Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 19 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 35 Las FARC anuncian que liberarán a la compañera de Ingrid Betancourt También será entregado el hijo que Carla Rojas tuvo con un guerrillero durante su largo cautiverio en la selva ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Hace un año, cuando el periodista colombiano Jorge Enrique Botero publicó Las últimas noticias de la guerra un reportaje novelado en el cual reveló que Clara Rojas, la fórmula vicepresidencial de la candidata Ingrid Betancourt, había tenido un hijo en cautiverio con un guerrillero, también se supo lo que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) pensaban hacer con madre e hijo: es mitad de ellos mitad nuestro le había dicho a Botero un comandante guerrillero. No saldrá liberada agregó. Y dijo más. Que Clara Rojas, 43 años, una brillante abogada que durante toda la campaña política fue la mano derecha de Ingrid Betancourt, había tenido su hijo con un guerrillero que la cuidaba en cautiverio, que el niño había nacido en plena selva, que madre e hijo permanecían juntos pero separados del rebelde y que se mantenían en el mismo campamento de Betancourt. La historia conmovió al mundo no sólo porque Emmanuel, como se llama el hijo de Clara Rojas, se convirtió en el primer niño en nacer en cautiverio, sino porque Clara Rojas había sido secuestrada de manera fortuita el 23 de febrero de 2002 cuando junto con Betancourt fue retenida mientras viajaban hacia el sur del país para un acto de campaña. Usted puede irse le dijo el guerrillero a Rojas. Nos interesa Ingrid agregó. Tanto la una como la otra habían desestimado la advertencia del gobierno sobre el riesgo de viajar a esa zona, pues tres días antes se había acabado el proceso de paz con las FARC. Rojas, la menor de cinco hermanos y la única mujer, había estado ligada a Betancourt desde 1991 cuando las dos se vincularon al recién creado Ministerio de Comercio Exterior, en cabeza del actual ministro de Defensa Juan Manuel Santos. HORIZONTE Ramón Pérez- Maura ¿ADÓNDE IBA FRANCO EN 1973? ado que el presidente del Gobierno español ha tenido a bien emplear esta legislatura en desenterrar todos los muertos de nuestra historia contemporánea, seguro que su partido y Gobierno nada tendrán en contra de que se les haga el cuestionamiento que sigue. Estos días hemos recibido en España con todos los honores posibles para su su indefinido cargo a Muamar al- Gadafi. Exteriores siempre es complaciente con los dirigentes musulmanes que no respetan nuestra cultura. Tuve ocasión de vivir en persona la no- cena de Estado que se dio en el Palacio Real al presidente iraní Mohamed Jatamí- no- cena para no obligarle a sentarse a la mesa con la Reina de España y con ello hacerle pecar. Ahora Exteriores adapta el protocolo a un invitado que no encaja de ninguna manera. Habrá quien diga que para eso tenemos el protocolo- -y no le faltará razón- -mas me pregunto yo si no podrían también ellos adaptarse un poco. Gadafi no es jefe de Estado ni de Gobierno, sino líder de la Gran Al- Yamahiria Árabe Libia Popular. Y a mi esto me recuerda mucho a cuando iba a Francia el ministro secretario general del Movimiento y lo recibía el ministro de Transportes. Los franceses de De Gaulle y Pompidou se las gastaban con nostros con bastante más firmeza. El aclamado Gadafi lleva ya 38 años sojuzgando a su pueblo; llegó al poder con derramamiento de sangre, crímenes que continuó durante unos años y después ha mitigado muy mucho; mas todo parece indicar que continúan con una intensidad muy superior a la que se daba en la España de 1973, después de que Franco alcanzara el poder con una guerra civil y una posterior represión. Gadafi hoy es un tipo que no sólo continúa con procesos como los de Burgos, sino que además se atreve a mantener en la cárcel durante casi una décadada a extranjeros como las enfermeras búlgaras por causas que se acaban disipando sin explicación coherente; que mantiene tal grado de censura de los medios de comunicación, que evocan la ley Fraga de Prensa como un modelo a imitar incluso hogaño. Mas Gadafi viaja y es recibido hoy mucho más que Franco en 1973. D Clara Rojas (izquierda) con Ingrid Betancourt, en una foto de 2001 Me voy con ella dijo Rojas. Y se fue hasta hoy. Durante todo este tiempo de Clara se tuvieron dos noticias. La primera prueba de vida se conoció en julio de 2002, cuando las FARC enviaron un vídeo en el que Clara apareció sentada a una mesa junto a Betancourt, pero guardó silencio. Una segunda cinta fue difundida en agosto de 2003 y en ella Rojas, apesadumbrada, se dirigió a su madre. Desde entonces, silencio. Pero a mitades de este año el policía John Frank Pinchao, secuestrado hace ocho años, logró fugarse y contó más: compañero de cautiverio de Rojas y Betancourt, Pinchao no sólo dijo que el niño se llamaba Emmanuel y que para entonces las dos mujeres habían sido separadas, sino que también señaló que el pequeño era criado por los rebeldes, que en ocasiones se lo llevaban a Rojas para que lo viera, lo que según él la hacía sufrir mucho Por eso hace unos meses, cuando el presidente venezolano Hugo Chávez emprendió la EFE Criado por los rebeldes Rojas en un vídeo durante su cautiverio en 2003 AFP mediación para liberar a los 45 canjeables, como se conoce el grupo de secuestrados que las FARC quieren intercambiar por al menos 500 rebeldes presos, anunció que una de las primeras en salir sería Clara Rojas y su hijo Emmanuel. Aunque la mediación de Chávez fue abruptamente rota por el presidente colombiano Álvaro Uribe, tanto el mandatario venezolano como la senadora colombiana Piedad Córdo- ba, siguieron con su mediación tras conocerse las pruebas de 17 secuestrados, entre ellos Betancourt que apareció desnutrida y deprimida en un vídeo. Por eso ayer los familiares de los secuestrados recibieron con optimismo la agenda paralela que llevaban Chávez y Córdoba pues ayer, según la Agencia de Prensa Latina de Cuba, las FARC liberarán a Rojas, a Emmanuel y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo. Según el texto entregado por las FARC, los liberados serán entregados al presidente venezolano, Hugo Chávez, o a quién él decida. Es un gesto, un desagravio a los familiares de los retenidos, a Chávez y a la senadora Piedad Córdoba, cuya gestión por el canje humanitario fue cancelada por el gobierno colombiano En el comunicado de siete puntos, las FARC insisten en el despeje militar de los municipios de Florida y Pradera, al noreste del país, para concretar un acuerdo humanitario, y ratifican la voluntad de realizarlo y avanzar en la solución política del conflicto armado.