Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18- -12- -2007 El cineasta Tim Burton y la actriz Helena Bonham Carter, padres de una niña 97 EN SU PUNTO Beatriz Cortázar MARTÍNEZ BORDIÚ EL EXTRAÑO ASUNTO DE Bruni durante su actuación en el homenaje a Serge Gainsbourg otra vez, a dueños de imperios (Trump) al tipo que encarceló a Al Capone en la ficción (Eliot Ness Kevin Costner) y a un actor suizo de apellido español (Vincent Perez) a Laurent Fabius. Siempre desde su seña de identidad: Nunca pongo moralidad en el sexo, sino en el trabajo bien hecho... Y la vida, ¿qué es la vida para Carla ojos de halcón Bruni? Dura, pero le echó bemoles, como el día que murió su hermano: Para ese tipo de cosas es para lo que se necesita el coraje. No para el amor. No para la fidelidad. A veces necesitas una persona para construir algo, y otra para divertirte A pesar de que sus curvas rectas, rectas curvas, ojos azules y belleza fría cautivaron a los modistas, Carla Bruni sintió una especie de abulia escénica y se apeó de la pasarela para componer música. Leyó a los poetas William Butler Yeats, Emily Dickinson, Dorothy Parker, y desde su personalidad barroca se adentró en la música folk. Los críticos se pusieron a temblar (se les venía de bruces encima la top model de ébano Naomi Campbell, y su Bab- AFP ywoman de espanto) pero la publicación de Quelqu n m a dit en 2002, fue una agradable sorpresa (dos millones de copias vendidas) y años después escribió No promises Carla Bruni se enamoró del club de los poetas muertos, y los utilizó. ¿Le habrá prometido Carla Bruni o no a Sarkozy votarle? Porque ella se define como mujer de izquierdas, y así mostró su preferencia por Ségolène Royal, la rival socialista de Sarkozy en el mayo francés: Mis padres han votado siempre por la izquierda. Es una tradición. Yo no votaré jamás por la derecha Pero quien mejor la definió, en la novela Nada grave fue la ex esposa Rapahel Enthoven, -padre del único hijo de Carla Bruni- Justine Lévy (hija a su vez del filósofo Henri Lévy, acérrimo enemigo de Sarkozy) que tallaba así al personaje de Paula, en el que se adivina una crepuscular Bruni: Su rostro es inmóvil, como esculpido en cera Desde esa vela sucumbe a la erótica del poder. Su belleza fría cautivó a los modistas de los años 90 GETTY IMAGES Más información sobre Carla Bruni: http: www. carlabruni. com ue si no está bien, que si sus problemas hacen que haya cambiado, que si la familia no apoya como debiera, que si no es el mismo... Extraño asunto es el que protagonizan Jaime Martínez Bordiú y su ex o no tan ex novia Ruth Martínez. Extraño romance que empezó como empiezan todos, con muchas ilusiones y buenas promesas, y terminó con dos demandas por supuestas agresiones físicas en el juzgado y una orden de alejamiento a Martínez Bordiú para que ni se acercara ni llamara o dejara sms en el móvil de Martínez. Las cosas estaban mal, los abogados marcaban las pautas y la Justicia se tomaba su tiempo que ya se sabe que es lenta. Lo más raro de todo es que desde hace días se empezó a hablar de un volver a empezar, de uan reconciliación entre los ex y un quítame allá esa denuncia. De lo primero me aseguran cercanos que hay bastante de cierto, que han empezado a verse y hasta instalarse en el domicilio de las afueras de Madrid que Jaime compartió con su novia anterior. De lo segundo no hay marcha atrás y no por falta de ganas sino porque a la Justicia tampoco se la puede tocar cuando uno quiere y resolver cuando ya no interesa. Admitidas las demandas ese proceso seguirá su curso independientemente que los afectados estén bien, mejor o regular en su relación. Si hay algo en lo que todos los amigos de Martínez Bordiú coinciden es que es un chico que ha sido encantador y un buenazo pero que sus problemas le han cambiado hasta en la manera de ser. Por su parte, el entorno de Ruth comenta que es una mujer que vivió su momento más duro hace algo más de dos años cuando falleció su hijo pequeño y sobra decir que un mazazo así no te deja ilesa. Ruth se divorció y conoció a Jaime con quien saltó a las crónicas sociales. Hoy casi ocupan las de sucesos. Q