferentemente en lugares comunes de la casa, y no en las habitaciones de los menores. También sugiere que se pacte con los jóvenes el tiempo de uso de estos aparatos y se fomente otro tipo de juegos y entretenimientos en los que se relacionen con otros niños, se estimule la lectura, el diálogo con la familia o las actividades artísticas. A la hora de comprar los videojuegos, la guía pide a los padres que se informen sobre las características de los mismos y no se fíen únicamente de las recomendaciones de los fabricantes. Asimismo considera que controlar este tipo de juegos es más dificil si se obtienen en el top manta o se bajan de internet. Respecto a la web, recomienda que la navegación por inter- El 70 por ciento de los jóvenes de entre 10 y 15 años de la Comunidad tiene móvil, según una encuesta net se convierta en una actividad familiar, para descubrir los beneficios de esta herramienta y que, a la vez, se puedan cribar los contenidos poco adecuados, como la pornografía o la violencia. La guía avisa sobre la importancia de advertir a los menores de que no deben proporcionar sus datos a través de la web y de que deben avisar a sus padres si alguien intenta quedar con ellos en persona. En general, el manual aconseja que se guíe la relación de los jóvenes con las nuevas tecnologías con sentido común y dando ejemplo a los menores del uso que tienen que hacer de estos servicios. Consulta la guía Por un uso responsable de las nuevas tecnologías en www. defensordelmenor. org Evitar las emisiones Un grupo de jóvenes utiliza su teléfono móvil, una práctica habitual en la región pero desaconsejada por el Defensor del Menor DÍAZ JAPÓN AL DÍA Manuel de la Fuente CANCIÓN DE NAVIDAD os restos de la helada y de la escarcha todavía duermen a primera hora enroscados como serpientes de nieve en las rejillas de los carros del híper. Gente común y corriente, sobre todo corriente, hace sus últi- L mas (o penúltimas, siempre son las penúltimas) compras para la cena más especial del año. A las cajeras, abrumadas por el agobio y la impertinencia (por qué no decirlo) del gentío, aún les quedan ganas (y arrestos) para esbozar una sonrisa, más profesional que amable. Tiempo de paz, tiempo, quizá, de nieves, como comentan entre ellas las dependientas y los mozos del reparto del súper, mientras ante sus ojos desfilan botellas de cava, cajas de langostinos y de gambas, algún besugo, chuletitas de lechal, turrones y mazapanes, frutas escarchadas y kilos y kilos de polvorones. En la puerta, Mircea y Nadia se esconden bajo sus abrigos del al- bergue, mientras ofrecen (por ofrecer, que ni en estas fechas la caridad se prodiga) con tanta timidez como necesidad un ejemplar de La Farola y en el vientre de Nadia, Ilya patalea y patalea, muy cerca ya de salir y pisar la dudosa luz del día, por muchas Pascuas que sean. Un perro flaco y tan tieso de frío que sus pulgas llevan un plumas se lame las heridas de la noche y husmea en un contenedor repleto de cascos de sidra El Gaitero, de confetis y de olvido. El aguanieve golpea los cristales de los coches que enfilan la calle de Alcalá, a la altura de Quintana. El castañero se calienta ante su brasero, y les ofrece un cucurucho: Venga hijos, que invita la casa, a ver si entráis en calor No te asustes le dice la adolescente a su compañero (que piensa que tal vez le iría mejor con el acordeón que con La Farola pero me parece que ya viene Y tanto, Mircea y Nadia se cobijan en el soportal de una zapatería, y vino, vaya si vino, Ilya, y sin un pan bajo el bracito. Cuatro copos de nieve se escancian en las mejillas de Nadia, se disuelven entre sus lágrimas y las del pequeño Ilya, al que preferirán llamar Jesús. A lo lejos, sobre el cielo de Canillejas, la Estrella de Oriente anuncia la buena nueva. Ha nacido un niño. Para Mircea y Nadia, siempre será el niño dios.