Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 19 s 12 s 2007 ABC AD LIBITUM VOCACIÓN VISTO Y NO VISTO DE DERROTA I, sable en mano, dos escuadrones de caballería se enfrentaran entre sí, a la carga, no creo que llegaran a cruzar sus armas. En función de la entereza moral de cada bando, uno de ellos se desharía en el transcurso de su avance. Se vendría abajo, quizá, por falta de valor o, posiblemente, por carencia de fe en su capitán. Algo así, me parece y alarma, está pasando en estos días en que se calientan los ánimos con la vista puesta en el próximo 9 de marzo. El escuadrón de José Luis Rodríguez Zapatero, ya puesto al trote, no presenta grandes campeones entre sus filas, pero mantiene la línea y afirma su voM. MARTÍN luntad de victoria. Por el FERRAND contrario, el de Mariano Rajoy, integrado por vencedores forjados en difíciles combates anteriores, marcha al paso, desgarbado, corto de ánimo y enzarzados sus oficiales en mil trifulcas paralelas. De esa guisa, cuando llegue el momento decisivo y el cornetín ordene galopar cargando sobre el adversario, no será fácil que la línea se mantenga y, antes de que se produzca el choque, ya sabremos la razón de una derrota que se anuncia por sí sola. No sé si, a ochenta días vista, se podrá recomponer el escuadrón que cabalga con una gaviota en su bandera. En el del puño y la rosa no se observan, y no porque no los haya en su seno, mayores diferencias y enfrentamientos. El espectáculo de discrepancias inoportunas promovido por Esperanza Aguirre e interpretado por su obediente escudero en la Comunidad de Madrid, Ignacio González, no tiene precedentes en la historia de la política democrática. Ni tan siquiera la UCD en sus horas bajas, cuando los intereses de sus patriarcas se antepusieron a los del partido e, incluso, a los de la Nación llegó a tan esperpéntico despropósito. Sin necesidad de que los dos grandes escuadrones de nuestra vida política choquen entre sí, en el seno del que acuartela en la calle Génova de Madrid se están dando caña los unos contra los otros. En el fondo se disputa el sillón de Rajoy sin considerar: a) que Rajoy no se ha levantado todavía, b) que ir a la guerra confundido de enemigo es la peor forma de perderla, c) que los hipotéticos votantes del centro derecha están hartos de tanta pelea de patio de colegio, d) que, en la descapitalización de la partitocracia, los ciudadanos prefieren votar nombres que siglas, e) que la pretensión representativa a la que no debe renunciar un partido se refuerza con quienes acreditan representación, f) que el ruido propio suele beneficiar al silencio ajeno, y g) que cualquier victoria requiere el sacrificio de quienes la pretenden y se impide con el oportunismo personalista de cualquiera de ellos. El escuadrón del PP ha consumido la legislatura en el absurdo y anacrónico debate sobre si el sable de su actuación final habría de ser recto o curvo y ahora, sin desenfundar, se lían a pellizcarse entre sí. ¡Fantástico! LA INJUSTICIA DE DIOS mano! Es decir, un niño, y después un adolescente una A indolencia casi lasciva del periodismo y la polítitormenta de hormonas es la definición científica de D. ca ante los últimos descubrimientos en la indusBernat) y después un titulado en el paro, y después, un mitria de los mataderos de niños indica que España, linistro de Rodríguez. ¡La vida! bre, al fin, del oscurantismo religioso, ha entrado en la moCon el aborto ocurre como con el nacionalismo: falladernidad. ron las predicciones de la ingeniería social, que sostenía Un rapsoda del felipismo justificó los catorce años de que la globalización acabaría con los hechos diferenciaaquel régimen kitsch por su conquista de la asepsia, y les, y la prosperidad, con las matanzas de niños, y, sin emalegaba, no la cal viva, sino el pistolín de pan envuelto en bargo, nunca se han cantado más himnos ni se ha plexiglás. La asepsia, señores. Sólo hay que ver matado a más niños que ahora. ¿Por qué la razón con qué asepsia nietzscheana volvemos a escuno nos ha dado protección alguna contra lo inhuchar el bullicio de la feria con que se deja violar mano? es la angustia constante de Steiner. ¿Por hoy el hombre culto de la gran ciudad, a través del qué el señor Gieseking podía tocar Debussy- -de arte, del libro, de la música... Y de los niños muermanera incomparable, parece- -mientras se oían tos, claro. los gritos de quienes pasaban por las estaciones ¿A dónde irán tantos niños muertos? Pensede Munich rumbo a Dachau? ¿Quién era aquel anmos en el Sueño tremendo de Jean- Paul Ritcher: te quien, en Auschwitz, Dios calló? Pero hoy, en Discurso de Cristo muerto en lo alto del edificio IGNACIO del mundo: no hay Dios El lugar del anuncio es la RUIZ QUINTANO Madrid, donde de un modo definitivo se abre paso la Ilustración del solsticio hiemal, el único inteiglesia de un cementerio inmenso. Padre, ¿dónde rrogante metafísico no es la existencia o inexistencia de estás? Y no escucha sino la lluvia que cae en el precipicio. Dios, sino si se puede ser diputado y alcalde a la vez. La eternidad reposa sobre el caos y lo roe. Al roerlo, ella- ¡No estará usted en contra de la liberación de la misma se devora lentamente. Todo el edificio del mundo mujer! va a derrumbarse ante nosotros. Los niños muertos se A los que torcían el gesto ante la matanza de campesiacercan a Cristo y le preguntan: Jesús, ¿no tenemos panos en los gulags eran reconvenidos con un ¡No estará dre? Y Él responde: Todos somos huérfanos. usted en contra de la liberación del obrero! Una sociedad- ¿Qué es eso de que nadie puede cambiar la naturaleque no se ahorra una lágrima con cada peripecia de la niza humana? El infanticidio, que puede parecer contrario ña Madeleine McCann es una sociedad kitsch o sea, a la naturaleza humana, era casi universal antes de la lleilustrada, que, frente al aborto, nunca propondrá la solugada del cristianismo, y Platón lo recomienda para evitar ción racional que Villalón, poeta y criador de toros de ojos el exceso de población. verdes, dio para la plaga de langosta: capar a los machos. Esta observación no es de Rouco, por citar a uno de los Las sociedades kitsch se emocionan con los anuncios de cardenales recalcitrantes, sino de Bertrand Russell, perfumes, lloriquean por el cambio climático y resuelven quien como agnóstico poco tiene que envidiar de Pepe Roel misterio de la muerte imponiendo en los mataderos, predríguez, Puente Ojea o D. Bernat, nuestro cristo laico de vio a su sacrificio, el aturdimiento, mediante descarga la Salud. Al cristianismo, ciertamente, le repugna el ineléctrica, de las reses cristianas (las musulmanas depenfanticidio, que era un recurso común en épocas de hamden de otro negociado) ¿Y si aturdiéramos a los niños con bruna. Entre los paganos, la única indignación moral un cachete? He aquí un típico interrogante kitsch -estoica, pero indignación moral, al cabo- -ante el aborNuestra última esperanza, dijo el sabio, está en la injusto está en la sátira de Marcial sobre el masturbador: Lo ticia de Dios. que estás perdiendo entre tus dedos, Póntico, ¡es un ser hu- S L -Es que, así como estáis, cuando os lleve a dar mítines, ¿de cara a quién de los dos instalo al público?