Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 s 12 s 2007 MADRID 57 No merece la pena delinquir Tienen entre 15 y 22 años y están entre rejas por asesinato, intento de homicidio, violación o terrorismo. Ayer, el centro de Los Rosales, donde se les enseña a reinsertarse, abrió sus puertas. Con ellos compartimos una barbacoa POR M. J. ÁLVAREZ FOTO SIGEFREDO MADRID. La Navidad se cuela también entre las rejas del centro de menores delincuentes Los Rosales. En nuestro corto recorrido por las instalaciones contamos tres belenes, tras los gruesos muros coronados con alambre de espino en donde están privados de libertad 28 menores y jóvenes, sólo hay cinco españoles, el resto, son inmigrantes. Tienen entre 15 y 22 años y están privados de libertad. Han cometido los delitos más graves: terrorismo, asesinato, intento de homicidio o violación. El sonido metálico, la vigilancia férrea, los interfonos y el numeroso personal de seguridad indican que este no es un centro cualquiera. No se abre una puerta hasta que no se cierra la anterior. Las medidas de seguridad son máximas. Enclavado en el módulo de madres de la antigua cárcel de Yeserías, un grupo de periodistas se encamina hacia uno de los patios en donde se va a celebrar una barbacoa con un grupo de internos. El frío no hace mella en el ánimo de los presentes. Ni en el del vicepresidente segundo y consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Alfredo Prada, ni en el de la gerente de la Agencia de Reinserción de la Comunidad de Madrid, Carmen Balfagón, bien pertrechados con sus abrigos. Tampoco en el de los interno, que van a cuerpo. Claudio, un ex presidiario y monitor de manualidades en Los Rosales desde hace año y medio, ejerce de cocinero ocasional, no en vano es argentino. En la parrilla, se encarga de que las brasas doren los chorizos y la carne. Luce gorro de Papá Noel y un ánimo excelente. A estos chavales hay que abrirles el corazón para que hagan lo propio con el suyo Este año han puesto en marcha un taller productivo con hilos de seda. Estamos haciendo Uno de los monitores de Los Rosales, ayer preparando la barbacoa, junto a varios de los chavales privados de libertad un escudo de Madrid y de sus pueblos que le vamos a entregar a la presidenta de la Comunidad dice uno de los internos. Comercializan los productos que realizan y obtienen un sueldo. Hacen regalos institucionales y réplicas de obras de arte: piscassos, dalís... Se les educa para que se reinserten y se les forma para que hallen una salida laboral cuando salgan a la calle explica Prada. La falta de libertad la llevo mal. Es duro. Pero aquí he aprendido que no merece la pena delinquir. He cambiado de forma de pensar Así se explica un marroquí de 22 años que entró con 17 en el centro. Es el más antiguo. Aún le quedan tres años y medio de condena. He descubierto que la carpintería es un modo de ganarse la vida. Me pagan 400 euros al mes por los trabajos que hago en el taller ¿Es posible que dejen atrás ese pasado? Sí. Con mucho esfuerzo. Les ayudamos con formación académica, laboral y en valores para que no vuelvan a cometer el error que les trajo aquí dice Juana Mateo, directora del centro. Carecían de límites y de normas que aquí adquieren. Lo esencial es que reconozcan el delito cometido y que asuman su responsabilidad para poder trabajar con ellos. En ello juega un papel fundamental la familia, si se implica todo es más fácil En la región hay 14 centros para menores delincuentes con 562 plazas. El coste anual por plaza es sustancioso: 78.000 euros, indicó Prada. Lo esencial es que acepten el delito que han cometido para ayudarles a empezar de nuevo El coste anual por plaza asciende a 78.000 euros y nueve de cada diez logran dejar atrás su pasado delictivo Prada afirma que la región necesita cien juzgados más en los próximos cuatro años ABC MADRID. El vicepresidente segundo del Gobierno regional y consejero de Justicia y Administraciones Públicas, Alfredo Prada, subrayó ayer en Punto Radio que el Ejecutivo central no ha sido sensible a las necesidades de la región en materia de Justicia en esta legislatura. Hemos pedido 68 juzgados, y nos han autorizado 24. Son muchos, pero no los necesarios. Espero que tras las elecciones de marzo el nuevo ministro de Justicia atienda mi propuesta de acuerdo de legislatura y poner en marcha cien juzgados más en los próximos cuatro años indicó a Punto Radio. En relación a los nuevos juicios por conducción temerario, criticó de nuevo la cicatería de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que generarán 6.000 procedimientos penales al año; 6.000 juicios rápidos más, y 6.000 diligencias para juzgados vigilancia penitenciaria. Volvemos a la improvisación e imprevisión de su Gobierno. Nos parece muy bien que se penalicen estas conductas, pero hay que invertir para ello. Y, si no lo hacen, es porque no piensan en una jurisdicción especializada. Es algo que funciona bien en la justicia mercantil o la violencia de género En cuanto al conflicto mantenido con los trabajadores de la justicia madrileña, cuya huelga indefinida terminó la semana pasada, explicó que se ha firmado un preacuerdo y que el convenio está aún en vigor. Lo más urgente era renovar el complemento autonómico que perciben, y, ahora, hay que seguir implicándose en la modificación de la administración de justicia. Abrirles el corazón